CuriosidadesDeportes

Como una mentira se hizo verdad porque “Betulio nunca cayó”

El mito se recuerda con cierta frecuencia: el boxeador venezolano Betulio González dominaba la pelea contra el tailandés Venice Borkorsor cuando de pronto cayó a la lona, perdiendo por KO.

El comentarista de la pelea, continúa la leyenda, describía: “¡Pega Betulio, pega Betulio, pega Betulio… Se cayó Betulio!”

Una parte del mito señala a Carlitos González como el comentarista de aquel combate. Es un primer elemento falso: la transmisión estuvo a cargo de Miguel Thoddé.

Usan el ejemplo de la supuesta narración para comparar lo ocurrido con el púgil zuliano en Bangkok contra Venice Borkorsor con las situaciones donde alguien parece estar ganando y al final es derrotado.

Es increíble cuántas personas aseguran haberse despertado muy temprano el 29 de septiembre de 1972 para escuchar la transmisión de la pelea del campeón venezolano, desde Tailandia. Se trataba de la defensa del título. “Recuerdan” cuánto se emocionaron pensando que Betulio González ganaría la pelea, motivados por lo que dicen que comentaba Miguel Thodeé, cuando Betulio cayó a la lona. 

La verdad es que ese round no terminó así. Betulio Gonzalez abandonó la pelea, que se decidió por KO técnico. 

El propio púgil lo precisó años después, de acuerdo con una cita de Aristóteles Soto en una crónica publicada en 2013: “A mí nadie me llevó a la lona, a pesar de haber perdido cuatro veces por nocaut, porque esos fueron nocaut técnicos (los árbitros detenían la pelea, ya sea por una herida o por estar en malas condiciones, pero jamás me hicieron tocar el piso”. 

De aquella pelea en Tailandia, años después, Miguel Thoddé le contó a René Rincón en su programa “Hoy no es hoy”, en la emisora venezolana Radio Deporte 1590 AM: “En 1972 cuando nosotros íbamos en el minibús a la pelea contra Borkosor en Tailandia, Betulio mandó a parar al conductor diciéndole que había dejado las bolas en el hotel, todos reímos ante su chiste. Luego, cuando Betulio abandonó el combate,  yo recordé lo sucedido en nuestro auto y dije que Betulio había dejado el ‘corazón’ en el hotel. Además comenté en la transmisión que él no tenía derecho a abandonar porque ese título no era de él ya que en realidad era de Venezuela. Por eso me declararon persona non grata en Maracaibo y de allí nació el famoso sketch de Joselo”. 

Betulio González fue un indiscutible ídolo del boxeo mundial, inmenso orgullo zuliano, y Miguel Thoddé fue una autoridad frente a los micrófonos. De lo único que se le puede “acusar” es de cuánto le emocionaba transmitir la victoria de un venezolano. 

Tal vez por eso el comediante José Díaz, Joselo, tuvo el sketch en su show de televisión, escrito por el libretista Menéndez Bardon, en el que el personaje “Canuto”, un empleado copeyano que vivía con el temor de ser despedido, parodiaba a Miguel Thodé en una narración ficticia, en la que al final, el rival de Betulio lo tiraba a la lona, evento que nunca sucedió. De acuerdo con la trama, finalizaba en el mismo tono que Thodé: “Señores, se le doblan las piernas a Canuto, Canuto está mal”.  Tal era el impacto de los tres personajes: Betulio, Joselo y Miguel Thodé, que casi cinco décadas después, hay quienes están convencidos de haber oído la transmisión original y otros más osados hacen supuestas “citas textuales” en artículos de opinión y en comentarios de redes sociales.

Thodé, carabobeño, llegó al mundo deportivo de la mano de Herman “Chiquitín” Ettedgui, y entre sus influencias estuvieron Pancho Pepe Cróquer y Gonzalo Veloz Mancera. Fue un periodista versátil, que pudo abarcar varias disciplinas. Animó programas de concursos y en su tiempo como director del Canal 5, puso al aire “El Oso Yogi”. Aún hoy, incluso sin saber el origen, no falta quien cierre una discusión con su frase emblemática: “¡Señores, buenas noches!”. 

Falleció en Ocala, Florida, el 8 de noviembre de 2003. 

Betulio González es una gloria. Forma parte del Salón de la Fama del Deporte Venezolano. Dejó una leyenda construida en los cuadriláteros, con su estilo elegante y su férrea disciplina, desde su debut como profesional el 24 de abril de 1968, cuando ganó por KO a Elio Monzat en el tercer asalto.

Tres  veces se alzó con el campeonato mundial del Peso Mosca, al derrotar a Erbito Salavarría, Miguel Canto y Gutty Espadas, para orgullo de toda Venezuela.

Dejó un récord de setenta y seis victorias (cuarenta y ocho por nocaut), doce derrotas y tres empates en noventa y una peleas. Jamás fue noqueado y solo una vez fue derribado con un empujón. Estuvo en combate hasta los treinta y nueve años, cuando decidió colgar los guantes.

El 24 de octubre de 2019 cumplió setenta años en Maracaibo, donde forma parte de la élite que presumen los zulianos, al lado de Luis Aparicio (padre e hijo), Pachencho Romero y Asnoldo Vicente Devonish. Ha peleado varias veces por su vida y mantiene el invicto. 

La próxima vez que le cuenten que hubo un narrador que describía una pelea en la que Betulio González iba dominando y fue tirado a la lona, dígale con toda seguridad que eso fue una una rutina humorística que formaba parte de una parodia, porque en la vida real… ¡Betulio nunca cayó!

Fuente Prodavinci

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: