#NoticiaCuriosidadesUfo-Ovni

¿Era el rey maya Pakal un alienígena del planeta Nibiru?

Uno de los descubrimientos más importantes relacionados con la antigua civilización maya es el misterioso astronauta maya grabado en la tapa de un sarcófago encontrado en la tumba de «Pakal el Grande» en la antigua ciudad maya de Palenque, situada en la Sierra Madre de Chiapas, México.

La misteriosa figura pintada en la tapa es el rey Pascal, cuya tumba se encontró en el «Templo de las Inscripciones» en 1952.

La misteriosa tumba del rey maya Pakal atrajo el interés de los teóricos del astronauta ancestral, como Zachariah y Erich von Daniken, que sugirieron que la tapa tallada del sarcófago encontrado en su tumba representa a un antiguo astronauta.

En la tapa, al igual que en su tumba, el Pakal se encuentra en un espacio intermedio rodeado de dibujos y símbolos que recorren los bordes de la tapa y que representan importantes componentes de la cosmología maya. Sólo tenía 12 años cuando subió al trono de Palenque en el año 615 d.C., y gobernó con éxito hasta su muerte a los 80 años.

Se cree que fue el séptimo gobernante a tan temprana edad. Construyó esta ciudad maya de tamaño modesto y la convirtió en un lugar urbano avanzado en Mesoamérica. Según los principales historiadores, el sarcófago narra la muerte del rey Pakal y su descenso al inframundo.

Como alternativa, Erich von Däniken, en su libro «Chariots of the Gods» (Carros de los Dioses), señaló que el gobernante es representado sentado dentro de una especie de nave espacial.

Sugirió que Palenque es uno de los lugares antiguos que insinúan una presencia alienígena en la Tierra. Basándose en sus observaciones, los teóricos de los antiguos astronautas afirmaron que el rey Pakal podría haber formado parte de una raza de antiguos astronautas alienígenas que construyeron una civilización en la Tierra.

Tumba del rey Pakal

Pakal el Grande fue enterrado en el Templo de las Inscripciones, y el sarcófago en el que se encontraba su cuerpo estaba rodeado por una cripta de 9 metros de largo, con techos de 7 metros de altura. En 1949, el arqueólogo mexicano Alberto Rus Luillier penetró en ella.

Descubrió numerosos esqueletos de víctimas sacrificadas durante el entierro de Pakal el Grande. Luego visitó la cripta, que, según él, «parece estar excavada en el hielo».

Se trata de una especie de cueva, cuyas paredes y techo son tan lisos que parecen estar pulidos. También se asemeja a una capilla abandonada, cuya cúpula está cubierta de estalactitas, y las estalagmitas surgen del suelo, gruesas como gotas de cera de una vela.

Una de las cosas más sorprendentes que atrajo la atención de los arqueólogos fue una máscara de mosaico de jade y obsidiana que cubría el rostro del difunto.

Sin embargo, el mayor misterio de la tumba de Pakal era la talla de la tapa de su sarcófago, una piedra que pesaba entre 5 y 20 toneladas. Un hombre vestido según las costumbres mayas aparece sentado dentro de un extraño vehículo, y muchos afirman que se trata de una nave espacial.

Otra rareza del rey Pakal es su larga nariz. Su aspecto era incluso diferente al de la gente corriente: una nariz alta le atravesaba la frente y tenía un rostro estrecho con ojos grandes.

Si nos fijamos en otras figuras antiguas, Pakal no es la única persona con la raíz de la nariz elevada, este rasgo también se podía ver en antiguas figurillas excavadas en la isla de Jaina, un antiguo cementerio maya con unas 20.000 tumbas.

Es posible que las narices largas que sobresalen de la frente estén en el ADN de los pueblos antiguos o que pertenezcan a otra raza humana. Además, las civilizaciones antiguas con cráneos alargados, raíces de la nariz elevadas, dientes inusuales, etc. podrían pertenecer a la raza humana con un ADN diferente. Pero la pregunta es: ¿cuándo cambió el ADN de forma tan drástica?

Hoy en día, los arqueólogos refutan la tesis sobre el antiguo astronauta maya, señalando que la talla de la tapa del sarcófago de Pacal el Grande es sólo una imagen del más allá: todos los elementos simbólicos están presentes aquí, fácilmente reconocibles en las imágenes que ilustran el viaje del alma del difunto al mundo de los muertos.

A pesar de los desmentidos oficiales, muchos siguen creyendo que esta extraña figura vestida de guerrero maya es un extraterrestre que los habitantes de Palenque encontraron y que inmortalizaron en una piedra hace 2.000 años.

En su libro «Los reinos perdidos», Zecharia Sitchin demuestra que existen similitudes entre los ritos funerarios de los faraones en las tumbas del antiguo Egipto y los observados en la tumba del rey Pakal.

Los científicos también reconocen que es imposible evitar una comparación implícita entre la tumba de Pakal y las criptas de los faraones egipcios, especialmente los símbolos de las escenas funerarias que representan un viaje al más allá.

Estas conexiones, que surgieron como resultado de aplicar la hipótesis de los antiguos astronautas a la tumba del rey Pakal y a la historia de la civilización maya en general, sugieren que el rey Pakal podría pertenecer a los Anunnaki, que trajeron la civilización a la Tierra.

Teniendo en cuenta las tablillas sumerias sobre la lista de reyes, en el momento de la muerte de Pakal, la gran mayoría de los Anunnaki ya habían abandonado la Tierra. ¿Es posible que Pakalm fuera uno de los Anunnaki que se quedó, y su sarcófago representó su regreso al planeta natal de los Anunnaki, Nibiru?

Y no olvides seguirnos en No olvides seguirnos en Facebook como Misterios del Mundo y el Universo 

Para seguir disfrutando de los misterios del mundo y el universo contamos con tu donación al PayPal solo dándole click a la imagen que tienes en la parte de abajo

Tu donación es muy Importarte, Muchas Gracias

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: