#NoticiaInternacionales

Nuevas presiones políticas para presidente Biden suscitan Cuba y Haití

WASHINGTON (AP) – Son dos pequeños estados caribeños cuyos problemas intratables han molestado a los presidentes de Estados Unidos durante décadas. Ahora, Haití y Cuba de repente están planteando un desafío creciente para el presidente Joe Biden que podría tener ramificaciones políticas para él en el estado de Florida, campo de batalla .

Los manifestantes cubanos han salido a las calles del país en los últimos días para arremeter contra el gobierno comunista y protestar por la escasez de alimentos y los altos precios en medio de la pandemia del coronavirus . En Haití, los funcionarios piden a Estados Unidos que interceda en una crisis política tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse la semana pasada en una nación donde las intervenciones militares y humanitarias de los presidentes estadounidenses, desde Woodrow Wilson hasta Barack Obama, han demostrado ser políticamente desgarradoras.

Biden enfrenta una mayor presión de los legisladores republicanos para que su administración intensifique el apoyo a los manifestantes cubanos. Y sus ayudantes han demostrado una cautela decidida en respuesta a las solicitudes de una mayor participación de Estados Unidos en Haití.

La administración ha sido criticada por ambos lados del espectro político por sus respuestas a cada una de las crisis, ambas desarrolladas a menos de dos horas de vuelo desde Miami. La turbulenta historia de Estados Unidos en ambos países ha endurecido las posiciones, haciendo que prácticamente cualquier decisión política sea políticamente desagradable para un presidente que busca seguir una línea media.

En segundo plano: la forma en que el gobierno de Biden maneja las crisis es muy importante en la Florida, donde las elecciones son ricas.

Biden perdió el estado en 2020 ante Donald Trump, ya que los republicanos mejoraron su desempeño mientras prestaban especial atención a cortejar a la gran población cubanoamericana del estado y a otros votantes inmigrantes, señaló Susan MacManus, analista política de Florida y profesora emérita de la Universidad del Sur de Florida.

“La cautela que muestra Biden refleja el mal desempeño en 2020 y el deseo de no repetirlo”, dijo MacManus, quien agregó que los haitianos estadounidenses se están convirtiendo en una fuerza política creciente en el sur de Florida. “Los demócratas aprendieron en 2020 que el país de origen es una señal de voto mucho más poderosa en Florida que la afiliación histórica al voto, y el martilleo de Trump sobre el socialismo demostró ser un mensaje eficaz”.

De hecho, a medida que se desarrollan las situaciones en Cuba y Haití, los funcionarios de la administración de Biden han respondido con cautela.

El domingo, la Casa Blanca envió representantes del Departamento de Justicia, el Departamento de Seguridad Nacional y el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para reunirse con el primer ministro interino de Haití, Claude Joseph, el primer ministro designado Ariel Henry y Joseph Lambert, el jefe de su Senado desmantelado. a quien los partidarios han nombrado presidente provisional en un desafío a Joseph.

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que la solicitud de Haití de que Estados Unidos despliegue tropas estaba bajo revisión. En el Departamento de Estado, el portavoz Ned Price dijo el martes que no sabía que la administración había rechazado cualquier solicitud de los funcionarios haitianos, pero dijo que la atención se centró en apoyar la investigación sobre el asesinato en lugar de brindar asistencia militar.

Los funcionarios estadounidenses también han dejado en claro que la administración sigue preocupada por las luchas internas sobre quién es legítimamente el sucesor de Moïse en Haití.

La Casa Blanca se está coordinando con Joseph en su calidad de primer ministro interino, pero insta a los funcionarios haitianos a trabajar juntos para celebrar elecciones legislativas y presidenciales lo antes posible.

Mientras tanto, la Casa Blanca dijo que sigue en marcha una revisión de su política hacia Cuba.

Sin duda, los esfuerzos de Estados Unidos para presionar por un cambio de régimen han tenido su parte justa de fracasos a lo largo de los años: la invasión de Bahía de Cochinos en 1961, intentos de asesinato respaldados por la CIA contra el líder cubano Fidel Castro y sanciones que infligieron dolor pero nunca produjeron el máximo objetivo de acabar con el régimen comunista.

“Vamos a analizar de cerca lo que ha funcionado y lo que no ha funcionado en el pasado y, lamentablemente, en el caso de Cuba, puede haber más cosas que no han funcionado de las que han funcionado”, dijo Price.

Esta semana, la policía cubana ha salido a la luz cuando el presidente Miguel Díaz-Canel acusó a los cubanoamericanos de usar las redes sociales para provocar una inusual oleada de protestas los fines de semana. Las manifestaciones en varias ciudades y pueblos fueron algunas de las mayores muestras de sentimiento antigubernamental que se han visto en años en una Cuba estrictamente controlada, que enfrenta un aumento de casos de coronavirus mientras lucha con su peor crisis económica en décadas.

Hay contracorrientes políticas para Biden al abordar ambas situaciones.

Sobre Cuba, la derecha política en Estados Unidos ha acusado a Biden, quien dijo como candidato presidencial que volvería a las políticas de la era de Obama que relajaron décadas de restricciones del embargo a La Habana, de no apoyar lo suficiente a los disidentes cubanos.

Mientras tanto, los demócratas están descontentos de que Biden aún no haya revertido el enfoque de línea dura de Trump hacia el gobierno comunista de la isla mientras su administración lleva a cabo su revisión de la política cubana.

Trump en un comunicado criticó las promesas pasadas de Biden de relajar las restricciones a Cuba.

“No olvide que Biden y los demócratas hicieron campaña para revertir mi postura muy dura sobre Cuba”, dijo Trump.

El senador republicano de Florida Marco Rubio y el representante Carlos Giménez, un legislador de primer año que representa a un distrito de Miami que los demócratas esperan cambiar en las elecciones de mitad de período del próximo año, se encontraban entre los funcionarios electos esta semana que pidieron al gobierno que mantenga la política de Trump hacia Cuba.

También pidieron a Biden que ayude a los manifestantes, incluso haciendo que el acceso a Internet satelital gratuito esté disponible en la isla para subvertir el esfuerzo del gobierno cubano para evitar que los activistas transmitan sus mensajes en las redes sociales al mundo.

Giménez dijo en una entrevista que simplemente mantener el status quo no es suficiente en un momento en el que la isla está presenciando algunas de las protestas más intensas en más de 60 años, lo que el propio Biden denominó un “llamado de atención a la libertad”.

Biden perdió Florida por aproximadamente el doble del margen por el que Trump venció a la demócrata Hillary Clinton allí en 2016.

Trump fue ayudado en parte por reducir el margen de victoria de los demócratas en el condado de Miami-Dade, rico en población, en casi 13 puntos porcentuales. Giménez y otra legisladora de primer año de ascendencia cubana, María Elvira Salazar, tomaron escaños ocupados por los demócratas mientras Trump y los republicanos se concentraban en cortejar a los cubanoamericanos, un importante bloque de votantes en el estado.

La mayoría de los cubanos en Florida apoyó a Trump sobre Biden, 58% a 41%, según AP VoteCast. El margen casi se revirtió entre otros votantes hispanos en el estado, que eran más propensos a apoyar a Biden que a Trump, 59% a 40%.

“Biden no es tonto”, dijo Giménez. “No es solo el tema de Cuba, es todo el tema del socialismo y el comunismo y la censura lo que ha desplazado a la gente de Miami-Dade hacia la derecha. El problema que tiene el presidente es que las partes extremas de su propio partido parecen estar impulsando la agenda, y de las que no puede escapar en este momento ”.

El portavoz de la Casa Blanca, Chris Meagher, dijo que Biden, que se remonta a sus días en el Senado, ha sido un feroz crítico del régimen de Castro y está comprometido con los derechos humanos cubanos.

“Está comprometido a formular sus políticas hacia Cuba basadas en dos principios: que defender la democracia y los derechos humanos es primordial, y que los estadounidenses, especialmente los cubanoamericanos, son los mejores embajadores de la libertad y la prosperidad en Cuba”, dijo Meagher.

Carlos Díaz-Rosillo, quien se desempeñó como director de política y coordinación interinstitucional en la Casa Blanca de Trump, dijo que las situaciones en Cuba y Haití ofrecen a Biden la oportunidad de demostrar su dicho a menudo repetido de que las democracias pueden servir mejor a su gente que las autocracias. como su preferencia por los esfuerzos multilaterales para abordar los grandes problemas globales.

“Esta es una administración que dice que cree en los organismos internacionales y que cree en estos organismos multilaterales. Si ese es el caso, reúna a nuestros aliados en el hemisferio … y vea cómo pueden ayudar a otros ”, dijo Díaz-Rosillo.

Madhani informó desde Chicago. La escritora de Associated Press Hannah Fingerhut contribuyó a este informe.

Fuente AGENCIA AP

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: