CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaNacionales

¿OTRO “GUISO” DE EL AISSAMI? Las huellas de la corrupción en PDVSA apuntan a dos polémicas compañías de Singapur

El esquema de desfalco incluye la actividad de las firmas HC Commodities PTE Ltd y HAC Consulting PTE Ltd

A mediados de febrero de 2020 el entonces vicepresidente de economía, Tareck El Aissami, recibió la orden presidencial de ponerse al frente de un equipo cuyo objetivo era reestructurar a Petróleos de Venezuela. Una de las primeras decisiones que tomaron fue sentar al teniente coronel Antonio Pérez Suárez en la silla de mando del departamento de comercio y suministro de la petrolera. Sin duda, una entrada por la puerta grande a una industria que desconocía por completo.

Finalizando ese mes, Aryenis Torrealba y Alfredo Chirinos, ambos directivos de  operaciones de comercio y suministro, salieron esposados de la empresa, tras una revisión a los libros de contabilidad. Tres años después, le tocó el turno a Pérez Suárez, quien fue exhibido en uniforme anaranjado junto a otros detenidos –Hugbel Roa y Joselit Ramírez, entre ellos- en esto que se ha denominado la trama Pdvsa-cripto.

La ONG Control Ciudadano estima que al menos 42% de las instituciones gubernamentales venezolanas están en manos de militares, de modo que podría decirse que el nombramiento de Pérez Suárez era parte del paisaje habitual.

Egresado de la Academia Militar en 1999 –la primera promoción de la revolución-, Pérez Suárez esperó con paciencia su arribo a la administración pública. Al asumir la presidencia en 2013, Nicolás Maduro quiso tenerlo cerca: en julio de ese año lo designó director de la Fundación de Atención al Pueblo Soberano, un ente adscrito a la Presidencia de la República.

Y a partir de ahí, no paró de acumular cargos… Tantos que en algún momento tuvo cuatro en simultáneo. Pérez Suárez recibió 18 nombramientos en 14 puestos de la administración pública. Entre otros, fue presidente de Venirauto, de Venezuela Productiva, de la Corporación de Comercio y Suministro Socialista, de la Corporación Socialista del Sector Automotor y de la Corporación Socialista de Cemento.

Fue también viceministro de Industrias Intermedias y Ligeras. A finales del año 2019, su nombre apareció vinculado al de Robert Krick Guerra García, quien era el jefe del Cuartel General de la División de Contrainteligencia Militar: ambos habrían estado desviando al mercado negro electrodomésticos del programa “Mi casa bien equipada”.

Esa mancha en su historial no fue un obstáculo para la “Comisión Presidencial para la Defensa, Reestructuración y Reorganización de la Industria Petrolera Alí Rodríguez Araque” que en 2020 le otorgó la responsabilidad de las ventas, exportaciones y contratos de Pdvsa.

Hasta que el 21 de marzo de 2023 explotó la bomba: ese día la agencia Reuters reveló que en la contabilidad de Pdvsa había al menos 21 mil millones de dólares en cuentas por cobrar, un enorme hueco dejado durante los últimos tres años por la comercialización de crudo a través de intermediarios que entraron al negocio como una alternativa para esquivar las sanciones que pesan sobre la estatal petrolera.

El despacho de Reuters asegura que Tareck El Aissami ofreció colaborar con la investigación tras presentar su renuncia a Nicolás Maduro. Y en ese proceso, cayó Pérez Suárez.

El fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, se dirige a los medios de comunicación sobre la ampliación de la investigación anticorrupción que ha dejado varios detenidos, entre ellos funcionarios del gobierno y ejecutivos de la estatal PDVSA, en Caracas, Venezuela 5 de abril 2023. REUTERS/Gaby Oraa

El dinero de Pdvsa, hasta donde se sabe, no aparece.

¿Cómo pudo cometerse este gigantesco desfalco? Pérez Suárez aparece como hombre clave del engranaje. Hasta el fiscal Tarek William Saab lo ha señalado como “jefe principal de la estructura de corrupción”.

Compradores internacionales y agentes locales formaron parte del esquema liderado por el militar y a través de ellos se cerraron las ventas de crudo a los compradores finales en el mercado global.

Y aquí entran en escena las firmas HC Commodities PTE Ltd y HAC Consulting PTE Ltd, dirigidas por Ben Waters.  Ambas empresas fueron registradas en Singapur. HAC Consulting con fecha de octubre de 2020 y HC Commodities en junio de 2022. Y las dos tienen sede en la misma dirección: Guthrie House 1 Fifth Avenue, #0205.

Benjamin Waters –o Ben Waters- es un ciudadano inglés que figura como director de HAC Consulting y que es conocido en el entrono íntimo de Pdvsa por ser quizás el principal intermediario en el esquema que ha desfalcado a la estatal venezolana.

De hecho, en casi la totalidad de las operaciones urdidas por Pérez Suárez y United Ptroleo Corp utilizaron como comprador y negociador a la empresa dirigida por Waters, que a su vez se vale de bufetes internacionales para legitimar los fondos manejados en el sistema financiero, como Oon & Bazul LLP, también asentado en Singapur.

Fuente Infobae

Comment here