Opinión

Rumbo al 21-N: Análisis de un proceso electoral, Por Rafael Curvelo




Todos los venezolanos, mayores de 18 años y que estén inscritos en el Registro Electoral Permanente, están llamados a participar en las elecciones regionales, próximas a realizarse el 21 de noviembre. En las mismas se elegirán gobernadores, alcaldes, diputados a los consejos legislativos y concejales.

Formalmente, la campaña electoral arrancó el pasado 28 de octubre, aunque desde hace meses hemos visto a diferentes grupos y personalidades, promocionarse para las elecciones que están a la vuelta de la esquina. Todo parece indicar que el gran ganador de la contienda será el partido de Gobierno, gracias –en parte– a la fragmentación de una oposición que ha gastado energías en atacarse a sí misma.

Durante este proceso hemos visto a cinco grupos bien marcados: el PSUV con sus aliados, la Alternativa Popular Revolucionaria, que agrupa a las organizaciones del chavismo alejadas del Gobierno y amparadas bajo el Partido Comunista; la Alianza Democrática, en el que están las organizaciones que participaron en las elecciones del año pasado como: Avanzada Progresista, Cambiemos, El Cambio, Acción Democrática (con la tarjeta electoral), COPEI, Primero Venezuela, la facción que se quedó con la tarjeta de Voluntad Popular, entre otras; la Mesa de la Unidad Democrática, representada por los partidos del denominado G4: Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular (encabezado por Leopoldo López y Juan Guaidó), Primero Justicia y Acción Democrática (liderado por Henry Ramos Allup); y por último, la Coalición Independiente, de reciente creación y que integra entre otras a organizaciones como: Alianza del Lápiz, Centrados y UPP-89.

Viendo este panorama, podemos horrorizarnos ante la fragmentación de los grupos políticos, más cuando se eligen apenas 3.082 cargos en todo el país y hay inscritos un aproximado de 70 mil candidatos. Obviamente el PSUV inscribió con sus aliados a sus 3.082 candidatos, el resto pertenecen a grupos diferentes al Gobierno.

Entendiendo que, en la actualidad, los sectores alrededor del Gobierno, agrupan un número cercano al 20 % del electorado, podemos inferir que cualquier grupo adverso al PSUV que logre superar la barrera del 20 % es capaz de disputarle el poder a las fuerzas del chavismo. Habrá que ver si después del 21 de noviembre, nace ese grupo o habrá que seguir en el largo calvario encabezado por el actual Gobierno.

Un punto que no podemos dejar de mencionar, es la creciente confianza que existe en el Consejo Nacional Electoral (CNE), gracias a la integración de dos rectores de la oposición, estando uno de ellos dentro de la Junta Nacional Electoral, ente encargado directamente de velar porque las organizaciones políticas se apeguen a la normativa electoral durante la campaña. A pesar de algunos traspiés, es muy difícil llevar al cadalso a las autoridades electorales, que han sido diligentes en lograr cosas tan fundamentales como la observación internacional y nacional, así como la fiscalización, directa, por parte del ente rector, durante todo el proceso electoral.

Por primera vez en 15 años la Unión Europea desplegó una misión electoral, con 40 observadores en 23 estados del país, los mismos ya han tenido distintas reuniones con los diversos candidatos y agrupaciones que están participando en la campaña. Sumado a esto el CNE ha autorizado la observación de otro organismo internacional como el Centro Carter y, además, que llegó a Venezuela una comisión de expertos de las Naciones Unidas para evaluar el desarrollo del proceso electoral. También se autorizó a seis organizaciones nacionales ser observadores nacionales: Proyecto Social, Red de Observación Electoral de la Asociación Civil Asamblea de Educación, Asociación Venezolana de Juristas, Centro Internacional de Estudios Superiores, Fundación por un Pueblo Digno y Observatorio Electoral Venezolano; todo esto sin contar con las iniciativas independientes que han surgidos de diferentes organizaciones que buscan motivar el voto y garantizar la pulcritud de todo el evento.

Otro punto positivo es la fiscalización que se activó desde el CNE, donde 2 mil profesionales vigilan el fiel cumplimiento de la campaña electoral, así como garantizar el abuso por parte de candidatos y partidos de los recursos públicos. También se ha visto a los rectores Enrique Márquez y Roberto Picón, a través de las redes sociales, tomar nota de las diferentes denuncias que hacen desde candidatos, hasta ciudadanos.

Algo que quedará pendiente para próximos procesos es la personalización del voto y la representación proporcional, ya que en está ocasión, el sistema quedó diseñado para entubar el voto y no existirá la sustracción para la elección de los cuerpos deliberantes. Pero que esto no sea excusa para no participar y si queremos ir practicando nuestro voto para las elecciones podemos hacerlo a través de la página: comovotar2021.com

La campaña sigue su curso, la noche del próximo 21 de noviembre, conoceremos quienes serán los gobernadores, alcaldes, diputados regionales y concejales de nuestro país por los próximos cuatro años.

Ojalá que la decisión de las primeras minorías sea respetada, ya que todo parece indicar que, en muchas regiones y municipios, la definición será por poco margen y con tres bloques en disputa.

¡Vale la pena! ¡Hagámoslo posible!

Correo electrónico: rafagerardocurvelo@gmail.com

*Secretario ejecutivo de Alternativa1

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: