#Noticia

Opinión: ¿Es posible la intervención militar en Venezuela? Por Filipp Rodriguez

En menos de una década, Venezuela pasó de una crisis nacional a un riesgo geopolítico en rápida expansión en todo el continente americano. 

Hoy en día, la hiperinflación, los disturbios políticos, el colapso de los servicios sociales básicos y las violaciones de los derechos humanos han provocado movimientos masivos de población que desplazan por la fuerza el flujo migratorio que, según la Organización de los Estados Americanos (OEA), puede convertirse en el más grande del mundo en 2020.

Internamente, qué comenzó como una serie de casos desatendidos de corrupción política, y en ocasiones desestimó convenientemente los fraudes electorales desenfrenados orquestados por el gobierno una vez oficial, se convirtió en un secuestro flagrante del estado nacional a través de dos procesos simultáneos: la politización sistemática de las instituciones públicas y la criminalización de la política disidentes

Durante años, los altos precios del petróleo crudo permitieron al régimen venezolano expandir la Revolución Bolivariana en América Latina, obteniendo aliados y construyendo un sentimiento antiamericano. 

Además, la economía de drogas ilícitas de larga data estaba claramente teniendo lugar de acuerdo con la agenda de Hugo Chávez contra Estados Unidos, reforzando el tráfico de drogas y el financiamiento del terrorismo a los enemigos de este último. 

Este plan se volvió instrumental después de que la economía dependiente del petróleo y una vez poderosa implosión en 2014 debido a una serie de factores externos e internos que van desde la caída de los ingresos del petróleo hasta la mala gestión de la industria petrolera, la corrupción de alto nivel y la malversación de fondos públicos.

Enfrentando conflictos nacionales, una creciente crisis de representación, una severa desafección institucional e impulsados ​​por la compulsividad electoral, el pueblo de Venezuela confió su futuro político a una clase política torpe y comprometida que ganó una mayoría clave de dos tercios en el parlamento en las elecciones de 2015.

Por lo tanto, la coalición opositora obtuvo el poder de hacer cambios significativos basados ​​en sus promesas, como el nombramiento del nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), para evitar el fraude en las próximas elecciones presidenciales: el fin de la escasez, el fin de la inseguridad, lucha contra el crimen organizado y los matones del régimen, y medidas para controlar la inflación.
Ninguna de estas promesas se cumplió.

 En lugar de hacer esfuerzos para alcanzar estos objetivos, está llamada oposición encontró la manera de coexistir con el régimen de Maduro que finalmente condujo a un estado fallido, gobernado por diversas organizaciones criminales y terroristas y ubicado en un área de importancia geoestratégica primordial, especialmente para el Estados Unidos.

La historia nos enseña una lección

La situación actual representa un enorme desafío para los EE. UU. En línea con sus objetivos de mantener la región segura y libre de comunismo. Con respecto a la seguridad regional, Jordan, Taylor, Jr. y Korb argumentan que la principal preocupación de la política estadounidense con respecto a América Latina después de la fallida intervención de Bahía de Cochinos en 1961 (…) ha sido evitar una segunda Cuba. (1993: 447). Rusia sigue siendo, sin duda, una pieza fundamental en esta discusión, ya que continúa proporcionando arsenal y cooperación estratégica para ayudar a Maduro a mantenerse en el poder. Las operaciones de influencia siguen siendo la piedra angular de la política exterior de Rusia.

Durante la Guerra Fría, los intentos de la Unión Soviética de atraer a muchos países de las Américas a su órbita comunista preocuparon a los funcionarios estadounidenses y su respuesta se adoptó en la política de seguridad regional. 

En los años sesenta, el asesinato de Leonidas Trujillo en la República Dominicana condujo a un gobierno reformista encabezado por Juan Bosch, un político progresista y amigo cercano de Fidel Castro que fundó y organizó el PRD (Partido Revolucionario Dominicano) mientras estaba en el exilio en La Habana. Temiendo una segunda Cuba en el hemisferio, Estados Unidos invadió la República Dominicana en 1965.

La ocupación de Granada compartió características análogas. La división interna y la división del nuevo movimiento JOYA en 1983 (un partido marxista-leninista) condujeron al arresto y ejecución de su líder Maurice Bishop, un político carismático marxista -y amigo de Castro- que tomó el poder en 1979 por un golpe armado. contra el entonces primer ministro Eric Gairy. 

El Consejo Militar Revolucionario resultante desencadenó la ocupación estadounidense a través de la operación Furia Urgente, con el objetivo de neutralizar la amenaza que representa el nuevo régimen marxista para Estados Unidos teniendo en cuenta también la importancia geoestratégica de Granada para el comercio marítimo en el Caribe.

Después del colapso de la Unión Soviética en 1991, Estados Unidos adoptó gradualmente una estrategia centrada en contingencias regionales con el objetivo de mantener la estabilidad regional como parte de su política exterior. 

Dos años antes, bajo el gobierno del presidente George H. Bush, el general Noriega fue acusado de tráfico de drogas y lavado de dinero. 

Luego de las sanciones, Panamá declaró la guerra a Estados Unidos, luego de que las Fuerzas de Defensa de Panamá mataran a un oficial militar estadounidense. 

Estados Unidos, alegando defensa propia en un comunicado, dirigido a las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA), invadió Panamá en diciembre de 1989.

Junto con estos y otros eventos relacionados, los conflictos internos que sucedieron en el hemisferio durante el último tercio del siglo XX, junto con los principales movimientos insurgentes en Guatemala, Colombia, El Salvador y Perú, llevaron a la implementación de la política de asistencia de los Estados Unidos en esos países. susceptible a revoluciones y guerras de insurgencia.

 A pesar de estos esfuerzos para evitar una segunda Cuba en América Latina, lo que inicialmente comenzó como un golpe de estado en Venezuela en 1989 encabezado por Hugo Chávez y respaldado por Fidel Castro, se convirtió en una gran amenaza para la seguridad regional después del ascenso al poder de Nicolás Maduro en 2013.

Un desafío como ningún otro

Maduro es un problema pero no fácil de depositar, y ciertamente no está solo. En este momento, Rusia se ha afirmado en la región a través de acuerdos estratégicos bilaterales, que el país considera como un objetivo esencial de política exterior para reducir la influencia de Estados Unidos en América Latina. 

La reacción de los Estados Unidos ha sido limitada de muchas maneras. Ha pasado un tiempo desde que el Secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, declaró en febrero de 2019 que ” los días de Maduro estaban contados “. 

De hecho, a pesar de reconocer al régimen venezolano como una amenaza regional inminente, los esfuerzos del gobierno de los Estados Unidos para mantener el hemisferio seguro han demostrado ser ineficaces por varias razones.

Principalmente han surgido tres perspectivas como soluciones para esta crisis de larga data. La primera es una “solución política interna” ineficaz y contraproducente ampliamente probada, basada en el desarrollo de procesos electorales y promovida por lo que parece ser una oposición funcional al régimen de Maduro, con la intención de seguir operando en un contexto donde las garantías institucionales son simplemente inexistente. 

La prueba de ello son las casi treinta elecciones en un período de 21 años, que en su mayoría de resultados cuestionables, no han producido nada más que conferir a Chávez y Maduro el título de opositores políticos en lugar de enemigos públicos.

La segunda es una solución diplomática que involucra negociaciones y una serie de diálogos mediados por Noruega entre las dos partes: el régimen de Maduro y la oposición.

Esta estrategia tiene la intención de buscar las condiciones ideales para instalar una transición pacífica cuyas condiciones puedan conducir a la impunidad de los delitos graves.

El tercero es una vez prometedoras sanciones financieras de EE. UU. Dirigidas a oficiales militares de alto rango dispuestos a iniciar un levantamiento contra Maduro a cambio de un posterior levantamiento de las sanciones, un plan inviable debido a tres aspectos igualmente importantes: tiempo, logística y, por supuesto, sabotaje político

Como resultado, tanto la incertidumbre pública como la necesidad de urgencia solo dieron lugar a la afirmación de que todas las opciones están sobre la mesa. Esto se interpretó como una posibilidad de una intervención militar que permitía tanto a los políticos venezolanos como al gobierno de los Estados Unidos contener el ataque de la opinión pública y ganar tiempo, tiempo que los venezolanos no tienen. 

Durante meses, el presidente Donald Trump, el ex asesor de seguridad nacional John Bolton, el representante especial para Venezuela, Elliot Abrams e incluso el almirante de la Marina de los EE. UU. Craig Faller declararon que todas las opciones estaban sobre la mesa. La pregunta es: ¿son realmente?

Medios para un fin

Expulsar a Maduro es una tarea ardua, que excede los enfoques comunes que se centran en los esquemas políticos tradicionales. En términos simples, derrotar al régimen de Maduro por la fuerza significa la explotación de las vulnerabilidades políticas, económicas y militares de Venezuela, algo que Estados Unidos no puede lograr plenamente sin una fuerza de resistencia que realice actividades de insurgencia dentro del país. La falta de tal movimiento es una variable fundamental de este problema. Considerando esto, y teniendo como referencia las intervenciones previas, las invasiones y ocupaciones parecen ser opciones inviables.

Contrariamente, en el caso de una intervención militar directa, la estrategia de seguridad nacional de los Estados Unidos normalmente brindaría asistencia, directa o indirectamente, a un movimiento de resistencia considerando dos categorías igualmente importantes estrechamente relacionadas con el interés nacional: viabilidad y adecuación. Según el Manual oficial de guerra no convencional de las Fuerzas Especiales del Ejército de EE. UU., Guerrilla Warfare, Resistance & Insurgency (2010), la viabilidad depende de las condiciones físicas y humanas del medio ambiente, lo que denota que un gobierno debilitado o no consolidado (…) una población segmentada y favorable el terreno cumple con los criterios que permiten la creación y el apoyo de una resistencia o insurgencia, mientras que la adecuación depende de las características del movimiento de resistencia en sí, que debe cooperar con los EE. UU. ideológicamente compatible y, por supuesto, capaz de generar un liderazgo efectivo.

Si bien estamos de acuerdo en que Maduro lidera un régimen debilitado, debemos asumir que su fuerza reside en su capacidad para mantener su dominio sobre el poder, especialmente la fuerza bruta sobre la población civil y el dinero para comprar las conciencias dentro y fuera, como dos elementos que difícilmente podrían contrarrestarse por el imperio de la ley. Además, la notable ausencia de un movimiento de resistencia o una fuerza insurgente capaz de planificar, organizar y ejecutar ataques tácticos contra el régimen de Maduro parece dejar la guerra no convencional fuera de la ecuación por ahora. Incluso la organización de tal fuerza, en este punto, parece ser compleja y engorrosa, considerando por un momento el plan poco confiable de entrenamiento, armado y envío al país de los más de 1.400 desertores que viven en Colombia que fueron, en algún momento , planeando expulsar a Maduro.

En este sentido, lo apropiado dicta que los Estados Unidos no pueden permitirse el lujo de repetir la misma estrategia fallida experimentada durante la intervención cubana en 1961, agregando a esto a) la falta de confianza de los militares en el liderazgo político de la oposición (dentro de Venezuela y en el extranjero), y b) la insistencia de lo último en lograr una “transición pacífica” en busca de otro proceso electoral que se enfrente a un régimen que ha sido antagónico con las instituciones libres y la transparencia desde el principio. Además, las elecciones en Venezuela, tal como están actualmente, no permiten una transición pacífica que conduzca a un eventual cambio de gobierno que cumpla con las reformas democráticas, necesarias para estabilizar el país.

El arsenal de geografía y guerra de Venezuela constituye otro conjunto de variables significativas. Dejando a un lado por un momento la capacidad cuestionada de Maduro para la movilización y respuesta de las Fuerzas Armadas debido a la escasez de gas, como afirma Global Fire Power: Venezuela cuenta con 343.000 efectivos militares, 38 aviones de combate, 96 helicópteros, 390 tanques, 600 vehículos blindados, casi 200 unidades de artillería, 36 proyectores de cohetes, 4 fragatas, 3 corbetas, 2 submarinos y 29 buques de patrulla, diseminados en un área cinco veces más grande que Siria 916.445 km² (353,841 mi²) más 71,295 km² (44,300 mi²) ) de aguas territoriales, además de su intrincada geografía que distribuye los asentamientos de población en todo el país. Todo esto circunscrito en un esquema donde organizaciones terroristas, corporaciones privadas corruptas, facciones del crimen organizado,

Sin embargo, dar el riesgo que representa el chavismo castrista para la seguridad nacional y la estabilidad regional de Estados Unidos, fenómenos como la crisis migratoria, el narcotráfico, las actividades de financiamiento del terrorismo y la interferencia cubano-venezolana en los asuntos internos de casi todos los países del hemisferio, el la solución podría abrirse camino a través de un asedio militar que involucra a Colombia, Brasil y Estados Unidos.

Durante su reciente reunión con el presidente Donald Trump, el presidente colombiano Ivan Duque enfatizó la necesidad de reanudar los esfuerzos para destruir los cultivos de coca que alcanzaron la cifra más alta jamás registrada en septiembre de 2018, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) . Esto necesariamente lleva a la ecuación los esfuerzos conjuntos para neutralizar los grupos insurgentes y los carteles de la droga que son una parte esencial del conglomerado criminal castrista-chavista. Sin embargo, el tiempo juega en contra de estas y otras resoluciones, ya que los resultados proyectados para las próximas elecciones presidenciales en 2022 podrían cambiar el juego político tanto para Colombia como para Venezuela.

En consecuencia, la reunión presidencial entre el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el presidente Donald Trump en marzo de 2020, junto con la visita de Bolsonaro al Comando Sur de los EE. UU. En Florida para discutir la creciente asociación de cooperación de defensa, es unívocamente un esfuerzo conjunto destinado a aumentar la presión sobre Maduro a través de Cooperación militar bilateral. Esta maniobra puede consistir en la estrategia de cerco, que comprende un bloqueo naval en el Caribe, así como asegurar el tráfico aéreo y las fronteras terrestres en Colombia y Brasil en un intento de estrangular las fuentes de la economía ilícita de Maduro y cortar su movilidad política.

Con respecto al comercio de petróleo, considerando que Venezuela ha estado evitando las sanciones petroleras mediante el uso de “petroleros invisibles” para exportar secretamente sus reservas de crudo gracias a “acuerdos secretos” entre Moscú y Caracas, el bloqueo en el Caribe podría ser particularmente devastador para el régimen de Maduro, pero no bastante definitivo basado en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, que se refiere específicamente a sus artículos 19 (2) (a) (c) (d), 25 (1) (3) y 30 que podrían ser útiles para Maduro en la ONU Además, el uso de aviones extranjeros para evitar posibles sanciones en el espacio aéreo podría, en algún momento, ganar tiempo a Maduro para esperar el próximo proceso electoral orquestado por la oposición venezolana en medio del brote de COVID-19.

Cuando la diplomacia falla

En previsión de este escenario, uno de los acontecimientos más importantes a este respecto tuvo lugar el 26 de marzo de 2020, cuando el Departamento de Justicia de EE. UU. Presentó cargos de asociación de narcotráfico contra Maduro y catorce de sus funcionarios en relación directa con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Al igual que el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que también opera en Venezuela bajo el paraguas de Maduro, el gobierno de los Estados Unidos ha calificado a las FARC de Organización Terrorista Extranjera (FTO). Esta designación llegó en octubre de 1997 como el preámbulo del ahora extinto “Plan Colombia”.

La presente acusación representa una gran mejora en el proceso de toma de decisiones de la política exterior de los Estados Unidos hacia el régimen de Maduro, permitiendo el despliegue de buques de guerra estadounidenses en el Caribe para detener el mercado de drogas ilegales. Pero aunque esta medida es un paso positivo hacia adelante, no lleva el asunto en la dirección correcta, es decir, y siempre ha sido, designar al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como FTO, así como a sus miembros más notorios. .

A este respecto, si la evidencia corrobora la asociación de Maduro con las FARC y el ELN, así como con Hezbollah y grupos terroristas relacionados con Irán para conspirar contra los Estados Unidos, la Oficina de Contraterrorismo (CT) del Departamento de Estado podría proceder a identificar al PSUV como un FTO al probar la participación de la parte en “actividades terroristas”, como se define en la Sección 212 (a) (3) (B) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) (8 USC §1182 (a) (3) (B)) o simplemente “terrorismo”, como se define en la Sección 140 (d) (2) de la Ley de Autorización de Relaciones Exteriores (FRAA), FY-1988 y 1989 (FRAA) (22 USC §2656f (d) (2)), y incluso por retener la capacidad y la intención de participar en actividades terroristas o terrorismo. Por lo tanto, al evaluar entidades para una posible designación, CT“Analizaría no solo los ataques terroristas reales que un grupo ha llevado a cabo, sino también si el grupo ha participado en la planificación y los preparativos para posibles futuros actos de terrorismo o si retiene la capacidad y la intención de llevar a cabo tales actos “.

Los hechos se explican por sí mismos. Los motivos de Maduro para dañar a los Estados Unidos están creciendo exponencialmente. Basta con mirar el ” Libro Rojo del PSUV ” (Declaración de principios del Libro Rojo del PSUV ) para revelar el contenido de una sección llamada “Las Fuerzas Impulsadas de la Revolución Bolivariana” que establece que: “(…) el principal enemigo de los bolivarianos La revolución es el imperialismo capitalista y su poder hegemónico; el imperialismo y el gobierno de los Estados Unidos (…) “algo que debería cumplir con los criterios para determinar en qué medida el régimen de Maduro es una amenaza para los Estados Unidos

Sin embargo, designar al PSUV como una FTO puede generar muchas preguntas sobre el apoyo de los Estados Unidos a la oposición venezolana cuyos miembros, al mismo tiempo, son optimistas sobre el establecimiento de un gobierno de emergencia compuesto por la oposición y algunos miembros del partido gobernante que pueden incluir al propio Maduro: como lo denunció el diputado José Guerra durante una entrevista reciente con Vladimir Villegas, a pesar de que el líder opositor Juan Guaidó sugirió lo contrario. Esto podría convertirse en algo así como el “acuerdo de paz” con las FARC forzado por el ex presidente colombiano Juan Manuel Santos, desmantelando los esfuerzos de Estados Unidos para combatir los carteles de la droga colombianos y los grupos insurgentes de izquierda.

Ir a las elecciones con Maduro o cualquier otro chavista hace las cosas mucho más complicadas, porque es evidente que, a los ojos de la opinión pública, es mucho más difícil enjuiciar y llevar ante la justicia a un oponente político que a un enemigo público declarado y esto es muy inconsistente. puede convertirse en la pieza central de la decisión de EE. UU. de implementar unilateralmente el uso de la fuerza a través de ataques antiterroristas o simplemente acordar las condiciones de Maduro para negociar su impunidad poniendo en juego la política de larga data de no negociar con terroristas, que ya ha sido impugnada debido a las conversaciones de paz de los Estados Unidos con los talibanes en febrero de 2020.

Resultados

Es bien sabido que estos problemas no se resolverán hasta que lleguen a un punto crítico en el que, a falta de una mejor opción, se pueda tomar una decisión impopular. Internamente, la popularidad de Guaido está cayendo rápidamente dado su fracaso para desalojar a Maduro del poder a través de su desafortunada “cesación de la usurpación”, mientras que todas las iniciativas institucionales sugeridas contra Maduro se han agotado sin resultados visibles. El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, el R2P, el Grupo de Lima y otras instituciones funcionalmente limitadas terminaron demostrando ser rondas en blanco contra el régimen venezolano, incluso teniendo en cuenta el paquete de sanciones económicas y políticas específicas que finalmente mostraron poca capacidad para convertirse en el medio esencial para un fin. A la luz del próximo escenario electoral que no ofrece ninguna garantía, Estados Unidos

Maduro es una bomba de relojería. Las acusaciones contra él y los miembros de su círculo íntimo han generado preocupación entre sus aliados más cercanos. Como era de esperar, el Kremlin dijo el 27 de marzo (…) que los cargos de “narcoterrorismo” (contra Maduro) eran absurdos, y agregó que las sanciones a Caracas podrían convertirse en ” una herramienta de genocidio ” en medio de la crisis de salud de COVID-19. Rusia sigue jugando su carta. Moscú mejoró su asistencia a Maduro en septiembre de 2019 enviando tropas regulares a Venezuela con el objetivo de asegurar puntos de referencia estratégicos donde actualmente se llevan a cabo comunicaciones mineras y satelitales, sumando fuerza militar a las milicias privadas existentes como el Grupo Wagner, entre otros, y creando condiciones para el mutuo disuasión con los Estados Unidos, al igual que en Cuba durante la crisis de los misiles en 1962.

La terminación del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) es otra variable que Estados Unidos debería considerar seriamente si la administración actual no quiere lidiar con la posibilidad de un desastre nuclear en el hemisferio que Maduro pueda usar como moneda de cambio para obtener lejos con el asesinato. Designar al PSUV como FTO podría impedir que Rusia proporcione (abiertamente) armas de tal poder a un régimen terrorista oficialmente reconocido que permita al mismo tiempo ejecutar ataques antiterroristas en objetivos seleccionados, minimizando el daño colateral, al contrario de lo que sugirió el dictador cubano Miguel Díaz-Canel en Twitter proyectando a Venezuela como otro Vietnam a los Estados Unidos. Sin embargo, nadie quiere llegar a este punto sin retorno. 

Mientras tanto, Venezuela permanece en un punto muerto político. Quizás el mayor desafío para los venezolanos es decidir las prioridades que beneficiarían a la sociedad en su conjunto. Los ciudadanos están consternados por estas elecciones falsas que los sienten peor año tras año. Frente a la escasez de combustible (que el país experimentó antes en un nivel inferior en 2002) y viviendo en condiciones empobrecidas, la población indefensa se enfrenta a esta pandemia global mientras vigila la posibilidad de un cambio político en el momento en que el enviado especial a Venezuela Elliot Abrams, una vez más, anuncia que Estados Unidos le está ofreciendo a Maduro otra oportunidad, tal vez la última, de abandonar el poder, en condiciones que permanecen en la oscuridad.

Objetivamente, si alguna de las estrategias antes mencionadas tiene la intención de poner a Venezuela en una base política sólida y, por lo tanto, poder garantizar la estabilidad, Estados Unidos debería priorizar la Seguridad Nacional y comprometerse a fortalecer su posición hacia los regímenes criminales en América Latina. Junto con Venezuela, tanto Cuba como Nicaragua siguen siendo problemas comunes que deben resolverse.

Politólogo Filipp Rodriguez 
 Director Ejecutivo AFDES 

 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: