#NoticiaEducación

Atención docentes o especialistas: Impartir clases en línea es una forma de ganar dinero evitando el COVID

 

Si el actual aumento de contagios de coronavirus lo pone nervioso de ir a trabajar, debe saber que es posible que no tenga que arriesgar su salud para llevar alimentos a la mesa. Incluso si tiene un trabajo físico que normalmente requiere la asistencia en persona, es factible que pueda beneficiarse a distancia, utilizando plataformas en línea para compartir sus habilidades.

El trabajo remoto ha sido relativamente fácil para los profesionales administrativos. Una gran cantidad de sitios de consultoría y trabajos profesionales, incluidos FlexProfessionals, WAHVE, GLG y Maven están disponibles para ayudar a encontrar trabajos a distancia para abogados, contadores, ingenieros, profesionales de recursos humanos y expertos en marketing, entre otros. Muchas grandes corporaciones también han dejado que su personal administrativo trabaje desde sus domicilios.

Pero ha sido un desafío para las personas con trabajos físicos —contratistas, cocineros, camareros y entrenadores personales, por nombrar algunos. Debido a que estas actividades se realizan tradicionalmente en persona, muchos han perdido sus empleos o se les ha dicho que se pongan cubrebocas y salgan adelante.

Enseñe lo que sabe

La buena noticia es que, si está dispuesto a compartir sus habilidades a través de una plataforma de enseñanza en línea, puede beneficiarse de su experiencia sin presentarse físicamente.

Esto puede ayudarlo a generar ingresos que continúen mucho después de que regrese al trabajo regular, o incluso después de su jubilación.

Antes de descartar la idea, argumentando que no es un profesor, considere si alguna vez ha capacitado a un asistente o un pasante. Si es así, ya ha practicado las habilidades que necesita para crear un curso en línea.

Varias plataformas de enseñanza, incluidas Thinkific, Teachable y Udemy lo ayudan a manejar el aspecto técnico de una clase en línea: el software y las ventas. Mejor aún, no hay ningún cargo por diseñar y publicarla. Estos sitios cobran una comisión solo cuando alguien paga para asistir a su curso.

Todo lo que tiene que hacer es hablar a una cámara —probablemente de su teléfono— de la misma manera que hablaría con alguien a quien estuviera entrenando en persona. Puede utilizar un tripié simple para filmar. Suba su video, escriba descripciones de lo que la gente puede aprender con su clase, presione el botón de publicar y ya es un instructor en línea.

Pequeños pasos

Tenga en cuenta que no necesita enseñarle a la gente todo lo que sabe para vender un curso. Todo lo contrario, en realidad. Las clases son mejores cuando las divide en partes pequeñas.

Considere la posibilidad de instruir a las personas a hacer una cosa sencilla, como construir un banco de madera. Y divida su curso en lecciones relativamente cortas —de 15 minutos a una hora— para que sea asimilable.

Su primera lección sobre cómo construir un banco de madera podría ser sobre seguridad, herramientas y provisiones que necesita. Los detalles son clave. Explique las sierras, hojas, tornillos y tipos de madera específicos y por qué los está utilizando. También puede demostrar cómo utilizar y almacenar de forma segura las herramientas eléctricas. Esta información es probablemente muy sencilla para un carpintero experimentado. Pero para millones de personas que no han construido nada más complejo que los muebles de Ikea, esa información es reveladora.

En la segunda lección, podría analizar cómo cortar y lijar piezas. La tres puede involucrar el montaje, teñir y lucir el producto final. Una vez más, las cosas que sabe —como los peligros de almacenar materiales de coloración— no son de conocimiento común. Asegúrese de que su curso cubra todos los conceptos básicos.

Fijación de precios

No tiene que cobrar una fortuna por su clase para que valga la pena. Si cobra $20 dólares por su serie de videos, por ejemplo, gana $2.000 por cada 100 personas que la compran. Sus ganancias —después de los gastos— variarán según la cantidad que haya invertido en materiales y en la plataforma que utilice para vender el curso.

Con Thinkific y Teachable paga una modesta comisión del 10% en cada venta. Pero esperan que usted mismo comercialice la clase.

Si no es bueno en marketing, puede vender a través de Udemy. Udemy hace algo de marketing por usted, pero cobra muy caro el servicio: toma comisiones del 50% al 75% cuando encuentra los clientes.

No es necesario que elija una sola plataforma. También puede publicar sus clases en Udemy y una de las otras plataformas para ver cuál funciona mejor para usted.

Usar plataformas en línea en conjunto

Pero ese es solo el primer paso en el uso de plataformas en línea para obtener ganancias. Como ahora ha construido un hermoso banco de madera, también tiene un banco que puede vender. Varios sitios web, incluidos Etsy, EBay y Amazon, pueden ayudarlo a encontrar un comprador.

Si desea además llevar este negocio alterno al siguiente nivel, puede hacer kits con todos los materiales que un estudiante necesitaría para construir su banco y venderlos de la misma manera.

Más ideas

Naturalmente, no solo los carpinteros pueden utilizar las plataformas en línea para ganar dinero enseñando alguna habilidad física.

Las clases de cocina por internet son muy populares. Además de los otros formatos de enseñanza, Cozymeal, un sitio que normalmente organiza cursos en persona, ha cambiado para ofrecer su material en línea. EatWith, que regularmente organiza cenas en la casa del chef, también ofrece cátedras gastronómicas en vivo de forma digital.

Los cocineros también usan Etsy, Nextdoor e Instagram para vender alimentos caseros.

Los cantineros pueden usar plataformas de enseñanza en línea para mostrar cómo preparar cócteles bellos y suculentos. Los entrenadores de fitness pueden crear tutoriales de ejercicios. Los artistas pueden enseñar a la gente a dibujar o pintar. ¿Manualidades? Es probable que tenga un gran número de seguidores y productos para vender al final de cada clase.

¿Necesita una idea para la clase? Haga una lluvia de ideas con sus amigos. Si tiene una habilidad que otras personas quieren aprender, lo más probable es que tenga una clase en línea que le permita beneficiarse a distancia.

Kristof es editora de SideHusl.com, un sitio independiente que revisa cientos de oportunidades para ganar dinero en la economía de los pequeños trabajos.

Tomado de Los Ángeles Times

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: