Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
Opinión

El traidor Claudio Fermín, el exconvicto Manuel Rosales y el Coronavirus, arma biológica de Trump OPINIÓN Por Gian Carlo Di Martino @GCDimartino

Bancamiga

1-. Plomo por Maduro…El 23 de febrero se celebró el triunfo de una de las más grandes batallas de la historia de Venezuela; luego que el imperio gringo fue derrotado al intentar invadir a Venezuela por Cúcuta, Colombia, apoyado por el presidente santandereano, Iván Duque, y otros presidentes del Cartel de Lima, con la mentira de una supuesta ayuda humanitaria…No voy a repetir lo que mi país y el mundo entero saben sobre ese glorioso día de victoria, una victoria como en aquellos tiempos de guerras heroicas contra los colonizadores españoles; ahora solo quiero decir que ese 23 de febrero se ratificó en el campo de batalla a Nicolás Maduro Moros como presidente legítimo de la República Bolivariana de Venezuela, soportado en la mayoría de nuestros compatriotas resueltos a ser libres. Se demostró, claramente, que cuenta con una Fuerza Armada Nacional Bolivariana leal y todo un pueblo dispuesto a batirse a plomo por él en el terreno que sea. Y el Gobierno colombiano y su Fuerza Armada lo saben. Así quedó evidenciado. Al sonido de un triquitraque, tengan la plena seguridad que esa patriota unión cívico militar ya constitucional, sale a dar la vida de manera incondicional por nuestro máximo jefe de la revolución bolivariana, por ese camarada, por ese digno hijo del Comandante Chávez…Y yo estoy a la orden.

2-. Cruda confesión de un falso positivo… En una nota que en Venezuela solo vi publicada en el diario Correo del Orinoco, leí: «El coronel del Ejército colombiano, Álvaro Amórtegui Gallego, develó que en 2001 cuando estaba bajo el mando del general Mario Montoya, este le sugirió que hiciera pasar a 17 paramilitares detenidos como bajas en combate con guerrilleros de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Explicó el militar que recibió un mensaje de Montoya- comandante del Ejército en el período presidencial del narcoparaco Alvaro Uribe Vélez- que le indicaba que le enviaría brazaletes con las siglas de las FARC, para colocárselos a los paramilitares, hacerlos pasar como guerrilleros y ejecutarlos. «Ya le mando los brazaletes», me dijo. Y yo le digo: «No, no. Aquí no me mandan brazaletes, no me mandan a nadie. Esos manes (hombres) los capturé vivos, y vivos se quedan». Comentó el coronel que, al no cumplir la orden, Mario Montoya lo llamó cobarde, le lanzó un escupitajo y le ordenó que se retirara de su brigada. Alvaro Amórtegui Gallegos, le pidió al subpresidente Iván Duque y al ministro de Defensa, el narcoparaco Carlos Holmes Trujillo, frenar estos actos de corrupción…Una ingenuidad del coronel o quizás intimidado actuó con desespero, porque es precisamente Duque quien está detrás de los falsos positivos a través de Uribe Vélez. Y él debe saberlo, de cualquier manera, lo sabe toda Colombia.

3-. Traidor nato… Alvaro Uribe Vélez está estrechamente relacionado con las bandas paramilitares en Colombia. Los financiaba cuando era presidente, incluso, su hermano, Santiago Uribe, fue a juicio al resultar vinculado con uno de esos grupos denominado Los 12 Apóstoles, sin embargo, así como los utilizaba para sus ejecuciones extrajudiciales, igualmente los traicionaba. Los mandaba a matar y pasaban a formar parte de sus falsos positivo. Uribe Vélez no ha ido a prisión porque, primero, le tienen pavor; testigo que habla, testigo que asesina, segundo, tiene comprada y sometida a la justicia colombiana, pero ya la gente comenzó a perder el miedo y hay varios testimonios al respecto, sólo falta que los jueces se pongan a la altura de su pueblo y ese bandido vaya a la cárcel. Uribe Vélez es un parásito que le corre por la sangre el germen del crimen y la traición. Junto a Iván Duque son la deshonra de su país. Aparte de sus conocidas actividades en el negocio de la droga y sus buenas amistades con su paisano, Pablo Escobar Gaviria, jefe del Cartel de Medellín, y con el «El Chapo Guzmán», jede del cartel de Sinaloa en México, estableció en el mundo delictivo colombiano los falsos positivos, las fosas comunes, las casas de pique, y la motosierra como arma emblemática de los paramilitares.

4-. Más ladrón que el exconvicto Manuel Rosales…Cuando descubrí las andanzas delictivas del ex convicto Manuel Rosales durante su paso por la Gobernación de Zulia, que se determinó que había comprado, a través de testaferros, más de 10 haciendas en el Sur del Lago de Maracaibo, pensé que no había un ladrón mayor que ese delincuente en el país. ¿Cuánto vale una hacienda en el Sur del Lago?… Robó tanto que fugitivo siguió comprando fincas en Panamá y otras propiedades en Miami; se robó hasta el dinero de la administración pública de Maracaibo con Un Nuevo Tiempo, período en el que Eveling de Rosales hizo las veces de alcaldesa, pero debo confesar que estaba equivocado. «El Rastrojo» Juan Guaidó resultó mucho más ladrón que Rosales. El ministro Jorge Rodríguez, durante una transmisión en vivo por VTV, que tuvo poca acogida por la canalla mediática cómplice de los golpes de estado contra la Patria de Bolívar, lo responsabilizó por el más grande caso de corrupción de Venezuela, y añadió que el robo de activos nacionales vinculados a este delincuente de la organización terrorista Voluntad Popular, asciende a 116 mil millones de dólares. Con ese dinero, explicó el ministro Rodríguez, se le pueden costear los Clap a los venezolanos por 152 años, construir 11 millones de viviendas y, además, son el total de las importaciones que necesita el país en medicinas, alimentos, insumos para la industria y la tecnología.

5-. ¿Y qué pasó con el embajador de la cocaína?… Hace días, lo medios de comunicación social publicaron una noticia, según la cual, en una finca de Fernando Sanclemente Alzate, embajador de Colombia en Uruguay, allanaron un laboratorio de procesar cocaína. Eso a mí no me sorprende, sabiendo que el narcotráfico en Colombia es un negocio de la DEA y de la oligarquía santandereana enquistada en el poder, cuyos principales cabecillas son los narcoparacos, Alvaro Uribe Vélez y, el subpresidente, Iván Duque. Tampoco me sorprende como la canalla mediática trató la noticia. Aunque es aquí donde quiero llegar, porque estamos en presencia de un ejemplo perverso de cómo los medios de comunicación mundial al servicio de las elites manipulan la información. Esa noticia la publicaron y, al día siguiente, solo aparecía el diplomático defendiéndose, diciendo que ignoraba todo, que había una parte de esos predios arrendada a otra familia, en fin, la noticia murió, cuando se esperaba que se dijera ¿quiénes están implicados? Si el diplomático no es el dueño de ese laboratorio en su hacienda ¿quién es entonces? debe haber otros involucrados ¿hacia dónde la exportaban? pero no, le hicieron una defensa tan grande al embajador que más bien no debieron divulgar nada. Ahora, imagínense que no hubiese sido un embajador del narcoparaco Iván Duque, sino del presidente Nicolás Maduro. Revienta la canalla mediática y sin posibilidad de defensa. Porque así actúan los medios de comunicación y los periodistas vendidos al servicio de la desestabilización en Venezuela.

6-. El Coronavirus, arma biológica contra los chinos… Desde que escuché hablar del HAARP, un misterioso proyecto de la Fuerza Aérea y la Marina norteamericana que permite manipular el tiempo, y uno ve de repente desastres naturales que provocan devastaciones en algunos países; que asesinaron a Chávez inoculándole un cáncer en el momento que otros presidentes latinos progresista sufrieron la misma enfermedad, no me sorprende nada en cuanto al posible uso de bioarmas por parte del genocida imperio gringo. Lo dicen muchos científicos y, ahora en Venezuela, el presidente Nicolás Maduro Moros, sorprende manifestando que el Coronavirus es una amenaza contra la humanidad, con el añadido de que hay elementos para pensar que se trata de una cepa creada para una guerra biológica contra la nación oriental… Y es evidente la rivalidad de los EEUU con China por su indetenible avance tecnológico y científico. Aunque no es solo el Coronavirus, existe actualmente toda una campaña mediática mundial de desprestigio contra ese país, en la que no extraña que los pongan a comer seres humanos y a enviar al espacio cohetes de plastilina que se derriten en el espacio en alegoría de que nada sirve de los orientales. Dicen de ese pueblo lo más increíble, lo más inverosímil. Pero nadie puede ocultar que su desarrollo tecnológico científico está dejando al resto del mundo en pañales. Y las razones se las planteó Jimmy Carter al psicópata Donald Trump, que una vez le preguntó por qué el gigante asiático se está poniendo por delante, y el expresidente le respondió: «¿saben por qué? Yo normalicé las relaciones con China en 1979. Desde 1979 ¿saben cuántas veces China ha estado en guerra con alguien? Ninguna. Y nosotros hemos permanecido en guerra. EEUU es el país más beligerante del mundo. Una verdad del tamaño del planeta, pero en manos de Trump, supongo que le entró por un oído y le salió por el otro. Por eso, no se descarta que el Coronavirus sea un ataque biológico de ese psicópata contra China dolido por el progreso y desarrollo de la República asiática.

7-. Los ladrones de Guaidó…A veces creo que «El Rastrojo» Juan Guaidó, sabiendo que ya le es imposible, no se la juega de verdad por ser presidente, y sus aparentes esfuerzos por serlo, son solo simulaciones que obedecen a su ineludible compromiso con los gringos. Y es que lo único que hace es robar a dos manos. En todos los puestos claves ubica estratégicamente a ladrones de alto vuelo. Su preocupación y por lo que realmente muestra gran interés es por los recursos de los activos de Venezuela en el exterior. Para administrar la famosa mentira de la ayuda humanitaria designó a dos delincuentes: Rossana Barrera y Kevin Rojas, quienes hicieron desastre con el dinero supuestamente destinado a los migrantes venezolanos. En EEUU tiene a Carlos Vecchio con otra partida de granujas desangrando Citgo con los gringos; para Monomeros, envió a Manuel Rosales y el impacto de ese exconvicto ladrón en esa empresa en Colombia fue tan grande que Calderón Berti, que no es ninguna perita en dulce, del tiro renunció y se develó todo el entramado delictivo que allí estaba configurado. Y, hace siete meses, según el portal digital La Tabla, designó ilegalmente a Enrique Castells como «nuevo presidente» de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) Internacional C.A., ubicada en España, con la orden de Guaidó de robarse 20 millones de euros que la industria del aluminio tiene depositados en tres bancos del país europeo. Castells fue un alto funcionario del sector del aluminio y presidente de Venalum durante los gobiernos de Jaime Lusinchi, en los años 1984-1986, y de Carlos Andrés Pérez, entre 1989 y 1993. Y como era de esperarse, sus funciones estuvieron cuestionadas por corrupción y transferencia de activos a empresas privadas como Coralum y Sural.

8-. El traidor Claudio Fermín…pudiera decir que el odio ha llevado la política de la oposición venezolana a otro terreno, pero ni siquiera es así, es peor; el odio acabó con la oposición en Venezuela. Y cuando en la Patria de Bolívar nos referimos a ella, usamos ese calificativo tan solo por darle una denominación a los adversarios del gobierno revolucionario, por cuanto estos no son más que terroristas, y ladrones en esa misma medida. Una cosa es cogobernar y otra asesinar, incendiar, destruir, robar en nombre de una supuesta democracia y una supuesta libertad. Y eso es lo que hacen los dirigentes de las bandas delincuenciales Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática. Y el que no mate, no le prenda fuego a la gente por pensar distinto ni queme bienes privados y de la nación, no califica como dirigente para estos grupos criminales que tienen secuestrada a la oposición venezolana. Y eso le ocurrió a Claudio Fermín quién, al no cumplir con el perfil de un buen terrorista sangriento, por lo menos que yo sepa, lo llaman traidor. Fermín cometió, además, la «osadía» de rechazar las sanciones que nos impone el psicópata Donald Trump, para hacer pasar hambre al pueblo y provocar la muerte de los enfermos ante la falta de medicinas. Lo crucifican por manifestar que no está de acuerdo ni con la violencia, ni con el robo de Citgo ni de Monómeros. Dice creer en el diálogo, en salidas verdaderamente políticas y democráticas, y en vez de apoyarlo por el bien de la patria y de todos los venezolanos, alegan que se vendió al Gobierno…y todo opositor que de verdad quiera a su país y se desmarque del terrorismo, será considerado como un enemigo por esos delincuentes…estamos en presencia de asesinos con el alma envenenada de odio.


Gian Carlo Di Martino

Politólogo, profesor, abogado. Ex-Alcalde de Maracaibo. Cónsul de Venezuela en Milán – Italia.  giancarlodimartino2017@gmail.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: