Internacionales

El desplazamiento venezolano exige una respuesta internacional coordinada

Durante décadas, Venezuela fue un país anfitrión para los refugiados, así como un destino para los migrantes atraídos por los sectores petroleros, agrícolas y manufactureros en auge de su economía. 

Ahora su población se está agotando. La huida que se desarrolla ante nuestros ojos es el resultado de la inestabilidad política, la creciente inseguridad y las violaciones de los derechos humanos, todo agravado por el colapso económico del país.

Esta es la crisis de refugiados y emigrantes más grave y de mayor crecimiento en la historia de América Latina, y una de las mayores crisis de desplazamiento externo en el mundo.

Los hombres, mujeres y niños venezolanos se van, un movimiento de población masivo que incluye a personas vulnerables, muchas que necesitan protección internacional, y muchas otras que buscan acceso a servicios básicos y oportunidades de empleo. 

A menudo viajan a pie durante días y semanas a destinos tan lejanos como Santiago en Chile, Sao Paulo en Brasil y Buenos Aires en Argentina, todos a miles de kilómetros de su tierra natal. Están buscando seguridad, servicios básicos, trabajo o para unirse a familiares ya establecidos en el extranjero.

Más del 80 por ciento de los 4.5 millones de refugiados y migrantes venezolanos han permanecido en la región, acogidos por países de América Latina y el Caribe.

Estos migrantes y refugiados no se limitan a los campamentos, sino que se encuentran en pueblos y ciudades donde viven junto con la población local.

Los vecinos de Venezuela se han basado en sus largas tradiciones de generosidad y solidaridad hacia los refugiados y los migrantes, a través de políticas y arreglos que facilitan la movilidad humana, la asistencia humanitaria y el acceso a los servicios sociales en toda América Latina.

No obstante, muchas de estas comunidades anfitrionas, especialmente en áreas fronterizas remotas, enfrentan enormes presiones como resultado de los recién llegados. 

Las capacidades nacionales y las comunidades de acogida se están extendiendo hasta el punto de ruptura. Las aulas se desbordan, y las instalaciones de salud o el mercado inmobiliario están bajo una intensa presión. 

El uso irresponsable de las redes sociales y las declaraciones radicales de algunos políticos están alimentando los reflejos xenófobos. 

La solidaridad regional y la voluntad política se están erosionando rápidamente ante el insuficiente apoyo internacional.

En las últimas décadas, América Latina y el Caribe han disfrutado de un notable crecimiento económico y estabilidad política. 

En tiempos en que las desigualdades han crecido en todo el mundo, este continente se ha vuelto más igualitario y justo. Pero este progreso podría ser revertido. 

Esta crisis ya está teniendo consecuencias desestabilizadoras en toda la región, y cualquier trastorno importante en cualquier lugar de América Latina repercutiría mucho más allá de las fronteras regionales.

América Latina no se puede dejar sola para enfrentar esta crisis. Ciertamente no por Europa, que tiene vínculos fuertes y profundos con Venezuela, ni por las Naciones Unidas. Unimos fuerzas porque nadie puede abordar la crisis solo.

Abordar la crisis de refugiados y emigrantes venezolanos requiere una asociación global inclusiva, y toda la comunidad internacional más allá de los países de acogida en la región debe asumir su parte de responsabilidad y solidaridad. 

Se necesita un mayor compromiso de las instituciones financieras internacionales, los actores del desarrollo y el sector privado para apoyar los servicios y promover oportunidades económicas para refugiados, migrantes y comunidades locales de acogida.

Ese es exactamente el objetivo de la Conferencia Internacional de Solidaridad que nosotros, la Comisión de la Unión Europea, el ACNUR y la OIM, organizamos juntos en Bruselas a finales de octubre. 

Queremos crear conciencia sobre la situación, reafirmar la solidaridad internacional con los países y las comunidades de acogida y pedir una mayor cooperación técnica y financiera internacional con la región.

En los últimos años, nuestras organizaciones han tomado un papel de liderazgo para responder a las necesidades de los venezolanos que han sido desplazados.

La Unión Europea y sus Estados miembros ya han movilizado más de 170 millones de euros y han estado a la vanguardia de la respuesta regional que apoya el Proceso de Quito. 

El ACNUR y la OIM están trabajando con más de 200 organizaciones de la sociedad civil, humanitarias y de desarrollo en todo el continente americano para implementar un plan integral de respuesta de USD 738 millones que actualmente cuenta con un financiamiento del 48%.

A través de la conferencia, reafirmamos nuestro compromiso firme y duradero de proteger y ayudar a los refugiados y emigrantes venezolanos, a apoyar los esfuerzos de los gobiernos de los países que los acogen y a abordar la necesidad de una integración sostenible de los venezolanos en las comunidades receptoras. Y llamaremos a renovar los esfuerzos para asegurar una solución política en Venezuela que sea la condición previa necesaria para que su gente pueda reconstruir sus vidas en casa.

Con esta Conferencia Internacional de Solidaridad, queremos enviar un fuerte mensaje a los refugiados y emigrantes venezolanos y sus anfitriones en América Latina y el Caribe, que el mundo no los ha olvidado y que los apoyaremos en su momento de necesidad.

Artículo de opinión conjunto firmado por el Alto Representante y Vicepresidente de la Comisión Europea Federica Mogherini, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados Filippo Grandi y el Director General de la Organización Internacional para las Migraciones, António Vitorino.

Federica Mogherini 

Alta Representante y Vicepresidenta de la Comisión Europea.

Filippo Grandi 

Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados 

António Vitorino

Director General, Organización Internacional para las Migraciones

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: