PolíticaRegiones

Opinión: Desde la pantalla en Portuguesa con GUACO a la huída rastrera, Por Sebastián Di Pietro

El nuevo gobernador Primitivo, encaró por fin al patán enchufado Noel Villavicencio, ahora ex presidente de ESINSEP, ante la negativa de Nohel Villavicencio de entregar el ESINSEP diciendo que la gobernación le debía 3 millones de Dólares (en teoría por: Luces de navidad y pintura de aceras ejecutadas por Reina por Reina Rangel Komorek) por lo cual no entregaría, acto seguido Primitivo le dijo: -O entrega o ¡va preso! — Entregó y cobardemente se largó asustado.
El tiempo está demostrando que Rafaelito el Corto y Noel Villavicencio eran la cabeza de lo que dije mil veces:
El robó descarado, diversificado, mantenido y sostenido. En administraciones anteriores nunca se vio lo que Nohel y Rafaelito el corto mostraron por años, robarse, repartir y malversar el 90 por ciento de cada presupuesto que llegó a sus manos, nunca se vio tanta pantalla y tanto lujo en manos de simples servidores públicos y sus círculos enchufados por un lado, y por el otro tanta chatarra y demolición de equipo y maquinaria gubernamental con un estado en ruinas.
Solo ESINSEP es un caudal de evidencias para el que tenga la voluntad de ir a hurgar demostrando que quiere eliminar la corrupción del estado pues, no encontrará ningún número que concuerde, ni siquiera en lo más simple como “el debe y él haber” además podrá encontrar cosas como que: La encargada de la casa de Nohel Villavicencio, Sra. Maria Segura cobraba su bien ganado sueldo de la nómina del ESINSEP y no de los bolsillos y lucros de sus patrones Nohel y Reina Rangel Komorek de Villavicencio; Reina en pleno conflicto de intereses era contratista de la misma ESINSEP y hasta sus 5 empleados en la carpintería de su propiedad, también cobran sueldo por la empresa socialista y sino; pregúntenle a José Quevedo (encargado de la carpintería).
Queda demostrado que la simple voluntad política puede hacer la diferencia y la chatarra por ejemplo es de fácil rastreo por dos motivos:
1-Volumen y dimensiones.
2-Inventario: Y este es un punto crucial pues, regresando a cada inventario inicial dígase Antonia Muñoz o Castro Soteldo, donde siempre estuvo enchufado Villavicencio Nohel ; allí encontraran lo que recibieron como equipo operativo y desapareció como chatarra… Chatarra un flujo que en nuestro estado aumentó y corrió casi que por un solo tubo a la vista de todos.
Villavicencio y Rafaelito el Corto alimentaron con caudales de dinero público su red de amistades cómplices creyendo que así comprarían su estadía en el poder, eso les funcionó por un tiempo; la cosa radica en que no hacían robando, solo robaban sin hacer, es más; estos sujetos anunciaban los montos de obras que no harían; en otras palabras: le restregaban en la cara a la gente el monto de lo que se iban a repartir con sus compadres. Fácil hacer tour familiares por Europa y Dubai, abrir y mantener restaurantes, posadas, farmacias, granjas de pollos y cerdos, plantas de alimentos procesados, fincas ganaderas, ostentosas fiestas de cumpleaños, fiestas de quince años, apartamento en Varsovia Polonia, concubinas o esposas “influencer“ de segunda mano importadas de Ciudad Ojeda con ropa de diseñador europeo; escoltas, garitas y carros del año cambiados como quien cambia de camisa.

Sebastián Di Pietro.

PD: La cosa pública era privada en manos de Nohel y Rafaelito el Corto, en una proporción tan descomunal que responde directamente a la cantidad de degrado generalizado del estado Portuguesa. De manera que ya con su simple huída (Nohel) y pérdida del cargo (Rafaelito el Corto) se verá la gran diferencia entre robarse todo sin hacer… Y hacer algo de obra pública.
Por lo que se: Cara muerto salió espantado. Feliz domingo.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: