#Noticia

Opinión: ¿Qué quiere enseñarnos, DIOS ? con el Coronavirus…Por Enrique López Alfonzo

 

Hola, mi gente…¿Cómo estás? He vuelto! también podemos decir que hemos vuelto, para seguir comunicándonos por este medio y seguir compartiendo la bendita Palabra de Dios… A continuación el mensaje de hoy: 

¿Qué quiere enseñarnos, DIOS ? con el Coronavirus…

Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: «Yo soy Jehová, Dios tuyo, que te enseña para tu provecho, que te encamina por el camino que debes seguir. ISAÍAS 48:17

Si nos preguntaran este día ¿qué es para ti este tiempo de pandemia y de cuarentena?, ¿qué responderíamos?

Quizá algunos dirían que es un tiempo de aflicción, otros quizá dirían que es un tiempo de prueba, otros que es un tiempo de reflexión, etc,.

Parecido a los tiempos de Semana Santa…

Todo esto es verdad, pero, principalmente, de parte de nuestro Dios es un tiempo de aprendizaje.

Mas, ¿qué quiere enseñarnos Dios por medio de este Virus Chino?

¿Qué quiere Dios que aprendamos en este tiempo?

Será  que quiere que aprendamos a tener paciencia.

En su palabra nos muestra: Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia.                                                                                                       (Romanos 5:3)

Pero, Dios realmente ¿Qué quieres que Yo haga?

Estamos viviendo el tiempo de las redes sociales, de las comunicaciones, internet…

Ello hace que para nosotros, todo sea no solamente para ahora, sino para YA.

Esta cultura virtual o cibernética nos ha llevado como seres humanos o cristianos a querer darle órdenes a Dios, a creer que la fe es hacer que Dios haga lo que queramos cuando nosotros decimos.

Pero, La Biblia nos da cuenta que la paciencia siempre ha sido algo muy importante en la relación de Dios con el hombre: vemos cómo en el tiempo de Noé después de los 40 días del diluvio, tuvieron que esperar 150 días para que las aguas bajaran de nivel, para salir del arca.

También, vemos cómo Abraham esperó 25 años, para que la promesa de tener un hijo se hiciera realidad.

Asi mismo, vemos cómo el pueblo de Israel esperó 430 años para ser liberados de la esclavitud de Egipto.

Igualmente, vemos cómo el pueblo de Israel tuvo que pasar 40 años en el desierto para entrar a la tierra prometida.

Con todo esto nos damos cuenta que, Dios siempre le ha enseñado a su pueblo a ser pacientes, a esperar en Él, pero desgraciadamente para nosotros, la paciencia no es una aplicación que se pueda bajar por medio del móvil, la paciencia es producida cuando nuestra fe se pone a prueba.

Dios en este tiempo de pandemia, le ha puesto una pausa a nuestra vida, y tenemos que ser pacientes, tenemos que aprender a esperar y confiar que el tiempo de Dios es perfecto, que Él tiene un propósito, que Él sabe lo que está haciendo.

Que aprendamos a Adorar “A pesar de”…

Dice La Palabra de Dios:

Aunque la higuera no florezca ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo y los labrados no den mantenimiento, aunque las ovejas sean quitadas de la majada y no haya vacas en los corrales, con todo, yo me alegraré en Jehová, me gozaré en el Dios de mi salvación.                                                                                              (Habacuc 3:17-18)

Todos nosotros estamos acostumbrados a dar gracias y a adorar “Por causa de..” o por “Motivo de..”, es decir, adorar y dar gracias a causa de una bendición recibida, a dar gracias y adorar por una sanidad, por un milagro que Dios ha hecho en nuestra vida.

Pero, siempre el bendito pero, tenemos que comprender que en este tiempo de Coronavirus y cuarentena, en el cual muchos han perdido sus empleos, o han quebrado sus negocios, o han perdido un ser querido, o han perdido su libertad de salir a la calle, etc., es un tiempo en el cual el Señor quiere que adoremos, “A pesar de..”.

Así como Habacuc, aunque la higuera no florezca, aunque no haya frutos en las vides, aunque los labrados nos den el mantenimiento, así nosotros debemos adorar a pesar del Coronavirus, a pesar de la cuarentena, a pesar de la enfermedad.

Este es el tiempo de las oportunidades para que los hijos de Dios, a fin de que aprendamos a sacrificar alabanza para nuestro Dios.

Sacrifica a Dios alabanza, Y paga tus votos al Altísimo; E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.                                                                                           (Salmo 50:14)

Que aprendamos a valorar la Salvación que nuestro Dios nos ha dado.

Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.                                           (Romanos 14:8)

Verdaderamente, nuestra salvación es la bendición más grande que nuestro Dios nos ha dado, y por desgracia muchos cristianos, no la valoramos como deberíamos, pues casi siempre estamos enfocados en buscar y obtener otras bendiciones como la prosperidad, la sanidad, la restauración etc,.

Pero, en este tiempo de pandemia tenemos que reconocer la gran bendición que significa ser salvo por medio de la fe, pues este es un tiempo de incertidumbre, y no sabemos quién se contagiará…

No sabemos quién se complicará o quién morirá por este virus, pero si de algo podemos estar seguros es que si vivimos para el Señor, vivimos, y si morimos para el Señor, morimos, ¡¡aleluya!! Gloria a Dios…

Definitivamente, no podemos saber qué ocurrirá en los próximos días o en las próximas semanas en nuestro país, a causa de la política o la pandemia, pero sí podemos estar seguros de algo:

Sea que vivamos o que muramos, ¡Del Señor Somos!.

Dios te ama tanto que lo demuestra por medio de su Hijo Jesucristo; Dios está dispuesto a perdonarte de todos tus pecados; Cristo es el único camino para ser salvo:

La Biblia dice “que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo”.                                              (Romanos 10:9)

Si no tienes la seguridad de tu salvación, te invito a que recibas a Jesús hoy mismo, como tu unico y suficiente salvador personal.

Repite conmigo esta oración: sI, por favor, repite en voz alta conmigo esta oración para recibir a Cristo en tu corazón, y que tu nombre sea inscrito en el Libro de la Vida, y puedas así tener Vida Eterna por medio de Cristo Jesús: Dios mío, reconozco que soy un pecador y me arrepiento de todos mis pecados. Creo en mi corazón que Jesucristo es el Señor y que es tu Hijo amado. Reconozco que Cristo murió por mis pecados, y que Tu le resucitaste de entre los muertos. Yo abro las puertas de mi corazón y te recibo como mi Señor y mi Salvador, Amén.

Si haz hecho esta oración y lo haz creído en tu corazón; tu nombre ya ha sido inscrito en El Libro de la Vida, y hay gran gozo en el cielo.

Ahora bien, te recomiendo leer la Biblia, y pídele al Espíritu Santo de Dios que te de entendimiento, para discernir Su Palabra.

Si actualmente estás congregando en una iglesia, sigue haciéndolo; pero pídele a Dios que te muestre si debes permanecer ahí; de no ser así, Él te mostrará la iglesia en la que debes congregarte. 

Despedimos con música de Juan Luis Guerra y su más reciente tema “Gracias”

Dios te bendiga…

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: