OpiniónPolítica

Opinión: El cómic de un sátrapa, Por Luis Velázquez Alvaray

El superhéroe es un sátrapa, sujeto detestable, un “pran” que comanda el tren Venezuela, en el cual están montados indeseables de la más baja ralea.

Personaje enfermo del mal. Reúne todas las características de los peores delincuentes de la historia mundial.

El Ladino que usurpa el poder, compite en la lista de los criminales más buscados. No alcanzará el tiempo para que el supermán fronterizo, transmita sus caricaturas diabólicas, al lado de la nueva generación de bandidos, cuyas cabezas están tarifadas.

Vendrán nuevos tebeos. Temas sobran:

– Como genocida internacional ha superado a Koni de Uganda. Solo le compite en su capacidad como médium espiritual. La comiquita se titulará: “el babalawo de la mano de hierro”, con ella asesina y tortura.

– La serie continua. Otro episodio cuenta como supera en habilidades a Carlos Ponzi. Sus operaciones fraudulentas empequeñecen el conocido “esquema Ponzi”. Incluso lleva título, “el bigote pufo”.

– Rebasó al “rey de los estafadores”, Víctor Lustig. El marrullero tropical, del bajo mundo, especialista en apropiarse de lo ajeno: arrebata elecciones, el oro del arco minero – bajo la coordinación del mostacho junior, el de la flauta al revés-, las arcas y todos los ingresos del país. Maneja “los soles”, con hilo titiritesco y uniforme verde oliva, traficando el polvo blanco y robándose las actas de votación, cuando el asunto no cuadra.

– El tirano y sus vicios morales. Superó a Víctor Lusting, que logró vender la torre Eiffel en dos oportunidades. Este ha enajenado el país varias veces y por pedazos: al ELN, nueva Marquetalia, los turcos, los iranies, a Putin y a un sin número de delincuentes multinacionales. Los cubanos llevan las cuentas en las libretas de racionamiento, genial invento de los Castros, para engordar ellos y enflaquecer al pueblo.

– El comic de VTV se quedó corto. Ni Superman lograría la hazaña de vender un país, comprar sus militares y los enmudecidos rectores del CNE, convertidos en estatuas vivientes, con chofer y carro gratis. Además, mantener los colectivos y asaltar a conveniencia fincas, edificios y urnas electorales. No perdona deudas, le cobra en Barinas a Argenis Chávez no repartir el botín saqueado.

– Son muchos los filmes que faltan transmitir por los canales de tv, también birlados: podrá demostrar, como su bigote y poderoso puño de hierro, superan con creces las fullerías de John Dilinger, el otrora asaltante mas famoso del mundo. Este Dillinger suramericano, ha perfeccionado los procedimientos: se robó un país, con banco central incluido.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: