CaigaQuienCaiga.net

Opinión

Er Conde va desnudo Por el Soc. Ender Arenas Barrios

Hay una frase en la novela de Juan Gabriel Vásquez, “El ruido de las cosas al caer”, que bien pudieran dar cuenta del Benjamín Rausseo de estos meses pre primarias: “Este hombre no ha sido siempre este hombre. Este hombre era otro hombre antes”

 Y, en efecto, parece estar lejos de ser el actor de “stand up comedy” que hacía rutinas “humorísticas” basadas en un vocabulario lleno de insolencias, frases escatológicas, que pasaban como “el habla popular del venezolano” y tenían como protagonistas centrales de sus monólogos a su padre, madre, hermanas, esposa y él mismo. Supongo que las escenas construidas hayan sido puras invenciones, pero eso no viene al caso.

La cuestión es que ese cómico que hizo de la “grosería” su pasaporte a la fama nacional e internacional, lo cual, dada la calidad del lenguaje usado en los mismos habla tan mal del artista como de los asistentes a su espectáculo con el perdón de los miles de asistentes a sus shows. Pues bien, ahora, se nos presenta como el depositario de múltiples atributos que, según él, lo califican como candidato a la presidencia de la república. Así se describe él mismo: “empresario, abogado con maestría y doctorado, profesor, político, productor, comediante, actor, musico, etc. etc. etc.”

Sin embargo, tales atributos, que acompaña con títulos de magister y doctorados, no le dan conocimientos y autoridad y, por supuesto, capacidad para presidir un país como el nuestro en el cual tanto Chávez como Maduro diseñaron, con una enorme e inesperada eficacia, un retraso.

Además, es bueno decirlo, por Miraflores han pasado personajes que han sido abogados, doctores, políticos, etc., inclusive hemos tenido uno que reunió los mismos atributos que Rausseo (incluyendo el de actor de stand up comedy) que sedujo al país con su histrionismo y, lejos de resolver los problemas que los doctores, políticos y abogados que le antecedieron no pudieron resolver, y que al contrario, los profundizó, creando otros más graves, terminó arruinado al país y a sus habitantes.

Claro, si comparamos a Benjamín Rausseo con Nicolas Maduro, el hándicap favorece al primero, pues, el único título que ostenta Maduro es el de la licencia de cuarta para manejar autobús.

Se ha querido presentar a Rausseo como un político lleno de autenticidad, de originalidad y de privilegiar los problemas cotidianos de la gente, cuestión que nos parece conocida como si fuera un deja-vu.

Pero, ¿Qué es un político autentico? Según Sofía Britenstein, citada por Víctor Lafuente en El País de España, que “…. político autentico es aquel que: 1) sabemos que piensa de los temas; 2) no teme decirlo en voz alta; 3) no cambia su opinión por conseguir votos; 4) habla desde la convicción; 5) es honesto y 6) actúa igual en privado que en público.

En este sentido por lo menos, en los dos primeros ítems, Rausseo queda en evidencia cuando le responde a un entrevistador del canal en línea VPI, que le pregunta si hay Democracia en Cuba, y, él con cara y gestos, no de Benjamín Rausseo, sino, con cara de “Er Conde del Guácharo”: “No sé, yo no vivo allá”

Comment here