Opinión

Batalla geopolítica por Venezuela y Cuba (De África al Caribe) Opinión por Daniel Arias Alfonzo

En el momento de escribir este artículo, a 60 horas de su publicación digital, es posible que hayan finalizado o estén en plena efervescencia 2 batallas decisivas por la supervivencia política de los gobiernos de Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel en la República Socialista de Cuba y la República Bolivariana de Venezuela, debido a las implicaciones definitivas que tiene en el destino de ambas naciones los hechos planteados en este escrito.

El primer hecho tiene que ver con la solicitud de detención, revisión, confiscación o lo que pueda pasar con unos 4 tanqueros de la República Islámica de Irán por petición expresa de tribunales estadounidenses, dejando de ser una decisión discrecional del Departamento de Estado o Defensa estadounidense para ser una obligación legal a ejecutar por las autoridades administrativas de dicha nación.

La realización de dicha acción, abre las vías para la formalización de un bloqueo naval sobre las costas de Venezuela, que traería la fuga definitiva de todos los barcos mercantes del mundo, excepto una cantidad muy limitada de naciones que tendrían que navegar en formaciones de convoyes, con la posibilidad de tener enfrentamientos armados con guardacostas estadounidenses para poder sostener un tráfico marítimo con nuestro país.

Esta demás decir que una interrupción de combustibles en Venezuela va a tener a su vez efectos sobredestructivos en la economía de Cuba, debido a su vital dependencia de los suministros desde el Alba, para no tener que pagar a precios internacionales sus demandas cotidianas en efectivo “contante y sonante”.

Esta situación es  a su vez un grave problema para la misma República Islámica de Irán, que afronta un desafío muy concreto de llevar suministros al otro lado del mundo a un aliado extracontinental, a sabiendas de que está en una guerra de baja intensidad no declarada con el estado de Israel, mientras Arabia Saudita, otros enemigos del golfo Pérsico y Estados Unidos le observan  en busca de una oportunidad para lanzarles un ataque fulminante y decisivo que desarticule la economía e instituciones políticas de Irán.

Es importante recordar, que esta decisión conlleva a su vez la suerte o destino de países como Siria, Líbano o Yemen que dependen in extremis de los iraníes y que de involucrarse en acciones militares contra los enemigos de Irán, se exponen a sufrir muy severos daños dada la disparidad tecnológica y material entre los hipotéticos adversarios.

Está por verse igualmente en un conflicto de este tipo, los peligros extremos que corren todos los países donde se presenten acciones contra intereses y ciudadanos estadounidense, especialmente en América Latina,  donde las amenazas y calificativos de terroristas son una calificación muy peligrosa a la luz de experiencias  históricas recientes,  donde golpes de mano y operación comandos son acciones particularmente usadas contra los países que caen en esta categoría, según los estándares estadounidenses.

Es difícil imaginar decisión de mayor peso histórico y político desde hace ciento veinte años, que la posición que va a tomar el gobierno de Nicolás Maduro ante este bloqueo naval en ciernes que puede llevar a un enfrentamiento militar que puede alterar la situación política nacional y regional.

No es poca cosa lo que está en juego, recordemos que en los tiempos de Cipriano Castro, el II Imperio Alemán y el Imperio Británico, hubiesen convertido el bloqueo de las costas en un desmantelamiento de la nación, si no hubiese sido por la actuación de Estados Unidos que detuvo en seco las aspiraciones de ambas naciones, forzando una negociación en Washington el 13 de febrero de 1903, donde se puso fin a las reclamaciones financieras y se ordenaron los correspondientes pagos de deuda, que había originado la crisis. De esta época es menester recordar al escritor César Zumeta. quien escribió desde Nueva York lo siguiente: “…Alemania ha resuelto obtener de Estados Unidos, de grado o por la fuerza, una revisión de la Doctrina Monroe, que le abra la puerta a ella y a las demás potencias que lo deseen, esferas de influencia al sur del Canal de Panamá […] se prejuzga que sea en el Caribe donde se libren las batallas que han de decidir los destinos de la América española…”.

De la misma manera, un conflicto militar de cualquier tipo, es un riesgo que Cuba evadió durante la invasión de Granada (1983) al no transportar tropas de refuerzos solicitadas por los trabajadores cubanos que defendían el aeropuerto en construcción, por lo cual solo cabe esperar ver la reacción de Rusia y China ante esta situación sin precedente.

El segundo hecho está relacionado con la situación generada por la detención del empresario Alex Saab, presentado por el gobierno de Nicolás Maduro como un colaborador internacional en la lucha global contra la evasión de las sanciones y muy concretamente como el operador comercial de múltiples iniciativas para adquirir productos en forma de bienes o servicios esenciales para la economía nacional a través de una numerosa y muy diversificada red de empresarios de muchos países que a través de sus diligencias financieras y logísticas trabajan para suplir necesidades de la economía y la sociedad en Venezuela.

El detalle en cuestión, está en que el gobierno de Donald Trump a través de su National Security Team, ha calificado en todas sus instancias desde los Departamentos del Tesoro, Defensa, Estado, Seguridad Nacional y Justicia a dichos esfuerzos como una acción global de Legitimación de Capitales, Financiamiento al Terrorismo y apoyo al Narcotráfico y demás estructuras del Crimen Organizado Internacional, por lo cual están en peligro de muerte mercantil en el sistema financiero internacional, así como en pérdida de libertad personal, centenares de altos ejecutivos de mucho países que van desde México, Turquía, Irán, Líbano, China, Rusia, España, Cuba y pare de contar, con la posibilidad de terminar involucrados políticos del Foro de Sao Paulo, el Grupo de Puebla y cualquier cantidad de funcionarios internacionales en una situación sin precedente ante esta iniciativa política y judicial de Estados Unidos que afectaría profundamente las finanzas y el comercio internacional.

Hasta es posible que algunos países, terminen solicitando un Tribunal Internacional constituido por la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Financiero Internacional y la Corte Internacional de Justicia, ante el evidente terror de enfrentar a tribunales estadounidenses en un tema tan complicado y de tantas aristas.

En cuestión de poco tiempo, tendremos respuesta a estas interrogantes….

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: