#Noticia

Opinión: La Fiesta del PSUV, la miseria de Venezuela, Por Leisser R. Rebolledo




Bailes, pitos y cornetas. El PSUV se prepara para su “fiesta electoral” del domingo 8 de agosto. Lo de fiesta electoral lo coloco entre comillas porque lo que realmente hay es una rebatiña por las migajas del país que ellos se encargaron de destruir, algo así como gobernar sobre las ruinas, porque eso es lo que se busca en el denominado proceso interno del PSUV: tomar su pequeña parte del pastel, porque Venezuela dejó de importarles hace mucho tiempo, el socialismo como práctica política no existe, solo importa el yo, la salvación individual; voy por lo mío y a los demás que se los coma el tigre.
Ni siquiera el terrible COVID 19 ha sido obstáculo, se pasaron las medidas de bioseguridad por el chaleco, milagrosamente la pandemia desapareció del vocabulario del régimen, ellos pueden hacer concentraciones sin que nadie pueda decir o hacer nada al respecto. La cuarentena es para otros, por no decir para los tontos.
En los últimos días hemos sido testigos de un despliegue exagerado de recursos para un país donde la gente no consigue como cubrir los tres platos de comida al día. Gobernantes cuyo rostro casi nadie recordaba ahora se muestran en todo su esplendor, manejando carretillas para llevar alimentos a los hambrientos que ellos mismos crearon, sumergidos hasta la cintura en caseríos inundados por la falta de previsión de las instituciones que representan, regalando sonrisas a todo aquel que pasa por su lado cuando anteriormente ni siquiera se dignaban de escuchar a la gente. ¿Hasta dónde puede llegar la miseria y la hipocresía humana? Acércate a la fiesta del PSUV y encontraras la respuesta.
En nuestro estado Apure la situación es todavía más dramática debido a que una parte importante de la población depende de los salarios del estado que apenas alcanzan para cubrir un día de alimentación; el resto del mes Dios proveerá, como definitivamente lo ha hecho, porque de otra manera no se entiende como hemos logrado sobrevivir a la locura y el desastre que representan Nicolás Maduro y su régimen; definitivamente la intervención divina nos ha salvado de morir de mengua y de hambre, pero que importa, el PSUV tiene la solución: sigue votando por nosotros y te garantizamos que seguirás penando hasta el fin de los tiempos.
Los actores son variados, todos están representado su papel en esta obra macabra: el déspota Ramón Carrizales se la juega con la maquinaria del estado, el chantaje social, y por último con el dedo salvador de su compinche Diosdado, quien maneja los controles del partido a su total conveniencia. Ya lo advirtieron: el PSUV tiene la palabra definitiva, así que nadie sorprenda si el personaje más repudiado de la historia de Apure se alza con la candidatura en un proceso viciado como pocos se han visto. Pedro Leal, el principal contrincante del Coronel invierte en su campaña, hace ruido, mueve a las masas urgidas por librarse del tirado, presenta un “plan alternativo”: un rojo por otro rojo, el mismo musiú con diferente cachimbo, la misma vaina, ambos representan al sistema de miseria que acabó con nuestra calidad de vida, gracias a ellos nuestra existencia está condenada a resolver que vamos a darle de comer a nuestros hijos en el siguiente desayuno, almuerzo o cena. Eso representa el PSUV y sus candidatos: el fin de los sueños, la liquidación de la esperanza.
Resulta increíble cómo se juega con la desesperación de la gente, como se intenta falsificar la realidad, ya nadie hace caso al cuento de la amenaza imperial, ahora los responsables del problema se encuentran dentro, en el mismo gobierno, en los rivales que no han entendido el legado. Pero lo más preocupante es que todavía mucha gente cae de manera inofensiva en esa trampa, inclusive gente que dice llamarse de oposición. En la calle me he conseguido con algunos que me dicen que hay que salir a votar para sacar a Carrizales, como si sacando a Carrizales del gobierno se resolverá de manera mágica la crisis que nos agobia día y noche. De paso, si te consideras opositor la peregrina idea de apoyar al PSUV resulta una aberración, es como caerse a golpes uno mismo, un suicido en toda la extensión de la palabra.
El régimen ha montado su show, pero la realidad es que gane quien gane la situación continuara exactamente igual, porque el problema no son los posibles candidatos, el problema es el sistema de gobierno corrupto, anti democrático e incapaz que significa el PSUV. No hay otra alternativa, hay que salir es de Maduro y todos sus secuaces, y eso no se arregla votando en el fraude psuvista, quien lo haga solo estará contribuyendo a su propia destrucción y a la del país en general.
Compatriota, paisano que tienes intención de participar en el fraude del PSUV; antes de hacerlo te pido que te tomes un minuto para reflexionar, piensa que ese simple acto representa la continuidad de las colas de gasolina, el gas llegando dos veces al año, el salario más miserable del mundo, los hospitales colapsados y sin medicinas, las escuelas y universidades devastadas, tus familiares huyendo del país y convirtiendo a Venezuela en un país de personas de la tercera edad porque son los que casi siempre se quedan atrás, piensa en las noches en que los hijos de tus vecinos se han acostado sin comer, y tal vez los tuyos propios, piensa en Dios, piensa un poco en la justicia terrenal y en la justicia divina, abre tu mente y recuerda quien acabó con Venezuela. Reflexiona, ve a tus hijos a la cara y decide cual es la Venezuela que quieres realmente para los años venideros.
Por: Leisser R. Rebolledo
Coord. De organización Encuentro Ciudadano Apure
Leisserrebolledo76@gmail.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: