#NoticiaNacionales

TENDENCIA : La ola #MeToo rompe en Venezuela a medida que salen a la luz casos de acoso y abuso sexual

Una avalancha de denuncias en las redes sociales contra figuras prominentes ha generado un movimiento para poner fin a la impunidad de los agresores. El poeta Willy McKey admitió haber sido violado y se suicidó

“Todas las mujeres tienen algo que contar”, escribió la semana pasada en Twitter la poeta venezolana Yolanda Pantin. Fue la culminación de una dolorosa avalancha de denuncias en línea por parte de víctimas de violación, abuso y acoso sexual en los últimos días que sirvió para levantar la tapa de una crisis que ya no cabe debajo de la alfombra donde otros problemas apremiantes se acumulan en un país asfixiado bajo el autoritarismo del presidente Nicolás Maduro, entre los que destacan la pobreza y la inseguridad.

Cuatro años después del inicio del movimiento #MeToo que derrocó al poderoso ejecutivo de Hollywood Harvey Weinstein y provocó una avalancha de revelaciones en todo el mundo, la marea del feminismo se ha roto en las costas de un país que cultiva cuidadosamente el sexismo bajo la supuesta premisa de defender el madre como cabeza de familia. Músicos, actores, directores de teatro, escritores, políticos y periodistas han sido acusados ​​durante la última semana de cometer abusos sexuales y otros actos violentos. El movimiento surgió de una herida abierta basada en cientos de testimonios y ha resultado en la cancelación de muchos de los nombrados, casi todos destituidos de sus puestos de trabajo, y en el suicidio de uno de los acusados, el escritor Willy McKey.

El efecto dominó comenzó con el ex vocalista de la banda de rock Los Colores, Alejandro Sojo. Al menos seis mujeres se han presentado y denunciaron que Sojo las obligó a tener relaciones sexuales con él cuando eran menores de edad, de 14, 15, 16 y 17 años. Las declaraciones se han recopilado a través de la cuenta de Instagram @alejandrosojoestupro, que hace referencia a término antiguo, estupro, utilizado para describir el estupro de menores presuntamente bajo consentimiento pero sin embargo manchado por el hecho de que el agresor es siempre una persona mayor, con superioridad cognitiva y herramientas con las que ejercen poder sobre sus víctimas.

Algo bueno que surge de todo lo que ha sucedido es que está generando una reacción colectiva, porque no se puede permitir que estas cosas sigan sucediendo.

MAGDYMAR LEÓN, ASOCIACIÓN VENEZOLANA POR UNA EDUCACIÓN SEXUAL ALTERNATIVA

Una insistencia abusiva en tener relaciones sexuales, arreglarse, el envío de fotografías de genitales no solicitadas, la violación de menores que se encontraban bajo los efectos del alcohol, la manipulación desde posiciones de poder y una cadena de víctimas detrás de cada abusador es una constante entre las cuentas que han inundado Twitter. Tony Maestracci de la banda Tomates Fritos fue acusado por una joven que lo conoció en Cusica Fest, evento que aglutina a la mayor parte de la escena del rock venezolano, en 2019. A través de algunos amigos, pudo acceder a la fiesta posterior. en el festival, donde consumió alcohol. Maestracci sugirió que se fueran a otro lugar. “Estaba muy borracho, realmente no sabía lo que estaba haciendo, pero recuerdo claramente lo que pasó. Me llevó a su habitación y luego me desperté desnuda, teniendo flashbacks de él desnudo encima de mí ”, escribió a través de una cuenta llamada @chellesoy.

Las acusaciones trascienden el mundo de la música. En un video publicado en Instagram, Andrea González acusó a Juan Carlos Ogando, uno de los miembros fundadores de Skena, un conocido grupo de teatro juvenil que tenía su sede en una escuela de Caracas. La conducta inapropiada, los manoseos y los comentarios de carácter sexual fueron confirmados como patrón por otras víctimas, todas ellas menores de edad, con Ogando acercándose a su 50 cumpleaños. La identidad anónima “Pía” hizo la acusación que tiene más resonancia de todas. Cuando tenía 16 años e intentaba iniciarse en la escritura y el teatro, el autor y poeta Willy McKey inició una relación con ella, con el pretexto de intentar crear una especie de “mentoría” intelectual que terminó con McKey, 20 años. su mayor, tener relaciones sexuales con el menor.

McKey admitió la relación, confesó haber cometido un estupro y pidió perdón a sus víctimas en tres mensajes publicados en su cuenta de Instagram, las únicas tres publicaciones que quedan después de que decidió eliminar todo el contenido anterior. Otras mujeres se acercaron y dijeron que habían sufrido abuso sexual por parte de McKey, quien pedía fotos con el pretexto de prometer acceso a los círculos profesionales en los que se movía. Veinticuatro horas después de su confesión en línea, McKey saltó desde el noveno piso del edificio en Buenos Aires donde había vivido durante varios años con su pareja.

Te creo movimiento

“El único recurso que tenemos las venezolanas somos nosotras mismas y las redes sociales”, dice la comediante Paula Díaz a través de una videollamada con la cantante Laura Guevara. Ambos artistas emigraron a México. Hace varios años ya partir de ahí, junto a otros amigos de los mismos círculos, formaron el movimiento Yo Te Creo Venezuela luego de que surgieran las primeras denuncias. La red ha estado navegando por las turbulentas aguas de los últimos días con la intención de actuar como una red de apoyo para que las mujeres que se han presentado no tengan que enfrentar la tensión emocional, física y en ocasiones financiera que puede ocasionar sobrevivir al abuso sexual. Díaz y Guevara, quienes han sido víctimas dentro de las industrias dominadas por hombres en las que trabajan, cuentan entre sus colegas a varias de las personas que han sido acusadas en esta ola de revelaciones del #MeToo.

Díaz y Guevara dicen que han visto el avance de la lucha feminista en México con cierto sentido de frustración. “Estos problemas en Venezuela siempre han sido ahogados por otras emergencias. Hay un anhelo de que todos tengamos que dejar de normalizar tanto abuso encubierto ”, dice Guevara. “Hemos decidido hablar sobre nuestro propio dolor y convertirnos en receptores de estas mujeres porque sentimos la responsabilidad de llevar su mensaje”.

La lucha, admiten, es a largo plazo y viene con su propio conjunto de desafíos únicos en Venezuela. “El desequilibrio de poder es un gran problema cultural que ha sido alimentado y nutrido tanto por hombres como por mujeres”, dice Guevara. “Este no es un movimiento de mujeres contra hombres. Todos tenemos que asumir la responsabilidad de cómo nos hemos comportado unos con otros y cómo hemos actuado cuando hemos estado en posiciones de poder. Se trata del país y la dinámica del abuso que se repite en todos los niveles ”.

Masculinidad e impunidad

Díaz y Guevara crearon una cuenta de correo electrónico y un formulario para denunciar abusos. Ahora está lleno de mensajes, en la medida en que buscan formar un grupo de voluntariado con psicólogos, abogados y especialistas en género para revisar los casos e iniciar procedimientos legales cuando sea posible. La búsqueda de justicia para evitar la impunidad en delitos como estos, punibles con penas privativas de libertad, es otro punto débil de la lucha en Venezuela, donde una laberíntica crisis política e institucional trabaja en beneficio de los perpetradores. “La explosión de las redes sociales es evidencia de que el estado es incapaz de dar una respuesta”, dice Guevara.

A finales de abril, el fiscal Tarek William Saab se convirtió en trending topic en Twitter, una plataforma de redes sociales que se ha convertido en un jurado digital bullicioso y desatendido, después de decir que lanzaría una “cruzada por las mujeres” con la apertura de investigaciones sobre algunos de los músicos acusados ​​de abuso, así como un comediante, un escritor y dos periodistas. Algunos observadores han sugerido que la medida es un intento de persecución política y no una respuesta institucional genuina a la violencia de género.

Nueve de cada 10 casos de violencia contra las mujeres en Venezuela no llegan a los tribunales. Desde 2015 no se han publicado estadísticas oficiales y el número de feminicidios va en aumento. En 2019, 167 mujeres fueron asesinadas en Venezuela; en 2020 el número subió a 256, uno cada 36 horas, según el grupo sin fines de lucro Monitor Utopix. Venezuela incumplió los mandatos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de Linda Loaiza, quien sobrevivió a un secuestro, violación y tortura solo para ser revictimizada por el poder judicial venezolano antes de finalmente lograr justicia en el tribunal regional en el primer caso. de este tipo para ser escuchado bajo los auspicios del árbitro legal de derechos humanos de la Organización de los Estados Americanos.

En opinión de la psicóloga social y criminóloga Magaly Huggins, quien lleva 40 años defendiendo el feminismo, lo que sucedió la semana pasada en Venezuela es un hito de enorme importancia. “Hay que darle importancia y presionar para que se haga justicia. No podemos aceptar la impunidad ”, dice.No hay instituciones que garanticen la seguridad y la justicia, ni ninguna que sensibilice a la población. En cambio, hay una sociedad que nos culpa.

PAULA DÍAZ, COMEDIANTE Y VÍCTIMA DE ABUSO SEXUAL

“Algo bueno que ha salido de todo lo que ha sucedido es que está generando un contragolpe colectivo, porque no se puede permitir que estas cosas sigan sucediendo”, dice Magdymar León de la Asociación Venezolana de Educación Sexual Alternativa.

Hackear el sistema de masculinidad dominante es un desafío que queda por delante y es algo que Huggins y los fundadores de Yo Te Creo creen que es fundamental para impulsar la igualdad. “Los hombres que quieran ser parte del cambio deben mirar hacia atrás en su historia afectiva, cómo se comunican con sus hermanas, con sus parejas, con otros hombres y en las redes sociales”, dice Guevara. “Los hombres deben tener la oportunidad de elegir otros roles. Y todo comienza con la cantidad de información que se les viene a la cabeza cuando son niños, cuando les preguntan ‘¿cuántas novias tienes?’ ”.

En 2018, Paula Díaz fue atacada en un estacionamiento por un hombre que intentó estrangularla. Cuando lo denunció, la policía se encontró con preguntas como: “¿Fue porque salías con el marido de otra mujer?” Fue presionada para que se retractara de su declaración y no recibió ningún apoyo en su círculo profesional. “No hay instituciones que garanticen la seguridad y la justicia, y ninguna que sensibilice a la población. En cambio, hay una sociedad que nos culpa, nos revictimiza y nos silencia ”, dice Díaz. Dos meses después del ataque decidió salir de Venezuela y buscar un ambiente laboral seguro entre las mujeres.

En 2019, Laura Guevara viajó a Venezuela para pasar las vacaciones navideñas con su familia. En una noche de fiesta con sus amigas de la escuela, en una burbuja social de clase media, todas dijeron haber sido víctimas de abuso sexual. “Escuché todas estas historias: ‘Mi abuelo solía masturbarse conmigo’, ‘Mi tío solía tocarme’, ‘Mi prima me violó’. Todos hemos vivido esta mierda porque es una práctica sistémica y es imposible que nadie hablara de eso ”.

Versión en inglés de Rob Train.

Fuente: ElPaisdeEspaña

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: