Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#Noticia

Opinión de Carmen Esperanza Iribarren: La Justicia No Siempre Es Justa

Consciente de que escribir sobre la justicia en materia de protección a niños, niñas y adolescentes y lo sucedido con mis nietos y conmigo aquí (Carabobo), significa exponerme a las iras de unos, críticas de otros, silencio de muchos por no decir todos o al aplauso mudo de muchos, aun así me atrevo a escribir porque soy mujer valiente que no se quede callada frente a lo que considero un atropello. Y es que, en mucho tiempo, no ha existido en este país una figura controvertida capaz de despertar la confianza y admiración unánime de todos por hablar o poner en orden lo concerniente a la materia de protección y negociación con niños, niñas y adolescentes.
Hace aproximadamente 3 meses, hablando con alguien que pensé podría resolverme el problema con lo que considero la injusticia cometida conmigo y con lo que debe ser la justicia, mi sorpresa fue grande cuando ésta luego de exponerle el problema y mi preocupación por mis nietos (sobre todo la hembra que a sus 14 años es demasiado hermosa y desarrollada), me preguntó –entre otras cosas-: ¿Qué es la moral para ti?.
Ni qué decir de los abogados con quienes hablé que unos (los primeros con quienes lo hice) se negaron a asistirme argumentando cantidad de cosas que no hicieron más que demostrarme el miedo de enfrentarse al sistema, con el Foro Penal de quienes conseguí nros. telefónicos y al mandarle mensajes y llamarlos, ni siquiera respondieron y el que finalmente me atendió, lo hizo en forma netamente mercantilista cuando me dijo que hablaría con una colega suya para ver cuánto me cobraba, me preguntó si tenía dinero, si contaba con un bien y si tenía dónde llevar a mis nietos (prácticamente lo único que le faltó decirme fue que me suicidara) ¸y los amigos abogados, bueno, o no pueden, o tienen mucho trabajo o palabras más palabras menos, NADA.

Ya a un año de haberme arrancado a mis nietos y con ellos llevarse mi alma, todavía no los he podido ver y quien los tiene porque según él la ley se los dio (un CPNNA) que –al parecer- le otorgó la colocación familiar pasando por encima de una sentencia de un Tribunal de la República que me otorgó la colocación familiar a mí luego de solicitar yo en el Tribunal de Protección de Guanare la Privación de Patria Potestad a sabiendas que sólo un Tribunal puede hacerlo, por más que me expliquen y me vuelvan a explicar o me digan que mis nietos -claramente inducidos-, comprados con dinero, libertad extrema y regalos muy costosos que yo no puedo darles, se pusieron en mi contra e hicieron muy duras críticas y a ellos siendo considerados por la “justicia” Débiles Jurídicos, su opinión prevalecer’ incluso por las pruebas que tengo de mi absoluta entrega a ellos durante 12 años que dan fé de mi amor, respeto a ellos. Sus opiniones me dolieron infinitamente, pero más incomparablemente los amo y por eso voy a pelear hasta el final, hasta que ya no me queden fuerzas no sólo por hacerles ver el peligro a que están sometidos sino también a que maduren y se den cuenta que no todo lo que brilla es oro y sobre todo, que UN HOGAR NO ES AQUEL FORMADO CON DOS ADOLESCENTES SÓLO POR SATISFACER CAPRICHOS Y MUCHO MENOS, EL QUE SE CONFORMA CON LUJOS, UNA DECORACIÓN CARA,DINERO, REGALOS COSTOSOS, JUEGOS, JUGUETES Y TELÉFONOS DE ÚLTIMA GENERACIÓN, FIESTAS… UN HOGAR SE CONSTRUYE CON AMOR, VALORES, AMABILIDAD, AGRADECIMIENTO, RESPETO Y CON LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO.

Siento que en mi caso no se hizo justicia, no se me llamó para escuchar mis alegatos ni presentar mis pruebas, se me ha negado el derecho al debido proceso y a la defensa y eso sólo me significa que cuando se conocen los vericuetos más supuestamente oscuros de la ley, es posible todo.

No hay que ser muy avispado para darse cuenta de tanta maniobra y argucias y yo me pregunto: Cuántas veces se ha repetido esta historia? Porque vistas las circunstancias, el mío no debe ser el primer caso ni tal vez el último, todo depende de la justicia y que ésta se aplique como es debido para no continuar en esta especie de mundo al revés en el que por cierto y, además, estoy siendo sometida a un brutal acoso por parte de quien tiene a mis nietos y que es dueño del apartamento en donde vivo porque él me trajo engañada diciéndome que este inmueble estaría a nombre de mis nietos y que yo viviría allí con ellos y él de cuando en cuando se quedaría para compartir con ellos y al llegar aquí todo cambió y comenzó el proceso que claramente pude darme cuenta tenía planificado para arrebatármelos seduciéndolos con sus regalos costosos… y no conforme con ello, ahora me dice de forma grosera y altanera que me vaya, que me va a sacar a sabiendas que no tengo donde ir porque donde vivía con seguridad, él, como ya lo expliqué, me sacó con mentiras y ofrecimientos que sabía no cumpliría porque sus propósitos eran otros y no solamente eso, también va a dicho apartamento y en una oportunidad lo hizo con mi nieta y frente a ella me gritó que no le hablara porque ella no era nada mío; me llamó ladrona, marihuanera y prostituta diciéndole a mi nieta que se llevara lo que quisiera porque era su casa y él cuando le respondí que me sacara, me lanzó una silla y un pequeño aparato para masajes frente a mi mamá que tiene 94 años y a mi nieta.

Pero igualmente, para continuar en su acoso, le habla al presidente del condominio del conjunto residencial que no está demás decir que también simultáneamente vocero del Consejo Comunal, encargado del gas, del CLAP … que él vendió el apartamento y que el nuevo dueño me vendrá a sacar, y que su abogada hizo un escrito en base a ello, que a él la ¿LEY? le entregó a mis nietos, que yo no tengo voz ni voto allí (en la comunidad) porque soy una arrimada, que no me permitan pagar el condominio y que mi hija (madre de mis nietos que él tiene) vendrá por estos días a ratificar todo lo que él dice y a todo eso le agregó que le traería copia de todo lo dicho por él y manifestado por el pdte. de todo en la comunidad para que éste se pronunciar. Todo esto me lo dijo el sr pdte. de todo en la comunidad en voz alta y frente a otros vecinos como para hacerme sentir mal. “Que lejos está este “sr” o éstos “sres” de quién soy y lo que soy capáz de hacer -en términos bien orientados a los valores, la decencia y la ley- cuando sé que me ampara la razón y la verdad así es que sola o acompañada, iré o llegaré hasta donde tenga que hacerlo para defenderme y hacer valer la justicia en mi caso caiga quien caiga.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: