#NoticiaInternacionalesSucesos

Se hizo justicia: Expolicía Derek Chauvín declarado culpable por asesinato de George Floyd

El jurado alcanzó un veredicto en el segundo día de deliberaciones -unas 11 horas- y tras haber escuchado por dos semanas los testimonios de médicos, policías y transeúntes que vieron los últimos momentos de vida del afroestadounidense.

El expolicía Derek Chauvin fue declarado este martes culpable de los tres cargos de homicidio y asesinato por la muerte de George Floyd.

 El afroestadounidense, de 46 años, falleció mientras el agente le presionó el cuello —durante más de nueve minutos— con la rodilla.

Chauvin —quien llevaba 19 años como policía y fue expulsado tras este suceso— afrontaba cargos de asesinato en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio involuntario en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad.

Según los lineamientos para la imposición de sentencias en Minnesota, existen reducciones de condena para aquellas personas sin antecedentes criminales. Es el caso de Chauvin. Para los cargos de asesinato podría recibir una sentencia de hasta 12.5 años de prisión por cada uno. Por el de homicidio culposo o involuntario, podrían darle hasta cuatro años más de cárcel.

La sentencia será dada a conocer por el juez Peter Cahill en ocho semanas.

Tras conocerse el veredicto, el fiscal general de Minnesota, Keith Ellison, sentó postura sobre el resultado de la acusación impulsada por su equipo, que lo escoltó. “Él era una persona. Su vida era importante”, dijo Jerry Blackwell, el fiscal que dio las palabras finales el lunes en la sala de la corte. Matthew Frank, otro de los miembros del equipo acusador, agregó, con la voz entrecortada: “Esto lo hicimos por ti, George Floyd, y también por su familia”.

an image

Dos de los testigos de la Fiscalía abrazados luego de que se conociera el veredicto este martes: Genevieve Hansen y Charles McMillan. El segundo fue quien recomendó a Floyd que no se resistiera al arresto cuando el 25 de mayo de 2020 la policía intentaba meterlo a la fuerza en una patrulla y él gritaba que sufría de claustrofobia. McMillan lloró de impotencia durante el juicio y recordó el momento en que le dijo a Chauvin que no estaba de acuerdo con la forma como habían agredido a Floyd hasta llevarlo a la muerte.

El incidente donde murió Floyd ocurrió en mayo del año pasado en Minnesota, pero su repercusión se extendió durante meses en todo Estados Unidos, con manifestaciones en contra del racismo y la brutalidad policial.

El jurado alcanzó su veredicto por unanimidad en su segundo día de deliberaciones —unas 11 horas después— y tras haber escuchado por dos semanas los testimonios de expertos médicos y policiales, así como los de transeúntes que vieron los últimos momentos de vida de Floyd, mientras Chauvin le presionaba el cuello con la rodilla aunque él le suplicaba que le dejara respirar.

La decisión la tomó un jurado formado por seis personas blancas, cuatro de ellas negras y dos más que se identificaron en su momento como mestizas o de más de una raza. La decisión se conoció mientras fuera del centro judicial de Minneapolis decenas de personas aguardaban el veredicto. Aunque la tensión no ha escalado, el gobernador Tim Walz pidió ayuda los estados vecinos refuerzos para los cerca de 3,000 miembros de la Guardia Nacional apostados allí.

El año pasado, la muerte de Floyd generó intensas manifestaciones que se expandieron a decenas de ciudades en Estados Unidos, algunas de las cuales se tornaron violentas en algunos momentos.

La recta final de este juicio llega en un contexto de creciente tensión en el país tras la muerte de otro afroestadounidense, Daunte Wright, a manos de una policía en Minesota y la del hispano Adam Toledo, de 13 años, en Chicago, ocurridas ambas en las últimas semanas.

Tras el veredicto, el presidente Joe Biden dio un mensaje en el que aseguró que la decisión de este martes puede ser un “paso gigantesco” hacia la justicia en Estados Unidos, porque “nadie debe estar por encima de la ley”.

“Pero es insuficiente, no podemos parar aquí, debemos reducir la probabilidad de que tragedias como estas vuelvan a ocurrir (…) ‘No puedo respirar’ fueron las últimas palabras de George Floyd, no podemos dejar que esas palabras mueran con él”, concluyó.

“El veredicto de culpabilidad no devuelve a George Floyd a su familia, pero a través del dolor la familia siente un propósito”, agregó Biden.

Horas antes, había dicho que esperaba que el veredicto del juicio fuera el “correcto”.

En sus palabras a la prensa en el Despacho Oval, Biden hizo las declaraciones más claras que había hecho hasta ahora sobre el proceso contra Chauvin y aseguró que había esperado a pronunciarse hasta que el jurado estuviera “aislado” y deliberando sobre el caso.

“Estoy rezando para que el veredicto sea el correcto. En mi opinión, es abrumador”, dijo el presidente, sin aclarar si se refería a las pruebas contra Chauvin o al caso en sí.

Dos semanas de difíciles testimonios

Las pasadas dos semanas fueron de testimonios emotivos y por momentos perturbadores.

Un paramédico que atendió a Floyd ese 25 de mayo recordó cómo al llegar pensó que Floyd “estaba muerto” pues no sintió el pulso “que una persona viva debería tener”.

Charles McMillian, uno de los testigos de la Fiscalía, relató también que se sintió “de manos atadas” mientras veía el mortal arresto. McMillian escuchó cuando Floyd gritaba que era “claustrofófico” y que no era “un mal chico”, por lo que le recomendó que no se resistiera: “Obedéceles, móntate en el carro porque no puedes ganarles”.

Y, en los argumentos de cierre este lunes, la Fiscalía mostró nuevamente los últimos momentos de Floyd. Steve Schleicher, abogado de la Fiscalía, insistió en que Floyd “era un humano” siendo “agredido” por un policía a pesar de que obedeció las órdenes que se le dieron.

El emotivo momento que vivió la familia de George Floyd al conocer el veredicto del juicio a Derek Chauvin

“Lo que George Floyd necesitaba era oxígeno, respirar, porque eso es lo que necesita cualquier persona, cualquier humano”, dijo el fiscal. “George Floyd rogó hasta que ya no pudo hablar más, pero el acusado continuó con su agresión. Y cuando Floyd no pudo hablar más y no tenía pulso, el acusado siguió con su agresión“.

La defensa del expolicía Chauvin, por su parte, centró parte de sus alegatos en tratar de sustentar lo que considera son discrepancias en la manera en la que la Fiscalía abordó el caso, como por ejemplo si Chauvin ocasionó la muerte de Floyd y lo relacionado a las políticas permitidas por el Departamento de Policía de Minneapolis.

Eric Nelson puso sobre la mesa la información inicial que recibió Chauvin y que le sirvió para tomar decisiones sobre cómo responder al caso. Dijo que el exagente debió escoger cómo responder a la situación, sabiendo que el sospechoso era corpulento, que según él lucía ebrio o drogado, y sabía que otros dos agentes tenían dificultad para neutralizar físicamente a Floyd.

“El análisis correcto es tomar los 9 minutos y 29 segundos y colocarlos en contexto“, dijo Nelson, que también se apoyó en numerosos fragmentos de video para presentar atenuantes a favor de su cliente.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: