#NoticiaInternacionales

Detenido por las autoridades chinas acusado de delitos contra la seguridad pública: El Cardenal Zen

El obispo emérito de Hong Kong, el cardenal Joseph Zen Ze-kiun, ha sido detenido durante la madrugada de este miércolesacusado de atentar contra la seguridad nacional, en relación a su actividad en la junta de una organización sin ánimo de lucro.

La detención de Zen, de 90 años se produce meses después de que los medios de comunicación estatales anticipasen una campaña de acoso por parte de las autoridades gubernamentales, motivada por la defensa de la democracia ejercida por el cardenal.

Junto con el cardenal, también fue detenida Margaret Ng Ngoi-yee, exmiembro del Consejo Legislativo de Hong Kong a favor de la democracia, y Denise Ho Wan-sze, una conocida cantante. Los tres fueron arrestados por relaciones consideradas ilícitas con potencias extranjeras, según la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong entrada en vigor en julio de 2020. Desde su aprobación, decenas de activistas por la democracia han sido arrestados.

Los cargos se relacionan con la participación del cardenal en el Fondo de Ayuda Humanitaria 612, una organización benéfica que ayuda a los presos políticos en Hong Kong a sufragar sus gastos legales. Zen, Ng y Ho están relacionados con esta organización que cesó su actividad en 2021.

Una persecución anunciada

Los católicos de Hong Kong ya mostraron su preocupación por el posible arresto de Zen a lo largo de los últimos meses, especialmente desde que comenzó el hostigamiento al cardenal por parte de los medios progubernamentales a principios de este año.

En enero, el periódico de Hong Kong Ta Kung Pao publicó cuatro artículos separados que atacaban a Zen, líder espiritual de los católicos chinos perseguidos. Ta Kung Pao es propiedad de la Oficina de Enlace del Partido Comunista Chino, departamento gunernamental encargado de supervisar al gobierno de Hong Kong.

El periódico del gobierno relacionó intencionalmente a Zen con Jimmy Lai, el editor -también prisionero- de un periódico católico, y le acusó de utilizar «su condición de clérigo para crear el caos en Hong Kong» al supuestamente incitar a los estudiantes a rebelarse contra una serie de medidas gubernamentales en 2019. 

El arresto de Zen se produce solo tres días después de que el católico John Lee Ka-chiufuera declarado ganador de una votación para elegir al nuevo jefe del Gobierno de Hong Kong. Lee fue el único candidato a líder ejecutivo considerado por la Comisión Electoral de la región administrativa especial. Asumirá el cargo a finales de este verano, reemplazando a la también católica Carrie Lam.

El arresto de Zen supondrá una fuerte presión sobre la Santa Sede para que rompa su silencio sobre la crisis humanitaria en China y la represión de las libertades civiles en Hong Kong. 

A pesar de la compleja situación política de Hong Kong, la Secretaría de Estado de la Santa Sede ha mencionado en otras ocasiones que no hablaría sobre la represión de las libertades civiles en la región autónoma de China.

“Obviamente, Hong Kong es objeto de preocupación para nosotros. Líbano es un lugar donde percibimos que podemos hacer una contribución positiva. No percibimos eso en Hong Kong”, afirmó el año pasado el arzobispo Paul Gallagher, Secretario vaticano para las Relaciones con los Estados.

El arresto del cardenal nonagenario se produce meses antes de que el Vaticano renueve su controvertido acuerdo con el gobierno chino sobre la situación de la Iglesia, y sigue a la reasignación del jefe de la estación diplomática del Vaticano en Hong Kong en febrero, cuando Monseñor Javier Herrera Corona fue nombrado nuncio apostólico en el Congo y no fue reemplazado.

Referente espiritual y destacado opositor

El cardenal Zen es un referente para los católicos ortodoxos de China, especialmente tras la fuerte oposición mostrada al Gobierno comunista «ateo» y la puesta en duda del acuerdo de la Santa Sede con el régimenfirmado en 2018: según este, la Iglesia concede a las autoridades chinas la posibilidad de intervenir en los nombramientos episcopales, a cambio de la cual le sería concedida a los católicos chinos la aceptación civil siempre que se inscriban en el registro del gobierno. El acuerdo expirará el próximo octubre y aún no se sabe si se

Zen también ha sido un destacado opositor de medidas laicistas como la eliminación de las cruces del exterior de las iglesias en China y no son desconocidas las misas que ha celebrado por el alma de los mártires de Tiananmen.

Fuente religiondigital.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: