#NoticiaInternacionales

Aterrador: Hallan 182 nuevas tumbas sin identificar en otro internado para niños indígenas en Canadá y ya son más de 1.100

Tomado de AGENCIAS / 20MINUTOS NOTICIA

Sacerdotes católicos con internos, en la escuela residencial para niños indígenas de St. Michael, en Duck Lake, Saskatchewan (Canada), en una foto de 1900.

Sacerdotes católicos con internos, en la escuela residencial para niños indígenas de St. Michael, en Duck Lake, Saskatchewan (Canada), en una foto de 1900.PROVINCIAL ARCHIVES OF SASKATCHEWAN / EFE

Al menos 182 nuevas tumbas no identificadas han sido halladas en los terrenos de una residencia escolar en el oeste de Canadá, lo que eleva a más de 1.100 los restos de menores indígenasencontrados en las ultimas semanas, anunció este miércoles un grupo aborigen canadiense.

Las tumbas no marcadas han sido localizadas en la antigua residencia escolar de St. Eugene Mission School,cerca de la ciudad de Cranbrook, en la provincia de Columbia Británica, en el oeste de Canadá, dijo el grupo lower kootenay, informa Efe.

Este descubrimiento se suma al de finales de mayo cuando los tk’emlúps te secwépemc, otro grupo indígena de la Columbia Británica, reveló el hallazgo de los restos de al menos 215 niñosindígenas en la antigua residencia escolar de Kamloops.

La semana pasada, otro grupo aborigen de la provincia occidental de Saskatchewan, los cowessess, anunció asimismo que habían encontrado 751 tumbas sin identificar en la escuela residencial Marieval.

A poca profundidad

Las tumbas halladas cerca de la antigua escuela St. Eugene han sido descubiertas, al igual que las anteriores, usando un radar de penetración de suelo. El grupo lower kootenay, uno de los cuatro grupos de la Primera Nación Ktunaxa, explicó que se encontraban a poca profundidad, de aproximadamente un metro. 

Técnicos operan un radar de penetración con el que se localizaron 751 tumbas sin identificar en los terrenos de la antigua residencia escolar para niños indígenas de Marieval, en Saskatchewan (Canadá).

Técnicos operan un radar de penetración con el que se localizaron 751 tumbas sin identificar en los terrenos de la antigua residencia escolar para niños indígenas de Marieval, en Saskatchewan (Canadá). PRIMERA NACIÓN COWESSESS / EFE

Este internado fue dirigido por la Iglesia Católica desde 1912 hasta principios de la década de 1970, desde cuando el edificio se convirtió en un resort y casino, con un campo de golf adyacente, informa Europa Press. Según el grupo indígena, hasta 100 de sus miembros fueron obligados a asistir a esta escuela de asimilación.  

En este sentido, en un comunicado de prensa recogido por la cadena de televisión pública canadiense, CBC, el grupo indicó que “se cree que los restos de estas 182 almas son de los grupos miembros de la Nación Ktunaxa, las comunidades vecinas de las Primeras Naciones y la comunidad de aq’am”.

Quema de iglesias

Por su parte, la Policía canadiense informó este miércoles de incendios “sospechosos” en dos iglesias en el país, con lo que son ya seis los templos destruidos en Canadá desde que se empezaron a anunciar los descubrimientos de tumbas no identificadas en residencias escolares que en el pasado fueron gestionadas por órdenes religiosas, informa Efe. 

La escuela residencial Marieval, en Saskatchewan, Canadá, en una imagen de 1923.

Descubren centenares de tumbas sin identificar en otro internado de Canadá

Una de ellas es la iglesia St. Jean Baptiste, construida hace 114 años en la localidad de Morinville, a unos 3.400 kilómetros al noroeste de Toronto y que quedó devastada en un incendio “sospechoso” que se inició en la madrugada. 

La otra es la iglesia St. Kateri Tekakwitha, en el extremo oriental del país, en la provincia de Nueva Escocia, que también fue destruida por el fuego. 

Compensaciones pendientes

Por otro lado, uno de los principales grupos indígenas de Canadá pidió este miércoles a la Iglesia Católica que pague los 25 millones de dólares canadienses (20 millones de dólares estadounidenses) que ofreció en compensación en 2006 a los supervivientes de las residencias escolares del país y que todavía no ha abonado por entero. 

Un grupo de niños en la escuela residencial para niños indígenas de Kamloops, en Columbia Británica, Canadá, en 1931.

Hallan restos de 215 niños indígenas en un antiguo internado de Canadá

La Federación de Naciones Indígenas Soberanas (FSIN), que agrupa los 74 grupos indígenas de la provincia de Saskatchewan, denunció que hasta el momento la Iglesia Católica solo ha ofrecido una fracción de la cifra inicial, el equivalente a 0,30 dólares canadienses (0,24 dólares estadounidenses) por superviviente. 

“Miles de niños indígenas fueron víctimas de abuso emocional, físico y sexual en estas residencias escolares. Fueron mal alimentados, avergonzados y golpeados por hablar sus lenguas y despojados de su cultura, tradiciones e identidad”, afirmó en un comunicado el jefe de la FSIN, Bobby Cameron. 

“Es una vergüenza que los católicos puedan recaudar millones de dólares para construir múltiples catedrales de millones de dólares y solo consigan 0,30 dólares para cada superviviente”, añadió Cameron, quien consideró que si la Iglesia Católica canadiense no puede reunir el dinero el Vaticano debería pagar la compensación.  

“Genocidio cultural”

Este tipo de escuelas se crearon en los siglos XIX y XX para asimilar de forma forzosa a los jóvenes aborígenes, y estaban financiadas por el Estado y gestionadas por organizaciones religiosas. El impacto causado en Canadá por las recientes investigaciones y hallazgos de cadáveres ha llevado al primer ministro del país, Justin Trudeau, a exigir a la Iglesia Católica que “asuma su responsabilidad”.

Un grupo de niños en la escuela residencial para niños indígenas de Kamloops, en Columbia Británica, Canadá, en 1937.

Presión al Gobierno de Canadá para que busque los restos de los niños indígenas desaparecidos en los internados

Los grupos indígenas canadienses han pedido que se investiguen todas las antiguas escuelas residenciales del país. Durante décadas, miles de niños fueron apartados de sus familias e internados en colegios residenciales, donde debían aprender las tradiciones de los colonialistas europeos para olvidar su propia cultura,enfrentándose además a la violencia y a abusos sexuales. 

Una comisión de investigación concluyó en 2015 que muchos de los menores no regresaron jamás a sus comunidades y reconoció así un “genocidio cultural”, mientras que el Proyecto Niños Perdidos ha identificado hasta el momento a más de 4.100 menores fallecidos durante su estancia en los internados, de los que muchos fueron sepultados en los propios recintos escolares. 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: