Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
Opinión

Opinión: Cuando es peor el remedio que la enfermedad Por Edwin Martínez Espinoza

Mucha gente de los que se abstuvieron de votar y quiénes lo hicieron en contra de la revolución en Cabimas, tienen muy frágil la memoria y olvidaron los últimos gobiernos de la derecha en nuestra ciudad.

Olvidan que lo primero que hicieron fue privatizar el gas, el aseo y no les dio tiempo de hacer lo mismo con el agua.

Se les olvidó que la dirigencia opositora siempre utilizó la retórica regionalera, como una forma de tirar la piedra y esconder la mano con la tesis del separatismo.

Se les olvidó que para ellos no existe la democracia participativa y protagónica porque ellos son practicantes de la moribunda democracia representativa.

Pero también se les olvidó que las grandes misiones y programas sociales del gobierno revolucionario NO son apoyadas por estos señores, en lugar de ello, existe referencia histórica reciente de la quema de instalaciones, vehículos y otros bienes propiedad de la misión Barrio Adentro, CLAP, incluso, el sabotaje contra el sistema eléctrico nacional, del cual todavía están latentes sus consecuencias.

Claro, también se les olvidó que la dirigencia de la derecha pidió y facilito la justificación al gobierno norteamericano y sus operadores políticos en la región para que robaran nuestras reservas, nuestros activos y empresas del Estado en el exterior, se les olvidó que el bloqueo, las sanciones, el golpismo y el terrorismo es causal de la situación de calamidad que todos vivimos y que produjo el éxodo de nuestros hermanos por el mundo, con el agravante de crear una campaña contra la venezolanidad, se les olvidó que la gente que ha fallecido por enfermedades curables han tenido un lamentable final por culpa de la derecha apátrida.

Que la aplicación de la teoría del golpe suave ha erosionado nuestras instituciones, la prestación de bienes y servicios, afectando nuestra cotidianidad con la dolarización ilegal de nuestra economía.

Pero tienen la memoria tan estrecha que no se dieron cuenta que eligieron a un ludópata experto en «arreglar» carreras de caballos para garantizar la prosperidad de su negocio, se quejaban que al Dr Pedro Duarte no lo conocía nadie y  resultó al revés, nadie conoce a Nabil Maulouf.

Pero como quiera que lo pongan todos tenemos que luchar, estudiar y trabajar para recuperar el ánimo y confianza de nuestro pueblo, para poner al servicio la construcción colectiva de nuestra ciudad, nos disponemos a reflexionar, corregir, en pocas palabras,  «vamos a recoger los vidrios» y volver a la batalla porque está verga no se va quedar así.

Afortunadamente, la mentira tiene patas cortas y no pasará el primer semestre para que se les rompa la magia y se den cuenta que fue peor el remedio que la enfermedad, parece que los escucho culpar al gobierno Nacional para ocultar la negligencia de la gestión local, parece que veo a los comerciantes en rebeldía porque no les podrán cumplir la promesa de la exoneración de impuestos, solamente a un estúpido se le ocurre, cerrar la única fuente de suministros e ingresos.

Todavía hay gente que se queja de los mismos males que todos padecemos pero no son nada serios, ellos saben quiénes son los culpables y responsables pero adoran a sus captores.

En la canción de Florentino y el Diablo hay una estrofa que recoge la esencia de mi mensaje de hoy: «duele lo que se perdió cuando no se ha defendido»…

Hasta la victoria siempre!

Edwin Martínez Espinoza.

Secretario General PPT Cabimas.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: