CaigaQuienCaiga.net

Opinión

Un mensaje urgente para los comunistas del mundo Por Edwin Martínez Espinoza

En Venezuela vienen ocurriendo casos y cosas desde la lamentable muerte del Comandante Hugo Chávez y la sucesión del Presidente Nicolás Maduro.

Muy graves por cierto es el retroceso al estado fascista que Chávez intento destruir, pero como dicen algunos teóricos: “la unión de los extremos de la ultra izquierda y ultra derecha son los gérmenes del fascismo”, en Venezuela ocurrió algo parecido con el triunfo de los reformistas gatopardianos que “torcieron” el rumbo chavista bajo el liderazgo de Nicolás Maduro.

El asedio del imperio, subordinado a las corporaciones dueñas del poder económico mundial han intentado por todas las vías legales e ilegales de tomar el control del gobierno para ponerlo al servicio de sus intereses como fuentes seguras de suministro de energía, gas, agua y minerales, esa es la lógica de los factores externos pero en el territorio nacional ocurre la misma situación para preservar los intereses de los viejos y nuevos ricos.

Para ello convocaron a una Asamblea Nacional Constituyente que no redacto ninguna Constitución, en su lugar fueron elegidos los representantes de los Poderes Públicos como el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía General de la República, la Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo.

Esta Constituyente ilegal fue una oferta engañosa en la que caímos propios y extraños, violentó la Constitución Bolivariana de 1999 dejándola “suprimida” con la mirada cómplice de los leguleyos constitucionalistas, quienes están conscientes que el articulado tomado de la Constitución Bolivariana de 1999 con el cual motivaron la convocatoria, no se corresponde con lo que al final hicieron.

Sumado a lo anterior está el crimen de aprobar unas Leyes Constitucionales (Ley contra el bloqueo y zonas económicas especiales) que no fueron consultadas al pueblo mediante la cual se crean los mecanismos perversos para violentar nuestra Constitución Bolivariana y demás Leyes de la República y de esta manera imponer la flexibilización laboral y la supresión de todos las conquistas laborales hechas Ley por el Comandante Hugo Chávez en la Ley Orgánica del Trabajo.

Durante su gobierno, Chávez implantó la nueva distribución del ingreso para proteger al pueblo en salarios, misiones y grandes misiones que configuraron un estado de bienestar anhelado por los pueblos del Continente pero el señor Maduro rompió con el sistema de distribución creado por Chávez para volver a implantar el viejo sistema que destina el ingreso para proteger a los viejos y nuevos ricos en detrimento de las mayorías.

De manera simultánea comenzó la cacería de brujas y todo aquel dirigente, movimiento social, cultural o partido político que se atreviera a ejercer la opinión crítica, fue y son criminalizados de tener presuntos vínculos golpistas y en muchos casos de mercenarios del imperio.

Curiosamente, el propio Presidente Maduro convocó y mantiene una mesa de diálogo con la oposición golpista, terrorista y apátrida que incluye conversaciones y acuerdos con funcionarios de la casa blanca pero a los militantes marxistas, leninistas, maoístas y de todas las corrientes de izquierda que no comparten su giro al neoliberalismo, son perseguidos, criminalizados y en casos extremos, hay una larga lista de desaparecidos y asesinados en condiciones sospechosas ya que es la primera vez en la historia que se presentan a unos asesinos ante los medios para darle “las gracias al fiscal y los policías que los capturaron”.

No conformes con haber convertido en un negocio muy rentable para una minoría el bloqueo, las sanciones y la pandemia, hicieron lo mismo con todos los bienes y servicios que dolarizaron para un pueblo que recibe menos de 7 dólares mensual como salario mínimo, todo por un juego macabro de la dirigencia del gobierno y la oposición mediante la oferta del gobierno a través del Banco Central de las divisas que ingresan al país, por cierto muy bajas en comparación con otros momentos históricos pero que distribuidas con los criterios establecidos por Chávez nos permitiría resistir, avanzar y pasar a la ofensiva para consolidar el sueño de Chávez.

Pero el juego macabro tiene el único fin de poner en oferta del Banco Central de Venezuela nuestro ingreso que es comprado por la dirigencia del gobierno y la oposición y luego vendida en mercados paralelos provocando la pulverización del Bolívar.

Para que tengan una idea, 7 dólares en Venezuela equivalen a 5 kilos de arroz, ese es el salario mínimo mensual de los trabajadores en Venezuela.

Por esta y otras razones es que millones de compatriotas venezolanos huyeron del país y están viviendo la tragedia del desplazado por culpa de un gobierno indolente, irresponsable y soberbio que en lugar de buscar soluciones, las crea y una de ellas fue la activación de la santa inquisición desde los Poderes Públicos, una vaina que ni el propio Adolf Hitler se atrevió, la judializacion de la política.

Si una persona, partido o movimiento se atreve a opinar distinto al stablisment, inmediatamente son intervenidos por la fuerza del Estado, una acción que difiere de las dictaduras de principios del siglo pasado, donde los partidos eran proscritos, perseguidos y ya, se sabía que estaban luchando contra un tirano, pero que no exista referencia histórica en todo el mundo de lo que ocurre aquí es sumamente grave.

Ya lo hicieron con los partidos Patria Para Todos, Tupamaru y el MEP, ofrezco disculpas si estoy omitiendo alguno. El asunto es que desde el palacio de Miraflores “compran” unos dirigentes para que soliciten al Tribunal Supremo de justicia su intervención, claro, ya el señor leguleyo que se hizo de la vista gorda con la Constituyente ilegal, tiene una sentencia parecida a las decisiones de la santa inquisición y con esa sentencia ilegal e inmoral son despojados de la dirección política todos aquellos dirigentes y militantes que se opongan al gobierno del súper héroe.

Si buscamos antecedentes recientes sobre la judializacion de la política en América, tenemos los casos de la compañera Cristina Fernández de Kirchner, luiz Ignacio Lula da Silva, Rafael Correa, Evo Morales y más reciente, Pedro Castillo pero la única diferencia es que en estos casos la furia leguleya de la ultraderecha se enfiló contra dirigentes y en el caso de Venezuela es contra las estructuras de los partidos políticos y movimientos sociales de izquierda.

La gota derramó el vaso recientemente fue que el gobierno, muy preocupados porque no le dan los números para las próximas elecciones presidenciales, claro ellos cuentan con una estructura que degeneró y no dice la verdad, no se atreven a considerar en sus análisis las dos palizas que recibieron en Barinas, ojo la paliza la recibió Miraflores porque ese Estado era considerado un bastión importante por la simbología que tiene al ser la cuna del Comandante Chávez pero tampoco toman en cuenta que en el resultado general de gobernadores ocurrió un fenómeno inexplicable: el gobierno gano más gobernaciones pero obtuvo menos votos que la oposición.

Ahora pretenden ponerle el guante a la dirección política del Partido Comunista de Venezuela porque sus dirigentes se han opuesto a las políticas antopbreras de corte neoliberal que impulsa el gobierno de Nicolás Maduro. Por eso acudo a todos ustedes para alertar lo que ocurre en busca de solidaridad internacional hacia el legendario partido que está sometido a las hostilidades de la dirigencia del gobierno y la oposición.

Rumbo a la sexta República.

¡Bolívar y Chávez Viven!

Edwin Martínez Espinoza.

@edwinviene 

Comment here