Opinión

Opinión:Matar al Mensajero en Yaracuy, Por Francisco Ramírez Alcántara

MATAR AL MENSAJERO EN YARACUY

“No tendrá temor de malas noticias;

 Su corazón está firme confiado en Jehová.”

Salmo 112:7

Matar al Mensajero en Términos Generales

La frase que sirve de epígrafe es una metáfora que se refiere al acto de culpar a una persona que trae malas noticias, en lugar de al autor de las mismas. De allí que, según esa marginal defensa, si no se puede matar el mensaje, se ataca al mensajero. Es decir, si la verdad transmitida en cualquier forma de noticia verbal o escrita es tan inconmensurable e irrebatible que no se puede desmentir, ocultar o contradecir, entonces se ataca, se pretende desprestigiar al que informa, al que transmitió o hizo pública la noticia. Plutarco, en su obra “Vidas Paralelas”, se refirió a esa ilógica adarga, y Shakespeare, en sus obras “Enrique IV” y “Antonio y Cleopatra”, sugería no matar al mensajero.

En nuestro tiempo, la falacia “Matar al mensajero” se ejecuta cuando se culpan a los periodistas o a los medios de comunicación por dar información sobre una persona, organización o causa. El ajusticiar al mensajero es una respuesta visceral momentánea, bajo la cual subyace la defensa de la noticia o del hecho “malo”, pero verídico, que no es bienvenida o bien recibida por el afectado, pero afortunadamente raramente logra su cometido.

El Mensaje

Matar al mensajero en Yaracuy viene al caso en esta ocasión bizarra -en su acepción no española-, por cuanto el pasado lunes 19 de julio de 2021, fue privado de libertad a poco de cometer el delito, quien era Juez Civil del estado Yaracuy. En esa acción intervinieron el Comando Antiextorsión y Secuestro (CONAS) de la Guardia Nacional y el Ministerio Público, quienes presentaron el caso ante el Poder Judicial de esa entidad, ratificando la privativa de libertad por la presunta comisión del delito de Corrupción Propia Agravada (Art. 64.1 del Decreto-Ley Contra la Corrupción).

En seguida, el abogado y comunicador social ROBERT ALVARADO -@robertveraz-, dio la primicia a través de la redes sociales y medios de comunicación digitales, y como pólvora, cundió hecho noticioso a nivel nacional e internacional, que daba cuenta de la detención de EDUARDO CHIRINOS CHAVIEL y se refirió a quien, hasta entonces, había sido subrepticiamente su principal corruptor y protector, RAFAEL PUERTAS MOGOLLÓN, presidente del Colegio de Abogados del estado Yaracuy y abogado de confianza del gobernador de esa entidad centro occidental.

El Mensajero

Pero, ¿Quién es ROBERT ALVARADO? Se trata de un barinés de fe cristiana y sin linaje de fortuna, que es columnista, editor y especialista en derecho penal, cuyo proceder profesional se ha caracterizado por la responsabilidad, la honradez y el éxito obtenido en los casos que le son confiados; comprometido desde hacen varios años con las luchas por la reivindicación de la justicia y por la defensa de los Derechos Humanos. Es también un comunicador social profusamente leído en redes sociales y medios virtuales, cuya veracidad, objetividad e imparcialidad nadie pone en duda, pues es harto conocido que sólo lo impulsan valores como: la verdad y la justicia.

Son innumerables los sonados casos, a nivel nacional y ante organismos multilaterales de Derechos Humanos y de Justicia Internacional, en los que este instruido jurista ha logrado connotadas victorias en obsequio de la justicia social y formal.

En tal sentido, consúltese:

http://oas.org/es/cidh/decisiones/2019/VEAD1656-09ES.pdf

Los que Pretenden Matar al Mensajero

Vertida la noticia en referencia a la opinión pública, que se propagó prontamente por lo escandaloso de del agravio a la decencia pública de la que daba cuenta y por el ímpetu comunicacional de las redes sociales y medios digitales. Raudamente, en franca connivencia con los actores del hecho noticioso, surgieron serviles e impúdicas solidaridades automáticas en bocas y teclados de interlocutores de pobre reputación, hartos conocidos en Yaracuy, cuya mitomanía y caradurismo no les permite palpar la displicencia que sus coterráneos sienten por ellos. Veamos de quienes se trata:

RAFAEL PUERTAS MOGOLLÓN.

Un infausto personaje de cuyas protervas características personales son congruo conocidas, oriundo de “La Ascensión”, una populosa urbanización de San Felipe, construida durante el primer gobierno de Rafael Caldera; cuya familia nunca tuvo abolengo de fortuna; anodino estudiante de la Universidad de Carabobo, donde se recibió de abogado; y militante de Copei, siempre bajo la lobreguez del dirigente regional Ramón Planas.

http://procedimientospolicialesvenezuela.blogspot.com/2009/02/noticias-de-sucesos-yaracuy_7866.html

LUÍS MARTÍNEZ GONZÁLEZ

Se trata de un lóbrego mercader y palangre de la pluma y de la imagen, a través del único diario impreso y la única televisora regional en Yaracuy, a través de los cuales presta parcializado servicio al gobierno regional y, por supuesto, al primero de los gandules nombrados. Esta birria, si no fuera por el centimetraje que, por mediación de “su hermano” el primero de los nombrados, tiene en dichos medios, no figuraría para nada en la escena pública de aquella región, pues no se le conocía profesión u oficio, que no fuera timar a los incautos a través de supuestas empresas de investigación en la web.

Es un columnista y conductor indolente de un nimio programa televisivo por medio del cual cumple muy bien su encargo de defender al régimen y enlodar con su ágil y mal sana cháchara a todo aquel que sea contrario al gobierno regional o al abogado en evocación. Esa práctica le ha llevado a recibir varios porrazos en su agujero bucal, por algunos de quienes ha resentido no porque sea un mensajero, sino por ser transmisor de viles encargos. 

Para más información, véanse:

caigaquiencaiga.net no se hace responsable por los comentarios del autor de este artículo

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: