#NoticiaReligión

Egipto: El secuestro de niñas es un estrategia de los yihadistas contra la iglesia

El objetivo de los extremistas es debilitar a la minoría copta y crear una sociedad islámica homogénea

En Egipto, las niñas cristianas son secuestradas y luego preparadas para convertirse en musulmanas.

La desigualdad entre hombres y mujeres comienza desde la infancia. Por esta razón, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha instituido el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña. Cuando las niñas pertenecen a una minoría religiosa, como la cristiana, la situación de vulnerabilidad puede ser aún peor. La especialista en persecuciones de Puertas Abiertas, Helene Fisher, explica que este tipo de hostilidad afecta directamente el futuro de la joven. “En contextos de severa represión religiosa, las desigualdades y la violencia con la que las adolescentes crecen regularmente, también se utilizan para poner en peligro la libertad y el futuro de las niñas cristianas debido a su fe”.

En Egipto , Lisa Romani Mansi fue víctima de violencia. Tenía 17 años cuando desapareció en un barrio de El Cairo. Desde noviembre de 2019, nunca más se la ha vuelto a ver y las investigaciones policiales no han tenido éxito. Sadiya Amos tenía la misma edad que Lisa cuando fue secuestrada por extremistas islámicos en Nigeria. Fue arrestada y obligada a convertirse al Islam, pero al final logró escapar.

Guerra “santa” contra los adolescentes cristianos

El caso de Lisa es uno de los ejemplos del informe “Jihad del útero: trata de mujeres y niñas coptas en Egipto”. El documento fue elaborado por la organización Coptic Solidarity y revela cómo la desaparición forzada de niñas coptas es generalizada en el país. El proceso comienza con el secuestro de las niñas, que luego son obligadas a convertirse al Islam y casarse con musulmanes. Durante este período, se les adoctrina sobre la superioridad del Islam. Este método es especialmente efectivo si el adolescente es de un área rural y no tiene acceso a buena educación e iglesias.

En 2017, un ex secuestrador le dijo a Puertas Abiertas cómo estaba planeada la captura de niñas cristianas. “Un grupo se reúne en una mezquita para discutir sobre posibles víctimas. Vigilan los hogares de los cristianos y controlan todo lo que está sucediendo. En base a eso, hacen los planes”. El hombre también dijo que obtienen mucho dinero por ello, y que en muchas situaciones la policía ayuda. 

La investigación también indica que los actos contra las niñas cristianas no se limitan al acoso sexual, sino que son parte de un proyecto político para debilitar a la minoría religiosa y promover el crecimiento de una sociedad islámica homogénea. Para lograr estos objetivos, los secuestradores se aprovechan de las normas y leyes sociales que no impiden que se produzcan capturas.

Puertas Abiertas

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: