CaigaQuienCaiga.net

#Noticia

Trump vs. Biden: Repercusiones en la política venezolana Por Juan Francisco García Escalona

La campaña presidencial en los EE.UU, abre vertientes importantes para evaluar algunos acontecimientos recientes, del entramado político venezolano. Los desaciertos del presidente interino Juan Gerardo Guaido, le hacen cobrar un profundo rechazo por parte de sectores importantes de la sociedad Venezolana, y a todas luces hay un deslinde de algunas organizaciones políticas como es el caso de Primero Justicia (PJ) y Un Nuevo Tiempo (UNT), quienes parten del desastroso desenlace de la llamada: operación GEDEÓN, para castigas sin clemencia al gobierno interino, operación que deja expuesto al gobierno de Juan Guaidó y su responsabilidad de explorar vías distintas a las acordadas con los casi 60 países que lo respaldan desde el 23 de enero de 2019, teniendo como pivote principal la administración Trump, y la Unión Europea, de esta consideración, los costos reales de error aun están por comprobarse en el espectro internacional.

GEDEÓN: una operación infiltrada desde hace mucho, al punto de reconocer; el propio Diosdado Cabello ser el financista de la misma, declaraciones que confiesan además la intención de simular la intervención de los EEUU, en una acción de magnicidio, popularmente; el pez muere por la boca, esta ligereza verbal delata el verdadero director de la operación y sus fines; Nicolás Maduro como jefe de Estado, se mueve hábilmente para desacreditar al Gobierno Norteamericano, y debilitarlo en la estrategia geopolítica en contra de su régimen, siendo la confesión de Diosdado una torpe puñalada en su propio cuerpo, siguen así; Nicolás y Diosdado abonando su expediente judicial en los EE.UU.

Adicionalmente la misma contó con la decisiva colaboración de un mercenario, el Sr. Jordán Goudreau, presidente Silvercorp, (identidad ahora en dudas), teniendo la habilidad de hacerse de la confianza de factores radicales de la oposición venezolana, no conformes con la propuesta del Departamento de Estado, en cuanto al Gobierno de Emergencia, con un marco para la transición, con participación de factores importantes del chavismo, aquí la razón de peso de la aventura, que compromete el liderazgo del presidente Juan Guaidó, sirviéndose el régimen del aprovechamiento decisivo de radicales opositores que a su vez utilizaron la investidura del gobierno interino.

Trump Vs. Biden: la carrera por la Casa Blanca, está trayendo repercusiones significativas en el desarrollo de la estrategia para desalojar al régimen venezolano, unos cuantos líderes de la oposición, están inmersos en la campaña de Joe Biden, algunos de ellos: Leopoldo Martínez, Ramón Muchacho, creyendo que una victoria de Joe Biden, haría efectivo un cambio de estrategia en el país, con el remozamiento de liderazgos dejando a Juan Guaidó, aun lado, para ellos hacerse del banderín, tesis compartida por las organizaciones; Primero Justicia y el Partido Un nuevo Tiempo, UNT, estableciendo sustituir a Juan Guaidó por ser un alfil de Trump, teniendo entre los beneficiados de esta estrategia a; Henrique Capriles y Manuel Rosales. De esta forma se convierten en los peones del régimen en el tablero, para cargar contra Trump e intentar su derrota. Siendo así en Venezuela; los adversarios internos de Juan Guaidó, se anotan anti-Trump y le hacen un gran favor el régimen, empujados por sus ambiciones, hacen innavegable la opción de estar con Biden y confrontar al régimen, de sustento: existe un claro acuerdo bipartidista, entre Republicanos y Demócratas, de mantener la misma posición contra Nicolás Maduro, visto así, se puede estar con Biden y combatir al régimen, siendo la estrategia de algunos partidos una nueva clara aventura sin lógica.

Teniendo como antecedente; el hecho de la búsqueda exacerbada del régimen de todas las opciones para lograr un cambio de políticas de Trump con respecto a Venezuela, esto no se logró por ninguna vía, la presión ha sido progresiva y letal, ahora el régimen se hace de los servicios de la propia oposición para armar su estrategia de supervivencia.

El plan más allá de Juan Guiadó: después del debilitamiento de su liderazgo, los partidos preparan una nueva forma de organización, invocando la necesidad del dialogo, y el ejercicio de la política por encima de acciones violentas fracasadas (OPERACIÓN GEDEÓN), una mesita en fase II, ahora con la participación de partidos del G4, estableciendo programas y condiciones para ir finalmente a un proceso de elecciones parlamentarias, escenario ideal para el régimen, con el absoluto control de todos los poderes del Estado a su servicio y el control hasta de la propia oposición que se pliega a sus intereses para también sobrevivir.

La Asamblea Nacional: después de poseer el prestigio internacional, por considerarse la única institución legítima de todos los poderes públicos del Estado, termina desdibujada, por ser una organización muy frágil, que condiciona el apoyo al presidente interino a cuotas en el ejercicio del poder, constituyéndose de esta forma en el elemento del G4, para doblar al presidente interino, y sumergirlo en el oscurantismos de acciones inviables, que lo hacen caer ante el peso de la derrota.

Sin embargo en esa teoría del caos, que juegan los factores del G4, aplicando todas las variables, para hacerse del control de Guaidó y del país, a sus formas, no han calculado; el nivel de desprestigio de sus organizaciones y de sus líderes, teniendo en la propia AN, un sin número de diputados, que han pactado con el régimen, unos visibles y otros guardando las formas, pero al final es muy poco lo que se puede salvar de allí, la Asamblea Nacional no refleja de ninguna forma la realidad política actual del país.

El régimen; aunque para muchos pareciera tomar oxigeno-es la sensación que intentan generar. Su capacidad de maniobra es muy poca, el deterioro del Estado es sin igual, adentrándonos a lo ya conocido; los aletazos de una mariposa pueden generar una tormenta de grandes dimensiones en su interior. La desconfianza crece inmensamente porque todos tienen miedo, el absurdo de la simulación de eventos de tipo militar, les traerá grandes consecuencias, para arrancar de raíz el sensacionalismo de victoria, que sabiéndolo administrar bajo el teatro del maestro del engaño, disfrazado de psiquiatra de baja monta, les durara por mucho una semana más.

Construyen un escenario contra Trump, considerándolo su verdadero adversario, siempre omitiendo los hechos subyacentes del deterioro del aparato productivo sumergido en la corrupción por sus políticas erráticas, hasta aterrizar, en los grandes cuestionamientos, por el contrabando de cocaína. Ese escenario lo encontrarán; la administración Trump a toda vista, prepara las condiciones diplomáticas para avanzar, con una política constante, real, y efectiva, ahora encontrada con un portavoz oficial de la talla del, Embajador James Story.

Nuevamente Juan Gerardo Guaidó: no puede creerse el hombre de las oportunidades inagotables, su liderazgo ha sufrido enormemente, al punto de tener un gran cuestionamiento, algunos sin razón, producto de la insistente campaña del régimen y de los enemigos internos. Otros errores van a su propia cuenta; ausencia de determinación para tener una política realmente autónoma, sin dependencia de los partidos del G4, quizás atado de manos por el chantaje del apoyo de la Asamblea Nacional.

Las designaciones sin experiencia, de algunos voceros internacionales, nuevamente dibujando un reparto de cuotas a los partidos del G4, y la poca transparencia en el manejo de recursos y actividades que han desarrollado a lo largo de los 16 meses. El presidente interino, no puede creerse insustituible, en el manejo geopolítico los aliados, exploran otros liderazgos que necesariamente no tiene porque ser de los partidos de oposición. (Para la imaginación).

El presidente Juan Guaido, debe reflexionar y fundirse con los tantos reclamos del agotado pueblo venezolano, para que pueda tener un baño de profunda luz y hacerse de mejores e íntegros colaboradores, la renuncia de J.J Rendón y de Sergio Vergara, no debe ser una simulación mas, le es urgente a su liderazgo deslastrarse por completo de la operación Gedeón, y demostrar que tiene el talento de crear su propia fuerza, para cambiar la concepción general de estar supeditado a las observaciones y al condicionamiento de; Leopoldo López. El talento sin probidad es un azote. Simón Bolívar.

Oportunidades: siguen en una trilogía que combinada significa la fuerza arrolladora para derrotar a la dictadura; 1) fuerza popular; un pueblo que debe reaccionar e ir por quienes usurpan el poder político mancillando a toda la población, 2) las FANB; en nuestra Fuerza armada democrática, hay una reserva inmensa de oficiales y tropas, en todos componente, también asediados por la penetración de fuerzas extranjeras, en el momento que se decidan derrotan a la superestructura que los domina, 3) el apoyo internacional debe continuar decididamente y aumentar las presiones, para poder combinar estos elementos en una sola fuerza con la capacidad devastadora de siete mares hechos unas gran tormenta.

Ahora bien la conformación de un nuevo opositor, que esté absolutamente de acuerdo con salir de Maduro, e instaurar un Gobierno de Emergencia Nacional, de carácter; cívico-militar, que se comprometa a luchar a fondo contra la corrupción, adecentar los poderes públicos, re institucionalizar con el país, acabar con la pobreza, el pueblo venezolano, tiene el urgente y legítimo derecho de vivir dignamente.

La primavera venezolana, la vuelta a la democracia, generará nuevos liderazgos, y nuevas agrupaciones, al final, el sabio pueblo la pasar factura a muchos que hoy se lucran de su dolor.

Juan Francisco García Escalona
@jufraga12.
Jufraga12@gmail.com

Comment here