#NoticiaInternacionales

Tensión: Biden advierte por teléfono a Putin que «EEUU le impondrá un coste severo a Rusia» y el Kremlin habla de «histeria»

Ambos presidentes dialogaron durante una hora sin que se alcanzaran acuerdos sobre la situación de Ucrania

Horas después de que Washington y sus aliados advirtieran de que las fuerzas rusas podrían invadir Ucrania en cualquier momento, el presidente estadounidense Joe Biden y el ruso Vladimir Putin hablaron por teléfono durante una hora. Según una nota de La Casa Blanca, el presidente Biden fue claro en que, «si Rusia emprende una nueva invasión de Ucrania, Estados Unidos, junto con nuestros aliados y socios, responderá de manera decisiva e impondrá un coste severo a Rusia«.

Biden reiteró que una nueva invasión rusa de Ucrania «produciría un sufrimiento humano generalizado y perjudicaría la posición de Rusia». El líder norteamericano fue claro en que si bien Estados Unidos permanece preparado para participar en la diplomacia, «estamos igualmente listos para otros escenarios». La conversación se produjo poco después de que Rusia denunciase que un submarino de EEUU violó sus aguas territoriales en el Lejano Oriente.

Durante la llamada Putin dijo a Biden que Rusia actuará para garantizar su seguridad del mismo modo que actuaría EEUU. Además, señaló que esperaba resultados concretos de acuerdo con las preocupaciones de seguridad expuestas hace semanas. El Kremlin ha comunicado que casi ha terminado de revisar las contrapropuestas enviadas por EEUU y añadió que anunciará pronto su respuesta. Durante su charla, Putin le dijo a Biden que los planteamientos enviados por EEUU no toman en cuenta las preocupaciones clave de Rusia.

El asesor del Kremlin, Yuri Ushakov, lamentó que la llamada telefónica tuvo lugar en un contexto de «histeria» en Occidente sobre una inminente invasión rusa, cosa que dijo que es absurda. También confirmó que Biden en la llamada telefónica advirtió a Putin sobre posibles sanciones importantes, pero sugirió que no puso especial énfasis en ello.

El de Biden y Putin no fue el único contacto entre los dos países. El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, compartió una llamada de 35 minutos el sábado con su homólogo ruso, Sergei Lavrov. Blinken enfatizó que el camino para una solución negociada sigue abierto a pesar de la acumulación de tropas de Moscú, según un funcionario del Departamento de Estado.

SIN SIGNOS DE OFENSIVA

El presidente ruso, y su homólogo francés, Emmanuel Macron, también discutieron la crisis de Ucrania en una llamada telefónica que duró una hora y 40 minutos. Según dijo un funcionario de la presidencia francesa, «por lo que Putin ha dicho a Macron no tenemos indicios de lo que Putin prepare una ofensiva«.

De acuerdo con el Kremlin, el líder ruso enfatizó en su charla con Macron «la falta de voluntad de los principales países occidentales para presionar a las autoridades de Kiev para que cumplan los acuerdos de Minsk. Putin ve que esta falta de implicación se manifestó en la infructuosa ronda de consultas de los asesores políticos de los líderes del formato de Normandía celebrada el 10 de febrero en Berlín».

La llamada con Macron se produjo días después de que los dos líderes se reunieran en Moscú durante más de cinco horas de conversaciones que no dieron fruto alguno y dejaron un halo de desconfianza. Macron encontró un Putin diferente del que había conocido en su residencia de verano en la Riviera francesa hace tres años. El líder ruso pasó aquella reunión recitando agravios que se remontan al final de la Guerra Fría. Putin denuncia que Occidente ha roto sus compromisos con Rusia desde 1997 con la ampliación de la OTAN para incluir a naciones del antiguo bloque soviético.

INCIDENTE SUBMARINO

Un buque de la armada rusa ahuyentó a un submarino estadounidense en aguas rusas en el Pacífico después de que el submarino ignorara una orden rusa de salir a la superficie, según el relato del Ministerio de Defensa ruso, que convocó al agregado militar de EEUU después de este incidente.

El submarino fue visto cerca de las islas Kuriles la madrugada del sábado mientras Rusia realizaba ejercicios navales con su Flota del Pacífico y se le ordenó salir a la superficie de inmediato. Parece que la orden fue ignorada por la tripulación del submarino estadounidense, lo que llevó a la tripulación de la fragata mariscal Shaposhnikov de Rusia a utilizar «medios correspondientes» no especificados para hacer que el barco se marchase.

El ministro de Defensa de Rusia también habló por teléfono con su homólogo estadounidense el sábado cuando, horas después de que Estados Unidos y otras naciones occidentales advirtieran de que la guerra en Ucrania podría estallar en cualquier momento.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: