Opinión

Opinión Por Eduardo José Fernández

Sociólogo – Político Definir al chavismo disidente como un todo es imposible, están quienes son chavistas y siguen su legado, pero no son maduristas.  Los que ya no son chavista y rompieron con ese esquema y, quienes, marcan una postura progresista en función de una nueva referencia política.  


Muchos de quienes se autoproclaman chavistas disidentes están a la sombra del G4 y a la zaga de aprovechar cualquier oportunidad para volver asumir posiciones de poder en el codiciado Estado. Otros marcan distancia de ese sector del chavismo disidente arrimados al presidente interino, incluso, las relaciones de Juan Guaido para con este sector no son ni frías ni caliente. Al principio los nombró un par de veces, pero era más por el mero cumplido, de no dejar de hacerlo y por si acaso. El chavismo disidente es un factor importante en el restablecimiento de la democracia y del orden constitucional. En todas las transiciones la disidencia es la clave del quiebre de las dictaduras; ejemplos como Brasil, Uruguay, Argentina, México, entre otros, son vivos ejemplos de que esa disidencia marca el equilibrio entre los radicales opositores que, no se dejarían gobernar por un político de gobierno y los radicales del gobierno que, no permitirían el gobierno de sus opositores más acérrimos. Pero más allá de ser indispensable en esa transición, tienen un gran problema: se le hace prácticamente imposible unificar criterios y organizarse en una sola fuerza política, que los aglutine a todos y, presenten una vía de escape a la crisis, hablándole no solo a los opositores, sino a los militantes del PSUV que se encuentran decepcionados, arruinados y traicionados. 


El chavismo disidente tiene el reto de entender su nueva realidad.  Ya no son gobierno, y eso debe bajarle los egos, sobre todos, aquellos que  pretenden asumir la responsabilidad de encabezar esa disidencia.  


Quienes en el chavismo disidente aspiren a posiciones de liderazgo, deben ser más frontales con sus posturas, y no omitir la desgracia ocasionada por el gobierno donde una vez asumieron responsabilidades políticas y administrativas. Tampoco inhibirse de confrontarse con los opositores por sus propuestas actuales, quizás buscando un perdón que, probablemente no le llegue a tiempo.

CaigaQuienCaiga.Net no se hace responsable por los conceptos y valores expresados, que son responsabilidad del autor de este artículo

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: