Opinión

El usurpador debe irse…Por Marlon Jiménez

El USURPADOR procubano, electo por primera vez el 14 de abril de 2013 por una mínima diferencia sobre Capriles (éste fue el ganador y aún se desconocen las razones por las cuales no declaró el fraude), y luego reelecto en “elecciones fraudulentas” No reconocidas por la sociedad democrática del mundo, celebradas en mayo de 2018. Perdió en ese corto tiempo el capital políticoheredado; y hoy, es un tipo fracasado, desprestigiado y rechazado por los mismos que alentaron en otrora al “encantador de serpientes”; es decir, el “comandante eternamente enterrado”, que le precedió a la cabeza del régimen; entre otras razones por sus mentiras, por no cumplir sus promesas electorales, por no escuchar jamás los gritos y deseos del pueblo, por sus reiterados fracasos y por su política de indiferencia y pasividad ante el sufrimiento de los ciudadanos, la corrupción, las denuncias de narcotráfico sobre personeros del régimen comunista y familiares suyos y el abuso de poder que está envenenando la economía y la política; además, por permitir que los cubanos tomaran el control integral de su régimen y ser un obnubilado seguidor de las políticas impuestas por ellos. .

El USURPADOR no escucha nada ni a nadie.

No escucha los consejos del país: economistas especializados y con experiencia en el campo de la micro y macroeconomía, universidades, de la Academia de las Ciencias Económicas, Sociales y Políticas, de los trabajadores, de los empresarios, en fin de la sociedad civil en general, que le pide de manera urgente un cambio total y absoluto en los lineamientos, que de manera ideológica, ha venido primando en la economía en los últimos 22 años, para sacar del atolladero, casi criminal, a los venezolanos.

El régimen comunista destruyó el aparato productivo (sector privado y los que se robaron), cuestión que se manifiesta directamente en una hambruna, en la ausencia de medicinas vitales para la vida, tanto en niños como en adultos, además de la inflación (el régimen celebra porque las cifras están en un dígito; pero no dice nada que a la moneda le han quitado 16 ceros), que desangra la poca capacidad salarial del pueblo (el salario mínimo más bajo del mundo).

PDVSA quebrada por el manejo irresponsable que se hizo de sus recursos (ingresos de más de 1 billón de dólares), dilapidados de manera abrupta para vender una ideología decadente, asesina y todo lo que eso significa en el deterioro ético del régimen, que coadyuvó de manera superlativa en el desmadre estructural del país.

Hay tres tipos de sordos en política: los que no escuchan por arrogancia, los que no oyen por cobardía y los que no escuchan porque son cretinos o imbéciles; el USURPADOR procubano cumple en su patología política con los tres.

La economía persiste en ´´consultas oncológicas´´, debido, también, a la carga burocrática que es insostenible e incosteable. 5 vicepresidencias y más de 40 ministros y viceministros es una prueba de ello; sin meter los “vagos y maleantes” del PSUV, que detentan un salario solo para salir a hostigar en la calle a los que se oponen al comunismo.

El daño realizado es irreversible, se necesitarían políticas económicas audaces e inteligentes para iniciar un proceso de cambio. Declarar una Emergencia Económica manteniendo los mismos esquemas comunistas, por ejemplo, Luís Salas y Nixon Becerra (la brutalidad hecha persona) dixit…, como la planteada ante la AN, no conduce a ningún otro lado, sino a la hecatombe definitiva y total del país y al ´´canibalismo´´ (muy pronto) entre los venezolanos.

La renuncia del USURPADOR procubano de inmediato (antes de la decisión de la CPI, donde está acusado por crímenes de lesa humanidad,inicie un juicio; es una opción valedera y de mucha fuerza en la actualidad, tal cual lo dice la comunicación enviada por el Fiscal KHAN) es lo mejor que le pudiera ocurrir al país y a su pueblo.

Es imposible que a estas alturas con el deterioro inconmensurable de la calidad de vida ciudadana y con la incompetencia gubernamental de los comunistas en el poder que, se puedan abrir espacios para un cambio.

No es fácil que la renuncia se de voluntariamente, en él no hay conciencia de la realidad; él está viviendo una utopía psíquica, patológica, con una ausencia objetiva de silogismo en sus propias decisiones que va a conducir, en el corto plazo, que la sociedad civil reclame en movilizaciones de calle la aplicación inmediata delArt233 donde se solicite formalmente una “junta médica” que le realice una evaluación física y mental y corrobore, lo que ya todos sabemos, la incapacidad para seguir en el cargo que actualmente, para desgracia de todos, ocupa al frente del poder ejecutivo. No hay vuelta atrás.

Profesor Universitario

Marlons.jimenez55@gmail.com

@marjimgar

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: