CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaOpinión

#OPINION Por Ricardo F. Colmeneros: El regreso de Pablo Iglesias

Los morados han sido un poco más lentos que el resto de formaciones a la hora de darse cuenta de que no habían ganado las pasadas elecciones

Canal Red, el canal de televisión de TDT fundado por Pablo Iglesias, anunciaba en redes sociales la exclusiva: Podemos se pasa al Grupo Mixto. Suponemos que algún día harán la serie de cómo se gestó la noticia. El público, y especialmente los diputados de Podemos, quedan ahora a la espera de nuevas exclusivas del canal, como podrían ser la disolución del partido o el regreso de Iglesias a la política.

Cuando pensábamos que la derecha y la izquierda no podían llegar más divididas al Día de la Constitución, va la izquierda y también se divide.

La Carta Magna, símbolo de la unidad y la concordia entre españoles, es hoy el mejor símbolo de su división. BNG, Junts, ERC, Bildu y PNV le dan directamente la espalda. También Vox, donde insisten en hablar de golpe de estado. Mientras Núñez Feijóo y Sánchez ni se saludan, ni se dan la mano, en los actos oficiales del aniversario. Habrá que empezar a pensar si lo mejor para la concordia entre españoles es dejar de celebrar estos días, en lo que más que celebrar la Constitución se pone a prueba su resistencia.

Yolanda Díaz aprovechó la jornada para decir que, a pesar de la fuga, en Podemos nadie se confundiría de adversario, casi añadiendo que por favor, o incluso, es una orden. De todos modos, el conocimiento que tiene la líder de Sumar de las futuras confusiones de la formación morada seguirá siendo el mismo a pesar de la fuga, es decir, ninguno.

El problema es que si Sumar, en concreto Marta Lois, cuando les pidió que devuelvan el escaño, no se confundió de adversario, el adversario es Podemos. A partir de ahí el asunto pasó a ser cosa de hombres, de hombres feministas, y Pablo Iglesias aplazó el lanzamiento de nuevas exclusivas para retomar el liderazgo de la formación, y atizarle a Sumar llamándolos mentirosos, suponemos que sin equivocarse de adversario.

Desde la ruptura, Podemos y Sumar no logran pasar más de 24 horas sin mandarse recaditos a través de los medios y de las redes sociales. Más o menos igual que cuando estaban juntos. De nuevo va a ser verdad aquello de que llegaron para cambiar la forma de hacer política, y ahora consiste en no hablarse. La traducción que hace Yolanda Díaz es que hay que centrarse en los problemas de la gente, en las políticas sociales, y dejar de hablar de líos internos, pero no lo consiguen.

Entre la vicepresidenta del Gobierno y Pedro Sánchez habían diseñado una estrategia para la muerte dulce de Podemos, que consistía en dar sillas a cambio de un silencio sepulcral. Y hay que reconocer que casi les sale. Los morados han sido un poco más lentos que el resto de formaciones a la hora de darse cuenta de que no habían ganado las pasadas elecciones, que es lo que te sucede cuando pierdes poder y ministerios, y que, como el Partido Popular, necesitas unas elecciones para recuperarlo.

@rfcolmenero77

Comment here