#NoticiaNacionalesPolítica

En vispera de las postulaciones de las UBCH, Marcos Amaya: “Me resteo con el poder popular, las comunas y las bases”

El nombre de Marcos Amaya, capitán de aviación, no es nuevo dentro la gerencia pública en la región. Este zuliano se ha paseado por distintos cargos dentro de la administración oficialista, donde ha dejado marcada su huella de éxito. 

La mayoría lo recuerda como el coordinador de los aeropuertos de estado Zulia, direcctor regional del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), y director del Servicio Desconcentrado para el Mantenimiento Vial y de los Peajes del Zulia (Sedaerez),

Sin embargo, este cabimense se ha desempeñado también dentro de la administración privada y comercial.

Amaya trabajó como piloto turístico, fue gerente de una línea aérea comercial en Maracaibo y participó en la fundación de tres aerolíneas venezolanas: Oriental de Aviación, Láser Air Line y Air Venezuela.

Tambien fundó una empresa para la atención de aerolíneas en tierra que gerenció paralelo a las actividades públicas que ha ocupado. 

El compromiso, liderazgo y trayectoria de Amaya, dentro de las instituciones que ha direccionado lo perfilan como uno de los posibles candidatos a ser seleccionado el próximo 27 de junio, dentro de las bases del Partido Socialista Unido de Venezuela ( PSUV), para participar en las megaelecciones del 21 de noviembre por la alcaldía de Cabimas.

De resultar postulado para optar al cargo de Alcalde de Cabimas, Amaya proyecta poner a disposición su experiencia, juventud y fuerza. “También el entusiasmo de las personas que me acompañan (PSUV, militancia y las comunas), para sumarlos a un proyecto de gerencia efectiva y eficiente”.

Asegura que como nativo de esa tierra desea que Cabimas sea una ciudad del primer mundo y está consciente que la única forma de hacerlo es organizándo una estructura sólida donde haya un mismo norte.

Para lograr este objetivo el capitán Amaya plantea fortalecer las ciudades comunales, “a las comunas hay que darles fuerza porque son estructuras que tiene valor de ley, y por lo tanto podemos actuar sobre ellas para que incidan positivamente en el quehacer diario”, destaca.

Este cabimense, de 51 años, enfatiza que hay que involucrar al poder popular, a través de la comunas, como actores reales para potenciar el municipio. “Involucrarlos en panaderías, talleres mecánicos, farmacias, consultorios médicos, entre otras áreas. La comuna tiene médicos, ingenieros, abogados, maestros,  profesores, oficiales de la FANB y oficiales de policía. En la comuna tenemos todo los ingredientes para un proyecto genuino que permita fortalecer las estructuras socioproductivas de un país”, recalca.

Apoyo a la empresa privada

Entre los planes que tiene Amaya para potenciar este municipio de la Costa Oriental del Lago, que por años ha sido marginado, está “trabajar de la mano con la empresa privada y los industriales que creen en el país. Debemos generarles las condiciones para que ellos inviertan y se queden con nosotros”.

Manifiesta que está convencido en permitir que los empresarios, industriales y pequeños emprendedores se sirvan del Estado, para que el Estado pueda apalancar su crecimiento económico.

“Eso va a generar empleo y a la vez tributos que le van a ser de mucho beneficios al municipio, sobre todo para los servicios públicos. También creo en la asociación pública y privada; una comuna de la mano con una empresa privada”, reitera.

Su mayor aval, el trabajo

Para Amaya, quien asegura ser 100% revolucionario,  el secreto del éxito en la gestión pública ha sido la planificación. “Una gestión planificada te dará grades aciertos. Además de tener un equipo de trabajo de avanzada; gerentes de alto desempeño que ayuden y fortifiquen la gestión”.

Otro de los aspectos necesarios para el éxito de la gestión, resalta Amaya, es la inclusión del pueblo organizado ( la comuna). “El comandante Hugo Chávez nos dejó la comuna, eso está establecido y es ley. Esa estructura es la raíz para solventar los problemas en las comunidades”, recalca.

El buen desempeño de Amaya dentro de las filas de la revolución lo ha llevado a ocupar diferentes cargos. Estuvo en el Servicio Nacional Autónomo de Atención Integral a la Infancia y a la Familia ( Senifa), en la intervención y la junta restructuradora del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo ( SAHUM).

“También trabajé en las inundaciones en Mara en 2010 y fui miembro del cuerpo de inspectores socialistas que revisaba las obras del Gobierno, durante el mandato de Hugo Chávez Frías”, señala.

Recuerda que fue comisionado directamente por Chavez Frías para que se encargará de Dirección general de los aeropuertos del estado Zulia, “donde por tres años gerencié los aeropuertos Oro Negro, de Cabimas;  Santa Bárbara y la Chinita. Desde esta dirección prestamos apoyo a los aeropuertos de la Frías, Higuerote y Coche. También brindamos asesoría técnica a los aeropuertos de Valencia y Barcelona”, rememora.

Tras  la muerte de Chávez estuvo al frente de la dirección estadal del Saime donde hizo un  trabajo de reorganización y reestructura de la institución. Manifiesta que aunque fue fuerte el trabajo en el Saime, el resultado fue exitoso, gracias a la planificación de la gestión de gobierno.

En la administración pública de los peajes, Amaya recuerda como grandes logros alcanzado el repotenciamiento de 24 ambulancia en menos de 8 meses, que luego fueron puestas a funcionar a lo largo y ancho de las carreteras del estado Zulia.

“A pesar de la dificultad de la crisis economicas que ya para ese entonces nos estaba afectado por el bloqueo económico al país, pudimos solventar y salir airosos”, manifiesta.

NP

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: