Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#Noticia

¿Cuál es el panorama al que se enfrentan los y los migrantes venezolanos, durante la emergencia decretada por el Covid-19?

Durante esta última semana, se agudiza la vulnerabilidad de los venezolanos inmigrantes en Ecuador, al conversar con uno de ellosok, desde mi lugar de aislamiento, para dar con la respuesta. Esto fue lo que encontre:

Ecuador comenzó cuarentena nacional, para prevenir la expansión del coronavirus (COVID-19), medida que fue precedida por un aislamiento preventivo de ordenado por la Alcaldía de San Francisco de Quito.

Con estas medidas desapareció toda actividad económica de la ciudad, salvo las esenciales, y quienes vivían de trabajos callejeros, como las ventas ambulantes o la limpieza de cristales de los autos en los semáforos perdieron todo sustento, al igual que aquellos que trabajaban en Hoteles, Restaurantes, Barberias, Peluquerías y tiendas comerciales.

‌ La cuarentena impide a cientos de inmigrantes salir a trabajar y por tanto no tienen dinero para cumplir con los pagos a los arrendadores. Una situación que afecta a los venezolanos que residen en Ecuador en medio de la diáspora, pero también a miles de ecuatorianos.

Tras vivir unos ocho meses en Ecuador, KERVIN SEGOVIA, relata que como otros de sus coterráneos, se sostuvo económicamente de trabajos informales, hasta lograr un empleo como camarero en un Hotel del centro de Quito. Pero la cuarentena impuesta por el gobierno ecuatoriano, para frenar el brote de la COVID-19, cortó de una vez el sustento diario, explica. Que su jefe al no tener huéspedes tomo la desicion de prescindir de sus servicios hasta que se logrará normalizar la situación y volvieran los clientes al Hotel.

Esta situación que le impidió trabajar, y generar ingreso le dejo sin recursos para pagar su arriendo y junto a sus dos hijos, su esposa, su señora madre y hermano fueron desalojados.
«Durante cuatro días durmió en la calle. Esta emergencia mundial nos agarró desprevenidos a todos”. Al ver a los niños en la calle una señora les ofreció un techo en otro sector, y Kervin le tocó cargar sus cosas a pie, para mudar a su familia.
El gobierno nacional ordena un tratamiento igualitario ante la crisis desatada por la pandemia, sin importar el estatus migratorio. Incluso, sugiere una atención integral: divulgación de información sobre la enfermedad, atención en salud mental, medidas de alojamiento.

Pero… ¿qué pasa en la realidad?

Que han desalojado a numerosas familias, con niños incluidos, a los que no les queda más remedio que pernoctar a la intemperie, con el agravante del frío que caracteriza a Quito.
“Lamentablemente, sucedió lo de la pandemia, que se escapa de las manos de cualquiera y bueno (…) nos tocó salir de donde vivíamos y buscar otro sitio, gracias a esta señora que nos ofreció un cuarto…»
Los desalojos se presentan, a pesar de los anuncios que “durante la cuarentena, y hasta dos meses después, queda prohibido el desalojo de cualquier familia por moras en los arriendos” y de que a través de la Defensoría del Puebo, ordena que nadie puede ser desalojado por no pagar el alquiler y se garantizará el hospedaje durante la época de cuarentena.

Mientras Kervin junto a su hermano y su hijo mayor hace la mudanza a pie con la esperanza de al finalizar esta emergencia podrá contar con su trabajo.

“Mi jefe me está diciendo que esperemos a ver qué pasa con la gente, que les tengamos paciencia a ver qué pasa. Pero es que la paciencia ya se está agotando cuando llevas sobre tus hombros la responsabilidad de velar por los niños y por mi vieja, que ya no tiene fuerzas para seguir luchando…»
Fue su frase final, que con dolor, tristeza e impotencia afirma el agobiante drama con el cual nos toca lidiar a millones de venezolanos inmigrantes.

Coromoto Díaz
Quito- Ecuador

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: