Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#NoticiaInternacionales

Donald Trump advierte que “van a pasar cosas terribles” mientras se le culpa de la violencia contra el FBI

Donald Trump advirtió que “van a pasar cosas terribles” mientras se enfrenta a la culpa de la violencia y las amenazas dirigidas a los agentes del FBI.

“El país está en una posición muy peligrosa. Hay una tremenda rabia, como nunca he visto antes, por todas las estafas, y esta nueva, años de estafas y cacerías de brujas, y ahora esto”, dijo Trump a Fox News Digital.

El expresidente señaló al medio que “hará lo que sea” para “ayudar al país”, y añadió que “hay que bajar el nivel de intensidad”.

Los partidarios de Trump y sus aliados del Partido Republicano reaccionaron con indignación tras el registro realizado por el FBI la semana pasada.

Trump manifestó que los estadounidenses “no van a soportar otra estafa” cuando la orden de registro desbloqueada reveló que está siendo investigado por obstrucción a la justicia y posibles violaciones de la Ley de Espionaje.

El FBI recuperó 11 conjuntos de documentos clasificados en Mar-a-Lago, la residencia y club privado de Trump en Florida.

Algunos de los documentos estaban marcados como alto secreto, y otros solo podían verse en una instalación gubernamental segura. Trump afirmó que los documentos habían sido desclasificados.

En declaraciones a Fox News el lunes, Trump comentó que sus ayudantes se habían puesto en contacto con el DOJ (Departamento de Justicia) para preguntar si el ex comandante en jefe podría ser de alguna ayuda, mientras los partidarios del expresidente compartían su furia por el registro.

Los agentes federales se han enfrentado a amenazas de violencia tras la búsqueda. Un hombre de 42 años murió durante un enfrentamiento con la policía después de atacar a los agentes en la oficina del FBI en Cincinnati, Ohio.

En un boletín conjunto, el DHS (Departamento de Seguridad Nacional) y el FBI indicaron que “el 11 de agosto de 2022, Ricky Shiffer Jr., quien llevaba un chaleco antibalas y estaba armado con un rifle tipo AR y una pistola de clavos, intentó entrar por la fuerza en la oficina de campo del FBI en Cincinnati. Cuando los agentes uniformados respondieron al intento de Shiffer de romper una barrera de cristal, el hombre huyó del lugar”.

“Se produjo una persecución y Shiffer se enfrascó en un tiroteo con los agentes del FBI y los agentes de la OSHP (Patrulla de Carreteras del Estado de Ohio), quienes respondieron a los disparos. Tras un prolongado enfrentamiento, la OSHP, con el apoyo del SWAT del FBI, intentó detener a Shiffer, y el resultado fue su muerte”, explica el boletín.

“Si hay algo que podamos hacer para ayudar, yo, y mi gente, estaríamos ciertamente dispuestos a hacerlo”, dijo Trump a Fox News.

“Nunca ha habido un momento como este en el que se hayan utilizado las fuerzas del orden para irrumpir en la casa de un expresidente de Estados Unidos, y hay una tremenda ira en el país, a un nivel que nunca se había visto antes, salvo en momentos muy peligrosos”, añadió.

Trump dijo que no había recibido respuesta del Departamento de Justicia sobre su oferta de ayudar a calmar los ánimos. Afirmó que ha habido “años de falsa cacería de brujas y montajes y estafas de Rusia, Rusia, Rusia”.

“A esa gente que perpetúa eso no le pasa nada, no pasa nada con ellos”, indicó. “Y luego irrumpen en la casa de un presidente, un ataque furtivo en el que nunca nadie pensó que algo así pudiera ocurrir”.

Afirmó que el FBI “irrumpe y se lleva lo que quiere” y que los agentes federales dijeron a sus ayudantes en Mar-a-Lago que “apagaran la cámara” y que “nadie puede pasar a las habitaciones”.

“Podían llevarse lo que quisieran y plantar lo que quisieran”, afirmó. “A mi gente le pidieron que se quedara fuera”.

Los agentes “podrían haber plantado lo que quisieran”, aseguró Trump.

“La gente está muy enfadada por lo que está ocurriendo”, dijo, y añadió que “hay que bajar el nivel de intensidad en el país. Si no es así, van a pasar cosas terribles”.

El DHS y el FBI advirtieron del aumento de los niveles de amenaza en su boletín a los agentes de la ley emitido tras el asalto a Mar-a-Lago.

“El FBI y el DHS han observado un aumento de las amenazas a los agentes de la ley federal y, en menor medida, a otros agentes de la ley y funcionarios del gobierno tras la reciente ejecución por parte del FBI de una orden de registro en Palm Beach, Florida”, señala el boletín. “Estas amenazas están ocurriendo sobre todo en línea y a través de múltiples plataformas, incluyendo sitios de redes sociales, foros web, plataformas para compartir vídeos y tableros de imágenes. El FBI y el DHS quieren asegurarse de que las fuerzas del orden, los tribunales y el personal gubernamental sean conscientes de la variedad de amenazas e incidentes criminales y violentos.”

“El FBI y el DHS han observado un aumento de las amenazas violentas publicadas en las redes sociales contra funcionarios e instalaciones federales, incluida la amenaza de colocar una supuesta bomba sucia frente a la sede del FBI y la emisión de llamadas generales a la ‘guerra civil’ y a la ‘rebelión armada’”, señalan las agencias.

El memorándum señala que las amenazas son “específicas en la identificación de los objetivos, tácticas o armamento propuestos”.

“Desde el 8 de agosto de 2022, el FBI y el DHS han identificado múltiples amenazas articuladas y llamadas al asesinato selectivo de funcionarios judiciales, policiales y gubernamentales asociados al registro de Palm Beach, incluido el juez federal que aprobó la orden de registro de la finca en Palm Beach”, dijeron las agencias. “El FBI y el DHS también han observado la información de identificación personal de los posibles objetivos de la violencia, como las direcciones de los domicilios y la identificación de los miembros de la familia, difundidos en línea como objetivos adicionales”.

El boletín afirma que “como resultado de las actividades recientes, evaluamos que los objetivos potenciales de la violencia [del extremismo violento doméstico] en el futuro podrían incluir a las fuerzas del orden, funcionarios judiciales, individuos implicados en teorías de conspiración y opositores ideológicos percibidos que desafían su visión del mundo”.

“Entre los factores que podrían agravar el entorno de la amenaza se encuentran las posibles acciones legales o policiales futuras contra personas relacionadas con el registro de Palm Beach, las declaraciones de funcionarios públicos que incitan a la violencia, los atentados [de extremismo violento doméstico] de gran repercusión que inspiran a imitadores, o la aparición de nuevas teorías de conspiración”, señalan las agencias. “Las amenazas que hemos observado, hasta la fecha, subrayan que [los extremistas violentos domésticos] pueden ver las elecciones de mitad de periodo de 2022 como un punto de inflamación adicional en torno al cual escalar las amenazas contra los oponentes ideológicos percibidos, incluido el personal de las fuerzas del orden federales”.

La orden fue firmada por un juez de primera instancia de EE.UU. el 5 de agosto. El FBI retiró unas 20 cajas del club privado. Al menos un conjunto de documentos estaba marcado como “varios documentos clasificados/TS/SCI”. TS significa “top secret” (alto secreto) y SCI “sensitive compartmented information” (información sensible compartimentada), que solo puede almacenarse y consultarse en una instalación de información sensible compartimentada (SCIF).

Los documentos de alto secreto pueden incluir información que podría poner en peligro la vida de los agentes de inteligencia y que podría complicar las relaciones entre EE.UU. y otros países.

La clasificación también abarca información de seguridad nacional relativa al trabajo diario del presidente.

El comprobante de propiedad del FBI reveló que los agentes federales recuperaron cuatro conjuntos de documentos considerados de alto secreto, tres conjuntos de registros secretos y tres conjuntos de documentos marcados como confidenciales.

El comprobante también enumeraba una “caja de documentos encuadernada en cuero”, fotos, documentos manuscritos y otros registros.

El registro se ejecutó como respuesta a la posible violación de varias leyes federales, incluidas las que prohíben la recopilación, transmisión o pérdida de información de defensa, la ocultación, la eliminación o la mutilación, así como la destrucción, la alteración o la falsificación de registros en investigaciones federales.

El que fuera asesor de Seguridad Nacional de Trump desde 2018 hasta 2019, John Bolton, dijo a The New York Times que los intentos del expresidente por defenderse tras el registro del FBI “muestran un verdadero nivel de desesperación”.

“Cuando alguien empieza a urdir mentiras como esta, muestra un nivel real de desesperación”, añadió Bolton.

Trump afirma que desclasificó los documentos recuperados por los agentes federales utilizando sus poderes presidenciales, mientras que sus aliados afirman que tenía una orden permanente para desclasificar los registros retirados del Despacho Oval.

“Nunca se me informó de ninguna orden, procedimiento o política de este tipo cuando llegué”, declaró Bolton al periódico.

“Si dijera algo así, habría que memorizarlo para que la gente supiera que existe”, añadió.

Bolton dijo al Times que en las residencias de Trump en Florida y Bedminster (Nueva Jersey) se habían creado zonas seguras para ver documentos clasificados, lo que significaba que los documentos podían ser confidenciales.

FBI y el DHS emiten advertencia sobre posibles ataques extremistas violentos en respuesta a cateo a Trump

Las agencias emiten una grave advertencia después del ataque a la sede del FBI en Ohio

Dos agencias federales de EE.UU. advierten sobre la posibilidad de más ataques inspirados por la ira de los seguidores de Donald Trump en respuesta al cateo del FBI en Mar-a-Lago.

El FBI y el DHS (Departamento de Seguridad Nacional) emitieron conjuntamente un memorando a los funcionarios de ambas agencias en el que advierten que la probabilidad de ataques extremistas domésticos en suelo estadounidense aumentó de forma drástica desde el cateo del lunes pasado. El expresidente es investigado por retención ilegal de material clasificado.

Los funcionarios advierten que “el FBI y el DHS han observado un aumento en las amenazas violentas publicadas en las redes sociales contra funcionarios e instalaciones federales”, y dicen que el aumento puede atribuirse a la decisión de la agencia de “llevar a cabo una orden de cateo autorizada por un tribunal en Palm Beach, Florida”. La referencia a Trump es obvia, aunque no lo nombra específicamente a él ni a sus seguidores.

La advertencia se da después de que un hombre muriera en un tiroteo con la policía después de que supuestamente atacara un edificio de la sede del FBI en Cincinnati, Ohio.

También después una protesta armada frente a una oficina del FBI en Phoenix, Arizona, aunque no hubo violencia.

Donald Trump ha reconocido una “gran ira latente” entre sus partidarios en los días posteriores al cateo y, según los informes, se acercó a través de su equipo a los principales funcionarios del Departamento de Justicia para preguntarles cómo podía bajar la temperatura de la situación. Públicamente, sin embargo, sigue criticando al FBI y plantea conspiraciones totalmente infundadas que son casi demasiado numerosas para contarlas: acusó a Barack Obama de robar “millones” de documentos y acusó al Departamento de Justicia de plantar pruebas para incriminarlo.

Sus aliados también comparten esas obvias afirmaciones falsas, mientras que algunos miembros leales a Trump de la Cámara de Representantes de EE.UU., como Marjorie Taylor Greene y Paul Gosar, han exigido que los republicanos apoyen la desfinanciación total del FBI.

Pasaportes de Trump aparecieron

Fuente: The Independent en español

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: