Opinión

Opinión: Las elecciones legislativas del 6 de diciembre por Gian Carlo Di Martino

1-. Postrecitos de Huevos Chimbos:

* Durante el rutinario monitoreo que hace el presidente Nicolás Maduro Moros, en función de las labores que ordena para desarrollar el campo, informó sobre la cosecha de 22.000 hectáreas de arroz, actividad enmarcada en el Plan de Siembra Invierno 2020, que se llevó a cabo en el municipio Francisco de Miranda, estado Guárico. El ministro del Poder Popular para Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, quien presidió el evento en esa región, destacó que desde la entidad llanera se ha asumido un amplio compromiso en cuanto a la producción de semilla nacional.

* A pesar del covid-19 y la guerra multiforme que enfrenta la Patria de Bolívar, Maduro lideró el 01 de octubre el acto del hito de la Gran Misión Vivienda Venezuela, con la entrega de la casa 3 millones 200 mil. El hito fue develado en el estado Lara, y la vivienda pertenece al Urbanismo Robert Serra. Y tal como lo contempla el Plan de la Patria 2020-2025, la meta de las autoridades revolucionarias radica en alcanzar la cifra de cinco millones de viviendas en ese período. “Es una cuestión de honor cumplirle a nuestro pueblo y que tenga su vivienda, solo el socialismo puede construir las viviendas bonitas”, dijo.

* “Yo no les voy a fallar nunca, no les voy a fallar jamás”, advirtió el Presidente en sus reiterados llamados a que el pueblo le dé su apoyo con respecto a la Ley Antibloqueo, y el mío lo tiene de manera incondicional. Estoy convencido de que ese instrumento legal sirve- como lo indicó el máximo jefe de la revolución bolivariana-, “para invertirlo en las riquezas, la felicidad, el bienestar social. Para invertirlo en las medicinas y la salud pública, en los alimentos y en la producción nacional, en la educación gratuita y de calidad, en la cultura nacional, en la innovación de la ciencia y la tecnología, en la recuperación del aparato industrial, del servicio eléctrico, del agua… Esa ley está pensada en salir del sufrimiento y el dolor”.

* Un tuit de nuestro Ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, que siempre debemos tomar en cuenta, para cuando disentimos de las medidas y las acciones del Gobierno revolucionario o queramos criticarlo: “Algunos respetables compañeros parecen no captar la gravedad y ferocidad de la agresión multiforme que sufrimos. Somos el laboratorio de las nuevas armas de destrucción masiva del imperialismo. Una guerra no convencional amerita respuestas no convencionales, audaces y originales”.

* María Eugenia Russián, presidenta de la Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (Fundalatin), advirtió que 73 pacientes con enfermedades crónicas pueden perder la vida, producto de las sanciones de la actual administración estadounidense. El caso, según expresó Russián, se ha documentado ante la Oficina de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Ya han fallecido 6 niños enfermos y no hay manera de que esa delegación se pronuncie al respecto.

* Vean cómo viene preparando el terreno el presidente de los EEUU, Donald Trump, para atacarnos por ese lado. Dice una nota que circuló en internet: “El Gobierno de EE.UU., señala que tiene autoridad para actuar contra las empresas del ecosistema de criptomonedas extranjeras que considere. En un informe elaborado por el Departamento de Justicia de ese país, se estipula una serie de casos en los que el Gobierno norteamericano ejercerá su autoridad sobre las empresas extranjeras. (…) También dijo tener la autoridad para enjuiciar a cualquier actor que use criptomonedas con el fin de apoyar actividades que considere terroristas”.

2-. Las elecciones legislativas del 6 de diciembre…

Avanzamos con pies firmes hacia el antibloqueo, lo que es igual a decir que cabalgamos de frente al futuro de Venezuela, pero eso requiere unirnos cada vez más en torno al bienestar de las mayorías, acudir a las urnas de votación el 6 de diciembre con la Patria en el alma, para continuar diciéndole al mundo que seguimos dispuestos a ser libres y soberanos. Que nuestros problemas y dificultades las resolvemos en esta tierra de libertadores, y de este pueblo heroico que históricamente se ha crecido en las más grandes y feroces batallas. Que no recibimos tutelajes de ningún extranjero. Por eso, hago un llamado a todos los compatriotas a poner de lado los intereses personales y pensar en el colectivo, que la felicidad de uno solo de los venezolanos sea la felicidad de todos. Ese era el sueño de Chávez, el mismo que persigue el presidente Nicolás Maduro, quien ha recibido ataques que hoy podemos decir sin temor a equívocos, son mucho más fuertes y brutales que los ejecutados contra el Comandante Eterno. Pido apoyo para el presidente Maduro –con mucho orgullo y con todo corazón-, porque tengo claro que si un dignatario en el mundo merece colaboración es nuestro Presidente Obrero, Nuestro Conductor de Victorias, Nuestro Chofer de Autobuses, a mucha honra. Maduro como máximo jefe de la revolución bolivariana, es el primero que se coloca al frente de los problemas, es el primero que toma la bandera de la verdad y la dignidad para encabezar las batallas. Y sin importarle quienes sean ni cuántos sean, no da un paso atrás. Por supuesto, eso no lo reconocen los adversarios y quizás muchos camaradas molestos, pero lo que planteo lo podemos ver, mi aseveración es una afirmación que reflejan diariamente los medios de comunicación social al servicio de la reconstrucción de Venezuela. Sé que la crisis económica afecta el estado emocional del ser humano, pero debemos entender que estamos en una guerra poliforme en la que no hay tregua ni siquiera en esta pandemia de covid-19, que cada vez cobra más muertos en el planeta. Estoy al tanto de las necesidades y las penurias que sufren mis compatriotas, y completamente seguro de que el presidente Maduro también, pero, repito, estamos en una guerra con un enemigo que no cree en derechos humanos, ni siquiera en un alto al fuego para apartar los destrozos. Por eso, votar es la opción el 6 de diciembre; cambiar esa Asamblea Nacional que promueve la guerra, por una que se dedique a dictar las leyes que definitivamente nos encaminen al desarrollo, al progreso y a la paz.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: