#NoticiaInternacionales

Sigue la opinión pública presionando: Renuncia senador de Arizona acusado de abuso de menores

El martes, un senador de Arizona acusado de abusar de un niño renunció.

El senador estatal demócrata Otoniel “Tony” Navarrete presentó su renuncia, con efecto inmediato, dijeron la presidenta del Senado de Arizona, la republicana Karen Fann, y la líder demócrata Rebecca Rios.

“Esto era lo correcto teniendo en cuenta las graves acusaciones”, dijeron Fann y Rios en una declaración conjunta.

Los senadores dijeron que estaban notificando al gobernador de Arizona Doug Ducey y a la secretaria de Estado Katie Hobbs y que buscarían un reemplazo para Navarrete. La Junta de Supervisores del Condado de Maricopa seleccionará tres candidatos del partido demócrata que viven en el distrito de Navarrete, y los líderes del Senado elegirán entre ellos, según los medios de comunicación locales.

Debido a la renuncia, el presidente de ética del Senado de Arizona, Sine Kerr, dijo que una queja de ética contra Navarrete fue desestimada por ser irrelevante.

Navarrete, de 35 años, fue detenido la semana pasada y fichado por cuatro cargos, entre ellos el de abuso sexual de un niño y conducta sexual con un menor, según los registros de la cárcel.

Navarrete, que patrocinó un proyecto de ley que pedía clases de educación sexual para niños pequeños, dijo en una declaración a los medios de comunicación que negaba las acusaciones.

“Niego rotundamente todas las acusaciones que se han hecho y exploraré todas las alternativas para demostrar mi inocencia. Al hacerlo, centraré la mayor parte de mi tiempo y energía en mi defensa”, dijo.

En una llamada telefónica grabada en secreto, una de las víctimas preguntó a Navarrete si se arrepentía de haberlo tocado, según los documentos judiciales.

Navarrete “respondió diciendo que por supuesto que me arrepiento de las malas acciones que hice. Desearía completamente que todo fuera diferente”, dice una declaración jurada de causa probable.

Navarette le dijo entonces a la víctima que él “no estaba bien” y “Otoniel le dijo a la víctima que nada de lo que había hecho era culpa suya [de la víctima]. Otoniel dijo que estaba arrepentido”.

Tanto demócratas como republicanos habían pedido la renuncia de Navarrete tras conocerse las acusaciones.

Navarrete fue puesto en libertad el fin de semana con una fianza de 50,000 dólares.

Con información de Allan Stein. Fuente: The Epoch Times en español

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: