#Noticia

29 de mayo: Día del Adulto Mayor en Venezuela Por Carmen Esperanza Iribarren

Lástima decir que a los adultos mayores aquí se les irrespeta en demasía y que todo es letra muerta en cuanto a nosotros pues ciertamente nos deben dar no sólo una bolsa CLAP de las usuales que sólo traen carbohidratos, sino de esas de fantasía que supuestamente les llegan a los ancianas como yo (tengo 70 y mi mamá 95). Yo vivo en Paraparal-los Guayos-Carabobo, conjunto residencial Brisas de Paraparal y allí, no solamente jamás me han visitado para comprobar mi estado o situación y la de mi mamá, en consecuencia y mucho menos favorecernos con algo, sino que además, soy tremendamente vulnerada, atropellada, acosada al punto de que hasta el pdte de todo (CC,CLAP,GAS,Pdte de Coondominio…) me llama arrimada, que no tengo voz ni voto y todo lo que se les pueda ocurrir y debido a eso, los vecinos (no todos ya que los hay muy decentes como por ejemplo la Sra. Gregoria, la sra. Clareth, sra. Carmen, las amigas Melo, sra. Alicia, la amiga joven Katherine…decentes) me señalan, chismosean de mí y mi vecino del frente un “caballero” que en varias oportunidades me ha insultado, manoteado, gritado, me ha llamado vieja loca y pare de contar y hace aproximadamente un mes y medio nuevamente me insultó y mis vecinas escucharon y le reclamaron y éste salió a denunciarme a la policía donde me citaron y todo lo dicho por él quedó desvirtuado y tuvo que firmar un escrito en donde se compromete a ni siquiera tener malos pensamientos acerca de mí (por decirlo de alguna forma) pero lo más horrible fue que hace 2 días un miembro de la estructura de condominio otro “caballero” me lanzó dos bombonas de las pequeñas llenas en los pies y cuando le reclamé, éste me gritó y bueno, qué le puedo decir. Así estamos sra. Es triste decirlo pero es así. Hoy es día del ADULTO MAYOR, muchas bendiciones para nosotros (as) los ancianos de este país que estamos muy mal alimentados, que la mayoría depende de las cajas CLAP, que nutricionalmente son un desastre y que no podemos protestar por ello porque si lo hacemos corremos el riesgo que nos digan: “bueno sra., si no le gusta o no está conforme, RENUNCIE AL BENEFICIO” a mí me lo dijo exactamente así el pdte de todo en donde vivo. La verdad es que esa caja nos llena, pero no nos alimenta.

En su reporte de junio de 2018, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos denunció que el programa CLAP no satisface las necesidades nutricionales de los venezolanos, por su contenido bajo en proteínas y vitaminas, y alto en grasas, azúcares y carbohidratos.

Y a las dificultades para conseguir alimentos se suma otra calamidad: la falta de medicinas.
“Así que los elementos están allí —mala alimentación y falta de medicinas— para la tormenta perfecta”

Una tragedia cotidiana especialmente para quienes padecen demencia senil: la falta de medicinas para controlar sus patologías los conduce —a ellos y a sus familiares— a un callejón sin salida.


De acuerdo con cifras publicadas por el gobierno de Maduro, en 2013 había en el país 160.000 personas con Alzheimer. Pero cálculos de la presidenta de la Fundación Alzheimer de Venezuela, sugieren que los números se han duplicado. “Es un tema de salud pública. Pero aquí a nadie le importa”.

Vulnerables, deprimidos, con ansiedad, así nos encontramos los ancianos en Venezuela; la tormenta perfecta, con la carestía y los elevados precios en el rubro de los antidepresivos, ya hasta los suicidios entre los ancianos han aumentado.

Mientras la pugna de poderes continúa en el país, algunos abuelos son abandonados en la puerta de un hogar de ancianos, otros recorren la ciudad en busca de sus pastillas, y otros cuentan la pensión antes de ir al supermercado. Para nosotros la crisis no entiende de diálogos ni de presión internacional, porque el tiempo apremia, porque las enfermedades no esperan, y porque la política va a un ritmo que la emergencia humanitaria no conoce.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: