#NoticiaInternacionalesPolítica

El marxismo en América Latina: un cáncer que continúa propagándose bajo las narices de un mundo cómplice

Editorial del portal El Americano

Puede resultar agotador seguir leyendo los mismos titulares internacionales durante más de seis décadas: que la dictadura cubana arrestó a los luchadores por la libertad por protestar; que en Venezuela después de más de veinte años la gente sigue muriendo de hambre, y que en Nicaragua, el tirano Ortega fue reelegido luego de encarcelar a sus opositores presidenciales. Pero es fundamental que todos entendamos estos problemas. 

Ayer, el pueblo cubano volvió a salir a las calles en un intento de llamar la atención de la comunidad internacional. Es posible que sepa poco de estas manifestaciones debido a la censura, represión y totalitarismo bajo el que vive la isla. La historia se repite mientras el régimen cubano ahora persigue a los hijos de quienes lucharon con fuerza contra el comunismo hace 30 años. Del mismo modo, ahora hay un bucle infinito de tortura con muchas declaraciones sin sentido de «repudio» y «llamamientos» para que se respeten los derechos humanos.

Además, ayer el gobierno de Biden sancionó a los funcionarios nicaragüenses tras su continuo abuso de poder, pero estas sanciones hacen poco por los nicaragüenses ya que su único propósito es salvar la cara y pretender que están ayudando a las personas oprimidas.

En Venezuela, la semana que viene habrá «elecciones» bajo el régimen dictatorial de Nicolás Maduro, una pantomima diseñada para simular la democracia y acoger a nuevos colaboradores del régimen en posiciones de poder con el fin último de subyugar a la ciudadanía.

Estos asuntos son de poca importancia para Washington, donde los funcionarios electos están comprometidos a destruir la economía del país, descuidar nuestras fronteras, permitir el desmantelamiento de nuestra nación y ver el colapso del mundo, todo mientras culpan al cielo y al fantasma de la «extrema derecha». ”Por todos estos problemas.

¿Cuál es la estrategia de Biden? Parece que quiere perder el tiempo que le queda en el cargo dejando que el hemisferio occidental se desenvuelva bajo sus propias narices. Tanto para el presidente como para los izquierdistas, la inflación, el peligroso aumento del totalitarismo y el atrincheramiento de los enemigos de Estados Unidos no son preocupaciones importantes. Mientras Biden asista a las cumbres para protestar por el cambio climático y exigir pronombres de género, siempre será celebrado por los progresistas del mundo.

Emmanuel Rincón
Editor en general

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: