CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaNacionalesPolítica

#ENTERESE Conversaciones secretas, petróleo y sanciones: detalles de diálogos entre EE.UU. y Venezuela

Un relato de las conversaciones respaldadas por Estados Unidos entre el gobierno y la oposición venezolana, se basa en entrevistas con numerosas personas con conocimiento del asunto.

Tomado de Bloomberg

Por fin había llegado el día: Los líderes de Venezuela y la oposición se reunirían para trazar un plan para la celebración de elecciones libres.

También estaba sobre la mesa la posible retirada de las duras sanciones que habían agravado la crisis económica del país. Tras años de negociaciones fallidas y conflictos, sería una victoria histórica.

El grupo opositor respaldado por Estados Unidos, acompañado por funcionarios estadounidenses, entre ellos el Jefe de Misión de la Unidad de Asuntos Venezolanos, Francisco Palmieri, había volado de Caracas a Barbados el 16 de octubre para ultimar los últimos esfuerzos en pro de un acuerdo. Gotas de sudor goteaban por la frente de los delegados mientras esperaban en las húmedas instalaciones del hotel de Bridgetown.

Los representantes del presidente Nicolás Maduro les hicieron esperar hasta el último minuto.

De vuelta en Caracas, el gobierno venezolano seguía afinando los detalles de un plan paso a paso que habían coreografiado cuidadosamente semanas antes con la administración del presidente Joe Biden. El gobierno se presentó finalmente el 17 de octubre, un día después de lo previsto, pero a tiempo para la ceremonia de la firma.

Siguieron cuatro horas finales de negociaciones, en las que el gobierno de Maduro hizo una exigencia de última hora que podría haber hecho descarrilar el proceso. Cuando el gobierno de Venezuela y la Plataforma Unitaria firmaron el acuerdo esa tarde, supuso un punto de inflexión para dos facciones políticas que llevaban enfrentadas más de dos décadas.

Elección justa, para ser claros, es un término poco preciso en este caso. Dada la forma en que Maduro y su predecesor, el difunto Hugo Chávez, moldearon el sistema de votación durante el último cuarto de siglo para asegurar su reelección una y otra vez, los observadores venezolanos de larga trayectoria consideran muy poco probable que Maduro permita que su oponente lo derrote el próximo año.

El acuerdo electoral, dicen, es más bien un primer -y tibio- paso para que el país vuelva a ser la democracia que una vez fue.

Una ronda previa de negociaciones entre la administración de Maduro y el partido de la oposición, con la mediación de Noruega y acogida en México, había llegado a un punto muerto. Pero ahora las circunstancias eran diferentes:

Biden, que se enfrentaba a una mayor presión para reducir los precios del gas de cara a un año electoral, podría beneficiarse de la retirada de las sanciones sobre el petróleo y el gas venezolanos. Eso, a su vez, devolvería dinero a la estancada economía venezolana.

Así, este año se inició un proceso de negociación paralelo entre Estados Unidos y Venezuela. Con la ayuda de Qatar, miembro de la OPEP, Estados Unidos evitó a la oposición y se reunió directamente con el gobierno de Maduro.

“Mientras la oposición y el régimen hablan, no es ningún secreto que las negociaciones más significativas se están llevando a cabo entre Washington y Caracas”, dijo Geoff Ramsey, investigador principal del Centro Adrienne Arsht para América Latina del Atlantic Council.

“Este tipo de negociaciones por vías paralelas no son únicas en los esfuerzos de mediación internacional, pero suelen funcionar mejor si los dos procesos están alineados”.

El frágil acuerdo puede haber superado, al menos parcialmente, su primera prueba el 30 de noviembre, cuando el gobierno venezolano cumplió el plazo impuesto por la administración Biden para dar pasos concretos hacia una votación más justa en 2024, al anunciar el procedimiento para que líderes opositores inhabilitados como María Corina Machado, que ganó abrumadoramente las primarias presidenciales de la oposición, intenten restablecer su capacidad para presentarse a cargos públicos.

EE.UU. había advertido de que restablecería las sanciones si Maduro no cumplía.

El Departamento de Estado de EE.UU. no respondió a una solicitud de comentarios, pero emitió un comunicado el viernes diciendo que la hoja de ruta para restituir a los candidatos era un paso adelante, aunque sigue preocupado “por la falta de progreso en la liberación de los ciudadanos estadounidenses detenidos injustamente y los presos políticos venezolanos.” El departamento “tendrá más que decir en los próximos días sobre los próximos pasos dado el estado de la cuestión”.

Este relato de las conversaciones respaldadas por Estados Unidos entre el gobierno y la oposición venezolanos se basa en entrevistas con numerosas personas con conocimiento del asunto que pidieron no ser identificadas por no estar autorizadas a hablar públicamente.

Dentro de las conversaciones

Los gobiernos de Estados Unidos y Venezuela mantuvieron comunicaciones por canales indirectos incluso después de que las relaciones entre ambos se rompieran en 2019, cuando Estados Unidos reconoció al entonces presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como líder legítimo del país.

Fueron dos altos funcionarios estadounidenses que visitaron Venezuela en marzo de 2022 quienes reanudaron las conversaciones formales. 

Su objetivo era apuntalar otras fuentes de energía después de que las sanciones financieras impuestas a Rusia por su invasión de Ucrania limitaran el suministro mundial.

El acercamiento dio sus frutos, con el intercambio de prisioneros y la relajación de algunas restricciones sobre el petróleo, pero los dos gobiernos no lograron crear la confianza necesaria para continuar y las conversaciones se fueron apagando poco a poco.

Entonces, se produjo un gran avance a mediados de 2023, cuando el gobierno de Biden seguía enfrentándose a las críticas sobre los precios del gas y sobre cómo la migración masiva desde Venezuela estaba poniendo a prueba los refugios y los servicios de ayuda en las principales ciudades estadounidenses.

El director senior del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Juan González, y el jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela y aliado de Maduro, Jorge Rodríguez, celebraron una reunión secreta en Doha, Qatar, ese mes de junio. En ese momento, las llamadas conversaciones de México llevaban inactivas más de seis meses sin que se vislumbrara una vía para su reanudación.

Tras la reunión de Doha, funcionarios estadounidenses invitaron a una delegación de representantes de la oposición a una reunión rutinaria en Washington, DC. A diferencia de los encuentros anteriores, que se centraron en mejorar las técnicas de negociación, en éste se profundizó en la lista de deseos de la oposición, que incluía el levantamiento de las inhabilitaciones políticas y la autorización de la observación electoral internacional, así como posibles concesiones que podrían estar dispuestos a hacer si las negociaciones se complicaban.

Ahora que Estados Unidos contaba con la opinión de la oposición, celebró otra reunión secreta con funcionarios venezolanos en Milán (Italia). Más funcionarios se involucraron en las conversaciones, entre ellos el Subsecretario de Estado estadounidense, Brian Nichols, y el Gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez.

Durante semanas, las partes estuvieron atascadas en dos temas principales: la observación internacional para las elecciones presidenciales de 2024 y permitir la participación de candidatos vetados.

En ese momento, el gobierno de Maduro había prohibido a tres de la docena de candidatos presidenciales de la oposición presentarse a cargos públicos. Eso incluía a la favorita Machado.

Finalmente, acordaron invitar a observadores creíbles, como el Centro Carter y una delegación de la Unión Europea, y crear un proceso para que los candidatos inhabilitados pudieran presentarse.

Las dos partes llegaron a un acuerdo a finales de septiembre, cuando Jorge Rodríguez hizo una parada en Doha de camino a una conferencia parlamentaria en Rusia. Aún se desconocen los detalles exactos del acuerdo, pero cada parte ha ido otorgando gradualmente algunas concesiones.

En cuestión de horas y sin ningún anuncio oficial, Venezuela liberó discretamente a unos ocho militares considerados presos políticos. Hasta ahora no se había informado de sus liberaciones. Pocos días después, Estados Unidos dijo que reanudaría las repatriaciones directas de venezolanos que cruzaran ilegalmente su frontera y no establecieran una base legal para quedarse.

En ese momento, llegó el momento de sentar formalmente a la oposición venezolana a la mesa. Los representantes de la oposición, que estaban ansiosos por ser dejados de lado por Estados Unidos, finalmente aceptaron apoyar el acuerdo para no ser dejados de lado por completo.

Así pues, se reanudaron las conversaciones mediadas por Noruega, pero el gobierno de Maduro dijo que esta vez no volverían a México porque no se habían cumplido los términos de un acuerdo humanitario alcanzado allí en noviembre de 2022.

Ese acuerdo tenía como objetivo transferir unos 3.000 millones de dólares de fondos venezolanos congelados al extranjero a un fondo fiduciario administrado por la ONU, para financiar los deficientes servicios públicos y los sistemas de salud y educación del país. Pero el dinero no se ha entregado al gobierno de Venezuela debido a obstáculos burocráticos y a la falta de fondos.

Tras considerar varios lugares, entre ellos Europa, se decidieron por Barbados, a sólo hora y media de vuelo.

A principios de octubre comenzaron en Caracas días de intenso trabajo. Los representantes de las partes celebraron hasta dos reuniones diarias, que solían prolongarse hasta altas horas de la noche.

Todo estaba previsto para antes de las primarias de la oposición del 22 de octubre, que se esperaba que ganara -y finalmente ganó- la exlegisladora Machado.

Maduro ratificó su inhabilitación en junio, acusándola de estar vinculada a varias “tramas de corrupción” y de cumplir el bloqueo económico y las sanciones contra Venezuela.

Algunos actores de ambos lados del espectro político temían que si no cerraban las conversaciones antes de su posible victoria, ella aprovecharía su victoria para tomar el control del proceso de negociación. Machado ya había criticado abiertamente y se había distanciado de la oposición reconocida por Estados Unidos.

En la sombra

Las negociaciones de Barbados se prolongaron hasta el último minuto.

Los funcionarios estadounidenses no pudieron garantizar que las sanciones se levantarían el mismo día de la firma del acuerdo, como se había prometido en un principio. Así que el gobierno de Maduro dijo que tampoco liberaría a un grupo de presos políticos ese mismo día.

El gobierno venezolano también tenía otro punto de fricción: la presencia de Lester Toledo, miembro de la delegación de la oposición, en la ceremonia de firma. Toledo es un estrecho aliado de Leopoldo López, que escapó de la cárcel bajo el mandato de Maduro, y es el fundador del partido político de Guaidó. Esto retrasó el proceso durante horas, y Toledo fue finalmente excluido del acto.

Caiga Quien Caiga: Vale señalar lo dicho por Gerardo Blyde sobre este hecho:

(Tomado de Efecto Cocuyo) Este 19 de octubre, haciendo uso de sus redes sociales, Blyde desmintió a Maduro y explicó a la opinión pública que quienes se negaban a firmar el acuerdo si lo hacía Lester Toledo eran los representantes de Maduro, que, según dijo, priorizaron sus personales posiciones a los intereses del pueblo venezolano.

Las partes firmaron el acuerdo a las 4:00 p.m. ET, pero con poca fanfarria. La ceremonia se vio eclipsada por la victoria de la Vinotinto venezolana de fútbol contra la selección de Chile para la clasificación de la Copa Mundial de la FIFA 2026.

Al día siguiente, Estados Unidos suspendió las sanciones a la producción venezolana de petróleo, gas y oro y levantó algunas restricciones al comercio de bonos.

A continuación, Maduro liberó a los cinco primeros presos políticos, entre ellos el exlegislador Juan Requesens y el periodista Roland Carreño. Todavía hay planes para liberar a 20 más.

“Hasta ahora parece que hay una comunicación constante entre la Plataforma Unitaria y la Administración Biden”, dijo Ramsey. “Pero es importante asegurarse de que el régimen de Venezuela tenga una idea clara de lo que se compromete a hacer y que esto sea reforzado tanto por la Casa Blanca como por la oposición venezolana”.

https://www.bloomberglinea.com/

Comment here