Regiones

Guárico: En Los Tramojos se dirime el futuro de la Ley de Tierras y Ley del TSJ



La tierra está sedienta esperando el invierno rumbo al Fundo “Los Tramojos” en Camaguán estado Guárico, el viento hace tolvaneras revolviendo las hojas secas y llenando de polvo el camino. Ah malaya un trago de agua, un chinchorro y un lucero, allí en el portón de la finca pernoctan un grupo de familias campesinas esperando, que el gobierno haga cumplir el dictamen firme y sin apelación del Tribunal Supremo de Justicia, que ordena devolverles los predios, donde trabajaban.

Pero, el país está distraído en las redes sociales del internet comentando lo de la cachetada del actor Will Smith al cómico comediante Chris Rock, la diferencia es que aquel show es una estrategia del marketing para sacar a flote a la decadente meca del cine Hollywoodense derrotada por la plataforma de streaming Netflix. En cambio, en “Los Tramojos”, en la dura realidad del llano venezolano, se decide el futuro de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario y de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, que les dan asidero jurídico a los agricultores, para la tenencia legal de las tierras como medios de producción en toda Venezuela.

El gobierno nacional ha decidido entregar una gran cantidad de fincas, hatos, empresas y propiedades a compañías y particulares, que las reclaman como suyas, el presidente Hugo Chávez en su tiempo intentó democratizar la tenencia de la tierra por la vía de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, algo parecido hizo el presidente Rómulo Betancourt en la década de 1960 con la Ley de Reforma Agraria.

Dentro del estado venezolano se debaten dos posiciones aparentemente irreconciliables, la una “creadora y estimuladora de una burguesía agraria que se haga con la mayor cantidad de hectáreas de tierras para que las pongan a producir y saquen al país de la crisis”, y la otra “partidaria de que se le dé acceso a la tierra a cientos de miles de pequeños agricultores que sumado todo su esfuerzo productivo contribuyan de manera significativa a elevar el producto interno bruto de la nación”.

Pero en la lucha de las contradicciones se impone la lógica del capital, los pequeños agricultores carecen de créditos, de financiamiento, de maquinarias y de apoyo técnico. El pulso de la Plataforma Campesina y del Consejo Campesino “Ezequiel Zamora” en “Los Tramojos” de Camaguán frente a la dolarizada burguesía rentista agraria es totalmente desigual. Es allí entonces donde se precisa de la actuación mediadora del estado venezolano para que construya el equilibrio necesario a través de las leyes y de la aplicación de la justicia.

Ramón Soto, Yaritza Torres, Yurelys Ibáñez, Amarilis Estrada, Anyelí Chirinos, Carlos Bolívar, Dick Machucha y Jesús Osorio voceros del movimiento campesino llevan tiempo haciendo vigilia en el portón de “Los Tramojos”, allí están 28 familias venezolanas con sus niños y niñas esperando el agua dulce de la justicia que les calme la sed y le retorne el derecho a un pedazo de tierra para labrar y vivir.

JESÚS OSORIO——Los latifundistas en Venezuela tienen dólares para aflojar las tuercas y para torcer la justicia, conozco muchos que han hecho fortunas sub arrendado la tierra, esclavizando al campesino y acumulando miles de hectáreas que al final del día se vuelven improductivas, cambiar la Ley de Tierras para privilegiar a los capitales golondrinas no nos va a sacar de la crisis. No creo en los cuentos de una tal “burguesía rentista revolucionaria” vendiendo las falsas bondades de la privatización de la tierra ni en pajaritos preñados en la sabana. ¡Ha llegado el momento de las definiciones, o se está con cien terratenientes o se apoya a un millón de pequeños agricultores en todo el país! ¡Ese es el dilema a definir! ¡Tiene la palabra el gobierno nacional! —– declaró de manera precisa Jesús Osorio de la Plataforma Nacional Campesina para el portal informativo TERMINOTICIAS.


Existe la preocupación legitima de más de un millón de agricultores venezolanos en que la privatización de la tierra se convierta en práctica cotidiana en los campos de Venezuela. El movimiento campesino se alarma y se pone alerta ante la involución hacia una situación superada en el Siglo 19 que dio origen a la cruenta y prolongada Guerra Federal en 1859.

COLECTIVO DE COMUNICADORES ALTERNATIVOS TERMINOTICIAS

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: