#Noticia

Ronda Dominical: ¿Oposición obstructiva?, Por José Angel Borrego


Algunos amigos (3 para ser exactos) difieren de nuestra percepción de que la oposición es también responsable del decaimiento productivo del país. Tuvimos ocasión de conversarlo, saboreando un café en “Arrecife” y pese a las reticencias primarias presumo que aceptan la realidad de que la oposición es necesaria, tanto como poderes públicos, independientes y autónomos, pero igual debe contener utilidad para la Nación como se espera de todos los componentes del Estado, y la oposición, aunque no taxativa su competencia, debería resultar obvio que si pretende reemplazar a un mal gobierno, la carga de la prueba le corresponde. En consecuencia, la mejor demostración de que podemos ser mejores es ofreciendo pautas auditables de propuestas para gobernar, y como ejercicio previo, nada más sano que consensuar con ese gobierno, en función de ese país, cuestiones despojadas de atinencias con políticas electorales.
Algunos políticos que se sobreestiman creen que si aportan ideas al gobierno para resolver problemas lo ayudan a presentar mejores cuentas y por ende a reelegirse. No es tan así. Eso podría suceder si el opositor es poco diestro e ignora cómo aprovechar las ventajas de convidar al gobierno a trabajar por el país. Podrá extraer ventajas políticas porque algo que ha infra-estimado el dirigente desde todos los tiempos es que el país es más inteligente que todos los políticos juntos y la mejor demostración en épocas democráticas fue el “voto castigo” que se impuso por encima de campañas altamente onerosas, pero claro, con rectorías electorales menos imputables penalmente que el CNE que rige como árbitro absolutamente delictual desde hace 20 años.
La oposición no es para entrabar sino para demostrar al país que se pueden hacer las cosas mejor que como las hace quien gobierna. Para ello es necesario informar a ese país sobre propuestas de mayor conveniencia que las que ejecuta el gobierno. Pero como no hay medios impresos, el mejor para estas lides pese a opinión en contrario de quienes piensan que las redes lo hacen con mayor efectividad (lo cual no es cierto), ni tampoco se dispone de acceso a medios audiovisuales, deben emparejarse las posiciones de alguna manera, como por ejemplo, acordar con el gobierno la salvación al país, no a nivel de titulares, sino con hechos. Porque mientras más tiempo pase el gobierno en funciones, aunque se le tilde de usurpador, más se acostumbra la gente a que ese es el gobierno y no otro.
Podrá alegarse que Maduro no aceptará que la oposición le fije ductorías gubernamentales. Es posible que así sea. ¿Pero, se ha intentado? No. ¿Maduro lo ha solicitado? Sí. Debe tomársele la palabra. (Se precisa una mínima inversión en factores comunicacionales, pero plagiando a Enrique de Borbón: “Venezuela bien vale una misa”.)
Ya el gobierno de Estados Unidos aceptó, e igual sus aliados, que la elección presidencial será el 2024. Eso obliga a afinar detalles para no reeditar el 2018 cuando Maduro agarró a la MUD con los calzones abajo. Por ello la propuesta de Andrés Velásquez (caída en oídos sordos) de realizar primarias inmediatas, se hace muy pertinente. Los Guanipa suscriben la idea y lanzaron el reto a los demás partidos del G4 pero hasta ahora nadie responde. Hay temor en todos a perder esa apuesta y verse “obligados” a lanzar su propio candidato aun debilitando la votación.

¿Qué hacer?
Se ha hablado de diversas propuestas para relanzar al turismo. El gobierno hasta ahora demuestra que no sabe cómo lograr este objetivo. Ha juramentado Consejos Consultivos de nueve motores unas nueve veces, pero los pistones están oxidados y ninguno de los motores arranca. De allí que sugiramos que la oposición asuma el turismo como bastión de lucha, no en su provecho, sino por el país.
Existen propuestas interesantes que necesitan contar con el apoyo militante de Maduro. Son iniciativas que favorecen a su gestión, pero por encima de todo importan al país y serán izadas por gente de oposición sin alardes proselitistas porque aquí nos conocemos todos y el elector sabrá diferenciar entre el gobierno y el opositor positivo. El objetivo no es lucrarse políticamente. El propósito es activar al país que permanece estático desde hace nueve años. La intención es resetear el aparato económico, ponerlo en marcha y establecer marcos que lo protejan de la corrosión política de gobierno y oposición. Un pacto de caballeros para apoyar la recuperación de la economía a través del turismo. Hablamos de inversiones millonarias en dólares no aportados por el Estado y aun así, las obras quedan a favor del Estado sin reembolsos de dinero. ¿Más papaya?

Primer paso.
Es lo que vemos difícil, pero en días pasados recordamos que Anwar el-Sadat, presidente egipcio en plena efervescencia del conflicto del Medio Oriente, tuvo paraparas para presentarse en Tel Aviv, solo con su coraje y así abrir trochas de paz a la guerra que aún persiste. Eso le costó la vida, cierto, pero Venezuela no es (aún) el candelero que vive aquella región del planeta.
Supongamos a un Líder Opositor en las puertas de Miraflores,* sin previo aviso con solo la confirmación de que Maduro está en palacio. ¿Lo recibirá? ¡Claro que sí! En política los gestos son muy valiosos y Maduro sabe que rechazar esa ocasión puede resultarle costosa en aliados. En los pocos que aún sostienen su base electoral, porque el país está hasta las metras de conflictos y desea paz. El Opositor estaría en el campo del adversario flameando una bandera blanca. Lo que suceda a partir de ese momento será conveniente para el país. Tal vez se calcen un par de guantes para la calistenia, pero no será tiempo perdido. Algo beneficioso se logrará para los venezolanos aunque una vez finalizada la reunión cada uno llame a los reporteros para insultar al otro.
Por encima de las candilejas, Maduro y El Opositor son caballeros…o eso espera el país de ellos. Aparte de los temas productivos, habrá un acuerdo mínimo para respetarse mutuamente. Un cafecito cordial como paréntesis a una guerra de acusaciones nada amistosa. ¿Cómo creen Maduro y El Opositor que el país calificaría esta cita? Solo los talibanes de utilería que abonan las hostilidades harán teatro para descalificar el encuentro. 80% (como mínimo) de los venezolanos aplaudiremos el gesto de dos de sus más relevantes figuras políticas.
Esa es una propuesta. Hay otras igual de interesantes.
(José Angel Borrego, 0414-8187722)

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: