MaracaiboSucesos

MUNICIPIO MARACAIBO | “El Gato”, de candidato a concejal a señalado en el asesinato de Alejandra

El hombre fue presentado ayer ante los Tribunales y quedó privado de libertad. Dentro de 45 días tendrá que enfrentarse de nuevo a la justicia. En Tik Tok, Facebook, Instagram, Telegram y hasta en grupos y estados del Whatsapp, se debate intensamente sobre si tuvo responsabilidad o no en el hecho..

La detención de Orlando Morales, “El Gato”, por su presunta participación en el feminicidio de la joven Alejandra Rivera en La Romareña; no sólo tiene confrontados en redes sociales a algunos vecinos de la parroquia Francisco Eugenio Bustamente, al sur de Maracaibo, sino también a los miembros del partido político al cual pertenece.

El hombre de 29 años es padre de dos niños pequeños, egresado de LUZ y además reconocido activista político y líder comunal de su sector, que incluso fue postulado como candidato a las elecciones a concejales en el 2021, por la Juventud del PSUV y trabajó en la Gobernación Bolivariana del Zulia.

Ayer fue presentado ante los Tribunales y quedó privado de libertad. Dentro de 45 días tendrá que enfrentarse de nuevo a la justicia.

La mayor parte de su vida residió con su madre, también apodada “La Gata” por el color claro de sus ojos, en el barrio Las Trinitarias. Hace poco que se mudó al sector 4 de Altos del Sol Amado, justo diagonal a la casa de Alejandra, hasta donde llegó a las 11:00 p. m. del sábado 30 de julio y convenció a Thais Espinoza que dejara salir a su hija a la “Noche Electrónica”. Lo acompañaba su primo Brandon, un policía del Cpez, y quien estuvo retenido por varios días rindiendo declaraciones.

Con ellos dos llegó y estuvo Alejandra en la fiesta de La Romareña, hasta que de la nada despareció. Nada podía resultar mal allá, la mayoría de los presentes se conocían, pues eran estudiantes recién graduados del liceo Rogelio Illaramendi, mejor conocido como “El Gallinero” de San Rafael; y además residentes de los barrios El Despertar, 19 de Abril, Las Trinitarias, Bicentenario y barrio Bolívar.

Un allegado a Alejandra contó a Versión Final, el día de su velorio, que: “Él siempre mintió, primero dijo que no habían llegado porque fueron a comprar pan a que Jackeline, la señora de una bodega, pero era mentira porque ella no abre los domingos; luego dijo que habían ido a que Mi Rey, que es una panadería en Altos del Sol; y después dijo que a la moto en la que andaban se la había saltado la cadena”.

“De paso –continuó el familiar– a El Gato estuvieron llamándolo y salía el teléfono apagado, sin cobertura. Alejandra nunca salía con su teléfono, esa noche sólo salió con la cédula, una cadenita y las llaves de la casa. Él vino a comunicarse con Thais luego que su padre lo llamara y le reclamara que qué estaba pasando, que Thais estaba mal porque ya era la tarde del domingo y Alejandra no aparecía. El Gato llamó a Thais y todavía le dijo: ¡Ya vamos para allá!, ¿qué queréis que te lleve?”.

La propia señora Thais, el mismo día del entierro de Alejandra, increpó la actuación de su vecino: “En ningún momento dijo que mi hija estaba desaparecida, llegó aquí a las 4:00 de la tarde, fue a buscar a sus hijos, y me dijo: ‘Me vas a perdonar Thais, pero tú hija se bebió 10 cervecitas, se rascó y yo la acosté en un cuarto en la piscina’.

Hoy, en plataformas digitales como Tik Tok, Facebook, Instagram, Telegram y hasta en grupos y estados del Whatsapp, se debate intensamente si Orlando Morales, “El Gato”, tuvo responsabilidad o no en el fatídico destino de Alejandra. Unos exigen justicia por la joven, y otros piden lo mismo para el líder juvenil político.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: