Opinión

Opinión: El sistema educativo venezolano, un mundo de carencias y pobreza, Por Gerson Cuevas

Uno de los parámetros que también nos permite conocer la realidad económica, política y social del presente venezolano, es el funcionamiento del Sistema Educativo, el cual -como se sabe- debería ser el sistema nacional utilizado para: superar la exclusión ó marginalización individual y colectiva de los beneficios de la cultura, el trabajo, la modernización y los beneficios a una vida sana y libre de carencias.

A través de la educación, el Estado “entendido como órgano de administración de los bienes públicos”, debe insertar a sus ciudadanos en la efectiva y eficiente participación social, político, económico y cultural de la nación; quizás porque el magisterio, como lo expresa Sabater, F. (1997) El Valor de Educar: es visto como el gremio más necesario para corregir o suprimir los vicios e insuficiencias académicas y culturales y el más civilizador para cubrir las demandas de un estado democrático. Ojo, “De un Estado democrático”.

El alcance de los objetivos de la educación ae evalúa a través del Índice de Desarrollo Humano (IDH) el cual es una metodología creada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que permite interpretar el avance alcanzado por la población en un período determinado.

El IDH combina tres parámetros:

  • El ingreso nacional, que en el caso Venezolano, ha provenido principalmente del ingreso petrolero, fenómeno que según Cedeño G. y otros (2013). Desarrollo del Sistema Educativo Venezolano. En mayor medida, ha sido “administrado por un modelo estadal que ha impulsado políticas públicas generalmente de corto alcance, responsable en buena parte de las distorsiones sociales de muy diversa naturaleza: Culturales, económicas, políticas, entre otras.
  • Otro parámetro es la esperanza de vida, que se puede entender como el acceso de la población nacional a bienes y servicios públicos.
  • El tercer parámetro hace referencia al funcionamiento del sistema educativo, en el que se evalúan fenómenos sociales del área, como: acceso a la educación, calidad de la educación, alfabetismo, pobreza, tablas salariales de los actores del quehacer educativo, políticas de masificación e inclusión de los diferentes estratos sociales, la educación como medio de avance científico y tecnológico, así como otros fenómenos, por citar: “la deserción escolar”, que se manifiesta hoy en día tanto de docentes como de estudiantes en las diferentes modalidades del sistema; el impacto de las migraciones, etc.

Como consecuencia de la carencia o déficit en el funcionamiento de los dos primeros parámetros mencionados.

Una verdad incómoda es la imagen social que refleja un país impactado por estas deficiencias estructurales fundamentales. Actualmente existe un considerable porcentaje de la población estratificada en las variables del umbral de pobreza en Venezuela. Cantidades de informes emitidos por organismos nacionales e internacionales: Programa de Naciones Unidas: Tabla de IDH 2020; Comisión para la Verificación de Hechos de las Naciones Unidas 2020; ONG: Informe ENCOVI de la UCAB; Transparencia Venezuela, y un sin número de impugnaciones y denuncias de cualquier naturaleza, presentadas por diversos organismos internacionales sobre violación de los derechos humanos y sociales en Venezuela, nos pueden servir como fundamentación teórica, marco referencial y legal para formular la reflexión sobre esta sensible problemática social en nuestro país.

El problema es multicausal y sobre este tema Cedeño G. y otros (2013). Refieren que “el rol de la educación es determinante en la lucha contra la exclusión y marginalización sociocultural en sus diferentes manifestaciones”. Esta acción del SEV se desarrolla a través de la administración de programas sociales o políticas públicas compensatorias, por lo que, se espera que con la implementación de los mismos, los (as) ciudadanos (as), especialmente aquellos que se encuentren en algunos de los estratos del umbral de pobreza, puedan superar considerablemente su situación con formación académica y la incorporación a las actividades productivas del país. Pero… ¿Cómo se puede revertir esta preocupante realidad educativa desde el presente estado de secuestro de la democracia que atraviesa nuestra nación?

Finalmente, considerando la metodología utilizada por la ONU, para determinar el IDH y los informes de ONG nacionales ¿En qué escala de categorización ubicaría usted el funcionamiento del Sistema Educativo Venezolano en el presente?, a su juicio ¿Cuál puede ser la solución a este flagelo?.

Gerson Cuevas
Licenciado en Educación Especial y Matemáticas
Msc. en Docencia Universitaria
Coordinador de Comunicaciones de Vente en el municipio Barinas

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: