Opinión

Posiciones del cuerpo venezolano frente a la crisis Opinión por Sociólogo Ender Arenas Barrios

De manera rápida paso a describirles las posturas corporales del venezolano frente a la situación actual. Esas posturas que de una u otra forma nos indican como asumen los venezolanos el actual estado de cosas que provoca el régimen de Maduro. Así tenemos:

El venezolano que está sentado: Es el venezolano que ha empezado a sentirse decepcionado del régimen al que apoyó inicialmente, aun cuando todavía, en honor de la verdad, no logra desprenderse de algunos principios que lo impulsaron a apoyar a Chávez, por eso es que su postura corporal es muy particular: Su trasero ejerce una presión sobre la silla lo que parece despertar una sensación de durabilidad de sus creencias, pero no se equivoquen, pues aún cuando ejerce esta presión, su trasero va paulatinamente del fondo con el tronco pegado al espaldar de la silla al centro, lo cual, empieza a brindar una sensación de inestabilidad y provisionalidad de sus creencias que han dejado de ser blindadas hasta llegar a desplazarse y sentarse en un extremo y ya da la apariencia de querer salir corriendo.

Perder a este venezolano al régimen le preocupa mucho, pues era parte de su base social de apoyo y todo parece indicar que lo esta perdiendo sino lo ha perdido ya.

El venezolano yacente o tendido. Este venezolano está casi perdido, pues parece haber depuesto sus armas, es el indiferente, el que piensa que todos los políticos son iguales, que no vale la pena luchar, pues el se conforma con su pequeña prebenda. Ha sido fácil dominar. Es aquel que inicialmente decía “No vale, eso no nos pasará a nosotros”

 La oposición debe luchar para que este venezolano vuelva a erigirse sobre sus dos piernas. De fallar en esa tarea, este venezolano probablemente, desde el punto de vista social, parecerá un hombre muerto, ya saben son aquellos que no respiran ni se mueven y que producen una sensación terrible.

Finalmente tenemos al venezolano que esta de pie y que da una sensación de autonomía total. Es el tipo que le dice al dirigente comunal en una reciente protesta por el gas doméstico que se deje de “pendejada” que nadie esta rodilla en tierra pues lo que ellos tienen es hambre y por eso están protestando. Y es que todavía los hay y ha empezado a ser mayoría, pues se ha desprendido de casi todo tipo de tutelas y ha empezado a tomar sus propias decisiones y su movimiento ya empieza a separarse de las estructuras partidarias que suelen convocarlos para ser movilizadas. Y esto pudiera ser peligroso, pues por el hecho de estar de pie y aparentar autonomía también pueden volver a ser seducidas por los mesías que nunca faltan.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: