CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaOpinión

#OPINION Por Henry Ramírez; Una cultura ciudadana para los municipios

A propósito del debate que se generó en la ciudad por el trágico suceso ocurrido en la circunvalación uno a comienzos de año, es importante esclarecer lo que pasó y sancionar a quien fuese el responsable. Por los numerosos casos de esta índole que ocurren en la ciudad, es preciso atacar las causas y no solo las consecuencias.

Es por ello que hay que apelar a la educación y a la cultura, ningún pueblo se ha desarrollado y ha salido de sus crisis sino a través de estas herramientas, una evidencia del desarrollo de un país, es su nivel cultural, esto nos induce a cumplimiento de la ley, de las normas y por ende a la sanción por su trasgresión.

Por consiguiente nuestro enfoque apuesta al desarrollo intangible, a la educación, a la cultura y los valores, para apelar a la conciencia del ciudadano y luego si esto no basta se activa la sanción de las autoridades, es la combinación de la cultura, la moral y la aplicación de la ley, que engloba el concepto de “Cultura Ciudadana.”

La cultura ciudadana es un aspecto fundamental para el desarrollo y progreso de cualquier sociedad. Se trata de un conjunto de valores, normas y actitudes que guían las interacciones y comportamientos de los habitantes de una ciudad. Esto coincide con la armonización entre la ley, la moral y la cultura, en el que la regulación moral, ejercida por la conciencia, ocupa el primer nivel y es reforzada por la regulación cultural, ejercida por otros ciudadanos, y la regulación legal, materializada por funcionarios.

En el caso específico de los Municipios, la aplicación de la cultura ciudadana se hace aún más relevante debido a los desafíos y problemáticas que enfrentan las ciudades, complementada con el castigo cuando no haya el cumplimiento voluntario, es decir, la sanción por la violación de la norma.

Hablemos de algunas experiencias exitosas:

Durante la administración de Antanas Mockus, como Alcalde de Bogotá, propuso y promovió la idea de la «cultura ciudadana», como un elemento fundamental para mejorar la convivencia y la calidad de vida en la ciudad.

Según Mockus, la cultura ciudadana implica el desarrollo de una serie de valores y comportamientos que promuevan el respeto, la solidaridad, la tolerancia y la responsabilidad entre los ciudadanos.

Para lograr esto, Mockus promovió diversas estrategias e iniciativas, como campañas de educación y concientización, la implementación de normas de convivencia y la promoción de acciones colectivas en beneficio de la comunidad.

Esta política la debemos reproducir y adaptar a nuestro Municipio y complementarla con los entes y oficinas públicas encargadas de velar por que se cumplan y aplicar las sanciones por su trasgresión.

Por ejemplo, Maracaibo, la segunda ciudad más grande de Venezuela, había experimentado un crecimiento acelerado en las últimas décadas, lo que trajo consigo una serie de retos en materia de convivencia, infraestructura urbana y servicios públicos, sin embargo, en los últimos años debido a la situación de crisis humanitaria que vive Venezuela y que ha impactado al Zulia como a ninguna otra región del país, también ha experimentado un éxodo de su población, a quien le ha tocado migrar tanto para el exterior, como para el interior del país.

No obstante, para quienes decidimos quedarnos aquí en el Municipio trabajando y luchando por el cambio que necesitamos, nos ha tocado padecer los problemas de infraestructura, transporte, seguridad y servicios básicos que a diario vive la ciudad.

En esta época de post pandemia y ante esta realidad, es crucial fomentar una cultura ciudadana que promueva el respeto, la solidaridad y la responsabilidad de cada individuo.

En primer lugar, es importante destacar la importancia de la educación como pilar fundamental para la formación de ciudadanos conscientes y comprometidos.

En Maracaibo, es necesario promover una educación cívica desde temprana edad, donde se enseñen valores como el respeto hacia los demás, hacia el cuidado, hacia el medio ambiente y la responsabilidad en el cumplimiento de las normas, contenidas en la Constitución, leyes, ordenanzas y decretos.

Esto puede hacerse a través de programas educativos en las escuelas, talleres comunitarios y campañas de concientización, para que, una vez cumplido este proceso, si no hay el cumplimiento voluntario se activen los mecanismos sancionatorios respectivos.

Además, es necesario fomentar la participación ciudadana como herramienta para fortalecer la cultura ciudadana en Maracaibo y el resto de los Municipios del país. Los habitantes de las ciudades deben ser participantes activos en la toma de decisiones y en la solución de los problemas que les afectan.

Es necesario promover espacios de participación ciudadana, como asambleas vecinales o comités comunitarios, donde se den debates constructivos y se generen propuestas para mejorar la calidad de vida en la ciudad.

Otro aspecto clave para la aplicación de la cultura ciudadana en los municipios, es la promoción de la convivencia pacífica y el respeto hacia la diversidad.

Maracaibo es una ciudad multicultural, con habitantes provenientes de diferentes regiones de Venezuela, de otros países y además tenemos comunidades indígenas. Es importante promover el respeto hacia las diferencias culturales, raciales y religiosas, fomentando el diálogo y la tolerancia.

Asimismo, es necesario mejorar la infraestructura urbana y los servicios básicos en Maracaibo.

El estado de deterioro de sus calles y avenidas, su deficiente transporte público y las fallas en los servicios como el agua potable, la electricidad y la recolección de basura, son factores que contribuyen a la falta de cultura ciudadana.

Cuando las personas no ven un entorno adecuado y no cuentan con los servicios necesarios, se genera una sensación de abandono y desinterés por el bienestar común.

Por lo tanto, es fundamental invertir en la mejora de la infraestructura y servicios básicos, lo cual también fomentará una mayor conciencia ciudadana.

En resumen, la aplicación de la cultura ciudadana en Maracaibo es una tarea fundamental para enfrentar los retos y desafíos que enfrenta la ciudad.

Mediante la educación, la participación ciudadana, el respeto a la diversidad y la mejora de la infraestructura y servicios básicos, se puede promover una cultura ciudadana que contribuya a la convivencia pacífica, el bienestar común y el desarrollo sostenible de Maracaibo.

Es responsabilidad de todos los habitantes y de su gobierno municipal, adoptar y promover estos valores y actitudes, con el fin de construir una ciudad más próspera y feliz para todos.

Henry Ramírez

Comment here