CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaInternacionales

EN ESTADOS UNIDOS: Miami está a un paso de ser un caos

El centro de la ciudad crece aceleradamente y la población también, lo que, aun con supuesta planificación, trae más congestión vehicular, serios problemas urbanísticos y muchas preocupaciones

Tomado del Diario Las Américas

MIAMI.– En 10 años, la población del centro de Miami ha crecido más del 40%, lo que, aún planificado, trae más congestión vehicular, necesidades de servicios públicos y aumenta la incapacidad de la red de alcantarillado.

Basta transitar por Flagler Street o Brickell Avenue para darse cuenta de que la ciudad crece a pasos agigantados. Lo que antes conocimos como Downtown, que a las 6 p.m. prácticamente dormía, ahora abarca más de 50 manzanas, desde la calle 17 del noroeste hasta el Rickenbacker Causeway.

Preocupaciones

Con cerca de 100.000 habitantes, y unos 250.000 más que acuden a trabajar cada día, los problemas abundan en la amplia zona.

El aumento poblacional, relacionado con el incremento de edificaciones y locales comerciales, conlleva a la justificada preocupación sobre deficiencias y problemas.

“Quien transite por Brickell Avenue a las horas pico y entre a Miami Avenue o Coral Way, se dará cuenta que este lugar es un caos”, reclamó Lucía Sanders, vecina de una de las altas torres.

“Nos han prometido mejorar el tráfico y el alcantarillado. Un túnel para el puente de Brickell. Ni una cosa ni la otra. Los choferes tratan de pasar de un lado al otro a la fuerza. Y la gente se lanza a la calle delante de los carros”, argumentó.

Transitar por Coral Way, entre las avenidas Brickell y Miami, es una peligrosa experiencia.

Una larga fila de automóviles interrumpe el paso en la senda norte, mientras aguarda por la salida de niños y adolescentes estudiantes de la escuela Southside.

Unos pasos más y conductores que entran y salen del estacionamiento de un supermercado Publix pasan la doble línea amarilla y se atraviesan en la vía para entrar en la senda contraría.

“Hemos convertido a Brickell en un pequeño Manhattan, con la falta de educación por presentación”, apuntó.

Y si a esto sumamos la lluvia, las inundaciones en ocasiones obligan a locales comerciales a situar sacos de arena o barreras de metal para impedir el paso del agua.

En la esquina de la calle 10 y Brickell Plaza una bomba de agua, que fue situada allí hace ocho años, tira agua por una larga manguera color naranja que afea el lugar.

Justo enfrente está el parque Allen Morris, que fue cerrado hace cuatro años, y hoy permanece clausurado con cerca de metal, donde papeles y otros desperdicios se acumulan.

“Lo hemos reportado varias veces al Departamento de Parques. Nos dicen que pronto lo limpiarán y reabrirán, pero los meses siguen pasando”, comentó Luis Santana, vecino de Miami Avenue.

“Imagino el recuerdo que los turistas se llevan de Miami, de una ciudad abandonada”, subrayó.

¿Soluciones?

No todos los problemas son responsabilidad del ayuntamiento de Miami: los urbanizadores pagan unas sumas determinadas para mejorar la infraestructura urbana, e incluso, en algunos casos, mejoran las inmediaciones de la nueva edificación o corren con los gastos de la ampliación del alcantarillado, como parte de un contrato firmado con las autoridades de la Ciudad y/o el Condado Miami-Dade.

Además, hay asuntos como el tráfico que son regulados por el gobierno condal de Miami-Dade.

La comisionada municipal del distrito 2, Sabina Covo, que representa Downtown y Brickell, quiere recuperar el tiempo perdido y atender los 20.000 problemas.

Para mejorar el flujo del tráfico, Covo solicita al Condado “cambiar la dirección vehicular de algunas calles”, y para ello ha pedido ayuda a la comisionada Eileen Higgins, que representa el área en el gobierno del Condado.

Respecto a la salida y entrada de escolares, cuyos automóviles conducidos por padres obstruyen el tráfico, la legisladora municipal también propone cambiar la dirección vehicular y además adaptar el acceso a las escuelas según las características de la calle.

En cuanto a las inundaciones, Covo pidió “un reporte a Public Works Miami sobre la red de alcantarillado y bombas de agua para saber cómo va el trabajo porque les dimos más fondos para contratar empleados y mejorar el servicio”, declaró la comisionada a DIARIO LAS AMÉRICAS.

No obstante, el informe, que debía ser entregado en 30 días, no había sido recibido por Covo al cierre de esta edición, y la comisionada reclamaría una explicación.

“Quiero saber en qué se ha usado el dinero, qué han hecho y si tienen un plan de contención en caso de que tengamos un huracán”, recalcó.

Covo anticipó que el parque Allen Morris será reabierto “pronto”, luego de que lograra aprobar una moción, después que City of Miami llegó a un acuerdo con el propietario donante del terreno, quien demandó al ayuntamiento por haber incumplido el convenio de hacer uso de la parcela únicamente para proveer un parque, cuando aparentemente alquiló una parte del lugar al antiguo restaurante Perricone´s.

Más planes

La Autoridad de Desarrollo de Downtown Miami, conocida por sus siglas en inglés Miami DDA, trata de hacer frente al aumento poblacional con un presupuesto limitado.

De hecho, Miami DDA dotó, junto a City of Miami y Office of Capital Improvements, 27 millones de dólares para remodelar media milla de la calle Flagler, entre NW Miami Court y Biscayne Boulevard.

Las obras comenzaron en 2018, pero los constructores “encontraron muchas tuberías bajo tierra y hubo muchos lugares que tuvieron que excavar con martillos eléctricos, y eso demoró muchísimo el trabajo”, señaló Manolo Reyes, comisionado de City of Miami y presidente de Miami DDA.

Más tarde, las obras fueron interrumpidas por la pandemia de coronavirus, pero todo parece indicar que pronto terminarán.

Entretanto, Miami DDA trata de paliar los inconvenientes que las obras causan a los negocios.

“Proveemos ayudas para que restaurantes y tiendas recuperen pérdidas, al mismo tiempo que activamos el corredor con exposiciones de arte y fiestas públicas”, añadió.

Rascacielos

El año 2008 marcó el renacimiento de Downtown y Brickell. Cuando el mercado inmobiliario entró en su crisis mayor, cientos de jóvenes aprovecharon la ocasión para mudarse al área.

El sector de la construcción se recuperó y prueba de ello es Miami Avenue, donde Brickell Centre preside la céntrica calle y decenas de restaurantes y tiendas anuncian la arteria más dinámica de la ciudad.

De hecho, el American Institute of Architects sostiene que el centro urbano de Miami ostenta la tercera mayor concentración de rascacielos en Estados Unidos, sólo superado por Nueva York y Chicago.

A esto sumamos nuevos proyectos, aprobados o planeados, que se elevan a más de 20 y podrían estar materializados en los próximos cinco u ocho años.

Es un verdadero enjambre de altas edificaciones que tiene a urbanizadores, planificadores y a proveedores de servicios públicos trabajando horas adicionales.

jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

Comment here