Sucesos

Opinión: La rabia volcada con saña infinita sobre los Guevara Por José Luis Centeno 

La fecha de su cumpleaños inicia el mes de hechos funestos para él, su familia y la administración de justicia en Venezuela; en noviembre, de 2004, Otoniel José Guevara Pérez fue secuestrado, desaparecido, torturado, privado cruelmente de su libertad y mandado a matar junto a su hermano y un primo, un referente ilustrativo de la rabia volcada con saña infinita sobre los Guevara durante 15 años.

Esta opinión no es nueva, la hemos mantenido en el tiempo:

“¿Usted sabe lo que es ensañamiento? Encarcelar a ROLANDO, OTONIEL Y JUAN GUEVARA por un delito que no cometieron y que pudiendo estar en libertad le nieguen ese derecho. Eso es saña, nada parecido a la justicia.” (@jolcesal 2 oct. 2018)

La rabia, que es lo mismo que decir violencia, gestada por un gobierno plegado a lo delictivo y volcada con saña infinita, explicaría el por qué Juan Bautista Guevara Rodríguez, Rolando Jesús y Otoniel José Guevara Pérez tienen 15 años presos sobrellevando “las violaciones al debido proceso más atroces que pudiésemos invocar”.

Esta burda aproximación, obviamente, poco técnica, nos coloca ante un lugar común extendido en la ciudadanía: “estamos siendo asediados, atemorizados, asesinados, adoctrinados, mandados, gobernados por delincuentes de diferentes estirpes”, motivo de inquietud en la comunidad internacional, concerniente al esclarecimiento de circunstancias discordantes en este caso a la luz de las leyes, la sana jurisprudencia y el derecho, a saber:

Rolando, Otoniel y Juan Guevara fueron acusados por un delito que no cometieron, por el que fueron condenados y siguen tras las rejas después de 15 años, aun cuando el testigo estrella y uno de los Fiscales comisionados señalaron que se trató de un fraude procesal, en consecuencia, hubo un juicio fraudulento, un juicio viciado, como resultado de un montaje judicial, todo lo cual implica fiscales y jueces esbirros de la dictadura.

Además, desde el 2011 han podido acceder a los beneficios procesales. O sea, son inocentes, pero también les corresponden medidas alternativas al cumplimiento de la pena que le fue impuesta injustamente, es la Ley, tienen el tiempo de pena cumplido para estar libres y se les niegan sus beneficios procesales.

Surgiendo interrogantes difíciles de contestar desde una perspectiva meramente legal, jurídica o de recto ejercicio del derecho: ¿Dónde están las medidas cautelares por cumplimiento de pena? ¿No ha sido ese tiempo suficiente para mantener a unos inocentes privados de libertad? Al menos una respuesta es inevitable: se sigue violando el debido proceso en su causa.

En ese sentido, coincidimos con lo dicho por alguien que nos pidió no mencionar su nombre:

“¡Simplemente horroroso lo que hicieron en el caso de los Guevara desde todo punto de vista!”

“15 años de injusta prisión”, “15 años de encierro ilegal”, “esperando justicia, tanto nacional como internacional”, “con los culpables en la calle”, estas frases, tomadas al azar de las redes sociales, bastan para emitir un clamor que muy bien supo expresar el Com. Fred Mavares (@fredmavares):

“En honor a los Comisarios Rolando, Otoniel y Juan Guevara funcionarios profesionales con ética, valores y principios, personas de bien, íntegros y grandes hombres. Solicito e imploro justicia para ellos.”

Cualquier información, comentario, desahogo o sugerencia por la dirección electrónica jolcesal@hotmail.com o por mi cuenta en Twitter @jolcesal

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: