Opinión

Opinión: Pana de Guaidó le pide sacar el botín de Citgo, otro chantaje de Polar … Por Gian Carlo Di Martino

…y Duque engañando con una encuesta

1-. Yo sé dónde están los muertos por coronavirus que dice la oposición… Con el éxito inocultable del Gobierno revolucionario con respecto a las medidas de prevención contra el coronavirus, entró en crisis demencial la oposición terrorista venezolana, que apuesta a que se infecte la población y muera la gente, para poder atacar con deleznables argumentos al presidente Nicolás Maduro Moros. Aunque, en realidad, el odio, definitivamente, les trastocó la cabeza… En estos días, publicaron en las redes sociales fotos de cadáveres con tapabocas, de personas supuestamente fallecidas por el covid-19 en Venezuela, tiradas en las aceras, abandonados en la vía pública, sin embargo, en las gráficas, no aparecen todas las víctimas que por los medios de comunicación digital dicen que oculta el Gobierno. Y yo sé dónde están escondidos esos cuerpos. Esos muertos los tiene la revolución camuflados en las maquetas de cartón de las casas de la Gran Misión Vivienda Venezuela, que denunció el canalla Julio Borges, quien asesinó a un niño con su camioneta y lo dejó botado como a un perro en plena calle de Caracas. Este delincuente, que ahora vive del robo de “El Rastrojo” en Colombia, dijo antes de fugarse a ese país, que las construcciones que hacía la revolución para darle abrigo a las familias más necesitadas de la Patria de Bolívar, eran falsas. Ahora han ido más lejos fabricando muertos…Y yo les devuelvo la pelota, porque fake news con fake news se paga.

2-. La vacuna contra Maduro… Según publicaron algunos medios de comunicación de Venezuela y del mundo, a unos científicos en esas investigaciones que hacen buscando la cura del covid.19, se les ocurrió decir que la vacuna llamada Bacille Calmette-Guerin (BCG), en honor a sus creadores, no sólo protege contra la tuberculosis, para la cual fue desarrollada hace un siglo, por cuanto hay evidencia de que entrena al sistema inmune a reconocer y responder a una variedad de infecciones, virus, bacterias, parásitos y, en ese sentido, podría ser utilizada contra el coronavirus. Pero, ¿para qué fue eso?, medios digitales, redes sociales, sabiendo que esa vacuna se aplica a los niños en Venezuela, han hecho todo un escándalo publicitario, no por el beneficio que ello significaría en esta crisis de infección mundial, sino porque de esa forma, podrían decir que la poca incidencia de la pandemia en Venezuela se debe a ese medicamento y no a las exitosas medidas de prevención que ordenó el presidente Nicolás Maduro, en perfecta sintonía con especialistas médicos chinos, cubanos y venezolanos. Ya la oposición golpista había expresado que el bajo número de contagios en el país se debía a las altas temperaturas, pero nadie los tomó en cuenta, conscientes de que esos delincuentes solo buscan artimañas que enloden la labor del Gobierno bolivariano…En fin, con la versión científica sobre la BCG, se desataron los demonios y quieren aplicarle a Venezuela y al planeta una vacuna contra Maduro, pretendiendo inútilmente desmeritarlo, desacreditarlo, y digo inútilmente, porque la labor del máximo líder revolucionario en la Patria de Bolívar, es reconocida, avalada y recomendada por instituciones como la Organización Mundial de la Salud, y hasta por los mismos científicos que actualmente estudian el nuevo virus, en procura de un fármaco que cure o proteja a la gente del mortal contagio.

3-. Recomiendo el hilo de los tuits de Guaidó, son de “espanto y brinco” … Una cuestión tan importante como el trabajo político que se debería hacer en función del bienestar de los habitantes de un país, en este caso de Venezuela, jamás puede estar sustentado sobre la mentira. La mentira tarde o temprano deja a los mentirosos de espalda con los pantalones y la ropa interior a la rodilla, más cuando tiene que enfrentar cara a cara la verdad. Y eso le ocurrió a “El Rastrojo” Guaidó. Un hombre joven, con todo un futuro por delante, que pudo utilizar toda su fuerza, su vigor, su ímpetu, en beneficio de su propio país, prefirió abrazarse a un proyecto del imperio norteamericano golpista que lo sepultó políticamente. Se autoproclamó presidente interino en una plaza de Caracas, comenzó a delirar y a engañar a los opositores, sobre todo, a los de a pie, hasta devenir en un gran ladrón, porque de fracaso en fracaso, con ayuda de los gringos, optó por apropiarse de los activos de Venezuela en el exterior, para llenar sus bolsillos y la de su banda de delinuentes; ya es un cadáver político por más intento que hagan para reflotarlo. Vi un hilo de sus tuits y son de “espanto y brinco”, es pavoroso como su misma gente lo aborrece, lo detesta, le desea lo peor, lo califica con toda razón de ladrón. Le reclama acciones contra el coronavirus, contra la crisis económica, política y social de Venezuela, y el hampón no hace nada, ¡no puede!, sumergido en las aguas servidas de la falsedad, de la hipocresía, de la ignominia.

4-. El mapa rojo de coronavirus … A muchos se les habrá escapado esta nueva táctica que utiliza la canalla mediática que, de alguna manera, busca sembrar confusión, duda, sobre el combate contra el coronavirus que ordenó el presidente Nicolás Maduro Moros, y que es un ejemplo en el mundo, principalmente, para los países desarrollados que son los que más muertos acumulan por el mal manejo que han tenido en la prevención de la pandemia. Los terroristas de la oposición iniciaron sus acciones, tendentes a sabotear el trabajo que hace el Gobierno bolivariano y, enseguida, comenzaron a contradecirse, unos afirman que hay más muertos e infectados por el covid-19, que los anunciados por los voceros revolucionarios, otros indican que lo de la pandemia es toda una mentira, para ocultar la falta de combustible… “El Rastrojo” Guaidó nombró comisiones médicas, dictó medidas con la esperanza de que algún incauto las asumiera, hace anuncios cada vez más disparatados por la canalla mediática, pero solo recibe candentes insultos. Como se sabe, los opositores ejecutan cualquier maniobra por más descabellada que sea, con la única pretensión de agredir al presidente Maduro y, como es evidente, todas se les estrellan con las medidas bolivarianas de prevención a esa enfermedad. Y fracasados en cada uno de sus intentos, cuando el Gobierno anuncia las cifras diarias, la canalla mediática publica un mapa de Venezuela pintado de rojo, con el velado objetivo de mostrar a una nación totalmente infectada, agobiada por la pandemia, y la realidad es que en nuestro país la línea del covid-19 se encuentra aplanada por el reducido número de casos. Las cifras evidentemente reales, echan abajo el trasfondo maquiavélico del gráfico con ese color, pero los sicarios de la información, los periodistas palangristas, los prepagos, no se dan por vencidos. Buscan crear incertidumbre, descalificar al Gobierno bolivariano, sin que puedan frenar el liderazgo mundial que Maduro sigue ganando por su acertada lucha contra el coronavirus.

5–. Otro chantaje de Polar … Esa es la actitud de empresarios parasitarios y ladrones como Lorenzo Mendoza, dueño de Polar. En un vídeo, en el que quiso desempeñar el papel de altruista, Mendoza, quizás traicionado por el subconsciente, lo que hizo fue dejar en evidencia su miserable condición golpista, de promotor principal en Venezuela del bachaquerismo, una vil acción insertada dentro de la guerra económica ejecutada por la oposición terrorista, para derrocar al presidente Nicolás Maduro Moros. Ese conspirador, uno de los que más robó dólares preferenciales de Cadivi, comienza la grabación agradeciendo a los trabajadores de Polar, directos, indirectos, a los “franquiciados”, a todos… Y en vista de este agradecimiento, quiero advertir de otro de los chantajes que ese bandido tiene muy bien simulado, pero que hace un gran daño al sector comercial de este país. Resulta que Polar tiene un mecanismo de abastecimiento para sus clientes, que ejerce a través de un sistema basado en un código, que les da la prerrogativa a los dueños de restaurantes, abastos, supermercados, de ser abastecidos con los artículos de la firma de ese delincuente, solo que, ahora con la cuarentena, cuando está prácticamente paralizada Venezuela, el hampón amenaza con quitarles el cupo si no le compran mercancía. ¿Y cómo le compran si algunos no están laborando, y otros abren sus locales a medias? Pero de esa forma ese granuja los chantajea, los mantiene dominados y sujetos a su perversión. Una canallada. Muchos comerciantes andan desesperados ante tal situación. Un hecho repudiable. Habla de colaboración y esa es la “ayuda” que le hace al pueblo venezolano en estas difíciles circunstancias. En la grabación refiere los “sacrificios” de la empresa, incluso comenta el cierre de algunas plantas, sin embargo, dice seguir adelante como un filántropo, dentro de lo que considera la excelencia de empresas Polar, su compromiso con el país; toda una parafernalia, para llegar a lo que finalmente quería proponer: llevar la cerveza casa por casa, porque ahí es donde está su gran negocio. Por eso, de Alimentos Polar desparece la harina, el arroz, el aceite, la mantequilla, la pasta, cualquier otro producto, menos la cerveza; en torno de esta bebida es que se mueve su estratosférica ganancia…Han sido demasiado miserables las acciones de ese facineroso contra el pueblo. Lorenzo Mendoza es uno de los seres que más daño le ha hecho a los venezolanos. Polar se convirtió en referencia de precios altos, consciente de que el resto de los comerciantes se adhieren a esta vil estrategia, y la gente más necesitada no puede comprar los artículos de primera necesidad.

6-. Una lección para el ladrón Lorenzo Mendoza… Aquí les planteo la diferencia entre un empresario rapiña y “hambreador” como Lorenzo Mendoza, y otros empresarios que, aunque defienden un sistema capitalista generador de pobreza y miseria, en alguna parte de su ser tienen algo de bondad. De apego por sus semejantes, de amor por su país. Algo de compasión. Pero Mendoza grabó un video que echó a rodar por las redes sociales, en el que se gana todo el desprecio de los venezolanos por mísero; prácticamente supedita la distribución de Alimentos Polar al reparto de cerveza, porque en esta bebida es que están las camionadas de dólares que se gana. No dice ni siquiera que va a vender sus productos a precio de costo, para aliviarle un poco al pueblo la carga de alimentarse en esta crisis del covid-19, sino que pide que le dejen hacer una especie de combo, para que la gente tenga su bebida alcohólica y seguir ganando dinero, sin siquiera escatimar en el sufrimiento de esta pandemia que, por cierto, está afectando a su empresa. En cambio, hay grandes capitalistas en el mundo cuya ideología no comparto, pero por lo menos, dieron un paso al frente viendo la situación en que se encuentran sus países con el coronavirus. Bill Gates, a través de su fundación, donó 100 millones de dólares; Mark Zuckerberg , creador y CEO de Facebook, donó 25 millones dólares; Jeff Bezos, dueño de Amazon, donó 100 millones de dólares a distintos bancos de alimentos de los EEUU; Carlos Slim, donó 40 millones de dólares a México, Amancio Ortega, dueño de Zara y otras compañías en Europa, ha realizado compras de material sanitario por un valor de 63 millones de euros; Jack Ma, dueño del gigante asiático del comercio electrónico Alí Babá, anunció la donación de 2 millones de barbijos, 400 mil kits de prueba y 104 ventiladores a 24 países de América Latina. Mientras este miserable de Lorenzo Mendoza, busca que lo dejen vender cerveza, para seguir enriqueciéndose a pesar de la crisis. Y no es nada, que muchos lo querían de presidente.

7-. Pana de Guaidó le pide sacar el botín de Citgo… Esto es, principalmente, para los opositores ingenuos que aún creen en “El Rastrojo” Guaidó y su presidencia de fantasía. Porque, la carta que divulga uno de sus panas, el economista Francisco Rodríguez, más que proponer que ese ladrón, con el permiso del psicópata Donald Trump, saque el botín de Citgo y gaste una plata para aliviar la escasez de gasolina en Venezuela, lo que hace es develar el multimillonario robo que ese bandido comete en esa filial de Pdvsa. Pero, antes de continuar veamos primero quién es Francisco Rodríguez, que tampoco es un manso corderito como se pudiera creer. De acuerdo a la publicación que leí en el portal digital La Iguana TV, es jefe del banco de inversiones Torino Capital LLC, con sede principal en Nueva York, Estados Unidos, y director de la “Fundación Petróleo por Venezuela”. Dice el medio digital que “el afamado economista, reconocido como un ‘Harvard Boys’ y segundo del clan de ‘expertos petroleros’ del grupo de Ricardo Hausmann, élite que asesora a Guaidó en toma de decisiones como el secuestro de los recursos del Estado venezolano en el extranjero, entre ellos Citgo, es hijo de Gumersindo Rodríguez, quien durante la década de 1970 y 1980 fue uno de los principales hombres del expresidente Carlos Andrés Pérez”. Pues bien, este señor, Francisco Rodríguez, le dice a su compinche Guaidó, que esa gasolina de Citgo, como sabemos, actualmente tomada por Estados Unidos, podría ayudar a atender la escasez de combustible en Venezuela, por cuanto debido al bloqueo no llegan los insumos necesarios, que permita producirla en el país. Y según expresa, esa operación sería sencilla, pues el 100 por ciento de las acciones de Citgo está en manos de “El Rastrojo”, lo que le da “plenos poderes para instruir a la directiva de la filial que tome las decisiones necesarias, y así amortiguar los problemas urgentes de los venezolanos”, enfatizó Rodríguez. Y he aquí donde quería llegar, porque este señor, que también es cómplice de Guaidó en toda esa triquiñuela jurídica que hizo con los gringos, a fin de apoderare de Citgo, señala que su pana es dueño de 100 por ciento de las acciones de esta refinería; ahora ¿Cuánta plata, cuántos dólares produce esa empresa en EEUU? ¿Cuánto dinero se roba el ladrón de Guaidó? No se puede ser tan ciego, imposible no darse cuenta de que todo el show de ese bandido fungiendo de presidente de Venezuela, tiene como único objetivo robar. Quizás, en algún momento pensó que podía llegar a Miraflores, pero ante tantos fracasos, ante tantas derrotas, es evidente que siguió con la farsa solamente para seguir forrándose de dólares.

8-. Los trasplantes de médula ósea a los niños… Esa carta del pana de Guaidó, el economista Francisco Rodríguez, que además debo decir que pertenece a esa jauría que Luis Piñerúa Ordaz inmortalizaría en el congreso bajo el mote de “Los doce apóstoles”, un grupo de la burguesía emergente cuyo proceso de acumulación de capitales estaba ligado al rapto de los ingresos petroleros venezolanos, es una prueba fehaciente de que “El Rastrojo” es responsable directo de las muertes de los niños enfermos en el exterior. Los mata, los asesina. Es la verdad. Y hay que expresarlo clara y abiertamente, para que Venezuela entera tenga conciencia de esta criminal situación. Se trata de niños, del futuro del país. Los niños son intocables. Dice en la misiva Rodríguez, que Guaidó es dueño del 100 por ciento de Citgo, es decir, que se roba sino toda, la mayoría de la gigantesca ganancia que produce la filial de Pdvsa en Washington que, en 2019, refinó 688 mil barriles diarios de petróleo y exportó 194 mil barriles diarios de productos refinados, “lo cual le da más que plena capacidad para atender los requerimientos de combustible de nuestro país”, indicó el economista. Y les recuerdo, camarada lector, camarada lectora, que con ese dinero era que el Gobierno revolucionario les pagaba a los muchachos los trasplantes de médula ósea en Venezuela y otros países, pero desde que ese ladrón comenzó a quedarse con esa montaña de dólares, los infantes mueren, no se les pueden hacer trasplantes. Guaidó es un asesino. Matar niños de esa manera no tiene perdón de Dios. El pueblo venezolano lo va a recordar siempre por infanticida.

9-. Duque engañando con encuesta… El mundo es testigo de la manera irresponsable en que el subpresidente de Colombia, Iván Duque, atrapado entre sus compromisos con el paramilitarismo, el narcotráfico y los empresarios ligados a todas estas mafias, no aplicó las medidas a tiempo contra el coronavirus, que ahora coge cuerpo en su población y eso, como sabemos, se traduce en más muertos que a la gente le duele y que pudieron evitarse. Esta es una verdad que se sabe no solo en territorio neogranadino, sino también en todo el mundo, pero ese narcoparaco desde el Palacio de Nariño,

ahora intenta tapar semejante barbaridad, pretendiendo engañar al pueblo colombiano con un amañado sondeo de opinión. Duque se hizo de una encuesta realizada por una empresa denominada Ipsos, que leí en el diario El Espectador de ese país, según la cual, líderes de opinión de Latinoamérica le otorgan 56 % de aprobación al manejo que su gobierno criminal, le ha dado a la crisis sanitaria desatada por el COVID-19, mientras que los de Colombia, le dan 74 %. Un exabrupto. Un intento vulgar del subpresidente Duque de manipular a su gente, y de alguna forma buscar la manera de llegarle, aunque sea por los tobillos, a nuestro presidente Nicolás Maduro Moros, que ha tenido un manejo impecable en el tratamiento que un Gobierno responsable y capaz como el bolivariano, le debe dar a la crisis ocasionada por un virus de tal magnitud. Cuando la encuestadora habla de líderes de Latinoamérica, no tengo dudas de que, si no se trata de los mismos presidentes del Cartel de Lima, pertenecen a esa caterva de serviles, arrastrados al psicópata Donald Trump, que siempre han conspirado contra Venezuela, lo mismo que en Colombia. Los líderes de opinión en la tierra de Santander, son los cabecillas de los carteles del narcotráfico, de las bandas paramilitares, o individuos de alguna manera relacionados con las mafias. Señor colombiano, señora colombiana, el nuevo coronavirus no se combate con sondeos viciados, tendenciosos, se enfrenta con equipos, insumos, personal especializado, en fin, todo lo que implica recursos médicos, sanitarios y, por supuesto, con mucha voluntad política, pero de eso carece Duque por los compromisos que tiene con los mafiosos que compraron votos en la Costa del Atlántico, para llevarlo al Palacio de Nariño. Señor colombiano, señora colombiana, ustedes saben que al frente del gobierno de su país tienen a un enemigo del pueblo. Y si hay alguno que no lo cree así, por lo menos, deténgase a observar la matanza de líderes sociales, cuyos asesinos actúan bajo la sombra de ese narcoparaco en la presidencia, y su amo, Alvaro Uribe Vélez.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: