#NoticiaInternacionales

Gasta más de lo que produce: EVTV Miami se desmorona entre una nómina faraónica y el desvanecimiento del respaldo al interinato

Vendiendo teléfonos, en un mundo que colapsa, un desconocido empresario no puede, por más que quiera figurar un canal.

No tiene publicidad. Ni ingresos. Solo perdidas.

El narcisismo de algunos individuos se ve reflejado en su agrado por llamar la atención, ya sea para bien o para mal, no importando cuán malo es aquello que pudiera decirse de éstos. Probablemente es una máxima que encaje muy bien con la personalidad de Carlos Méndez, CEO del canal de televisión EVTV Miami, que desde hace tiempo despierta sospechas de haberse convertido en una «lavadora», con pérdidas de millones de dólares.

El canal se ha levantado desde 2019 sobre los hombros de los fondos a los que el interinato venezolano le ha puesto la mano en Estados Unidos, que han servido como su principal fuente de financiamiento, convirtiéndose así en uno de sus nortes.

Pero después de verse disminuido el alcance político de Juan Guaidó, tras perder respaldo internacional y popularidad entre la oposición venezolana, en la misma medida se ha visto disminuido el canal, perdiendo parte del caudal de fondos que meses antes fluían con mayor regularidad.

A muchos les resulta difícil de creer que un comerciante, como Méndez, tan solo dedicado a la venta de teléfonos, tenga la capacidad económica para darse el lujo de contar con un staff, que entre otras figuras, incluye a la periodista Carla Angola, quien maneja muy bien, aunque con informalidad, el cabildeo político.

El narcisismo de algunos individuos se ve reflejado en su agrado por llamar la atención, ya sea para bien o para mal, no importando cuán malo es aquello que pudiera decirse de éstos. Probablemente es una máxima que encaje muy bien con la personalidad de Carlos Méndez, CEO del canal de televisión EVTV Miami, que desde hace tiempo despierta sospechas de haberse convertido en una «lavadora», con pérdidas de millones de dólares.

El canal se ha levantado desde 2019 sobre los hombros de los fondos a los que el interinato venezolano le ha puesto la mano en Estados Unidos, que han servido como su principal fuente de financiamiento, convirtiéndose así en uno de sus nortes.

Pero después de verse disminuido el alcance político de Juan Guaidó, tras perder respaldo internacional y popularidad entre la oposición venezolana, en la misma medida se ha visto disminuido el canal, perdiendo parte del caudal de fondos que meses antes fluían con mayor regularidad.

A muchos les resulta difícil de creer que un comerciante, como Méndez, tan solo dedicado a la venta de teléfonos, tenga la capacidad económica para darse el lujo de contar con un staff, que entre otras figuras, incluye a la periodista Carla Angola, quien maneja muy bien, aunque con informalidad, el cabildeo político.

Por irónico que parezca, mientras que por un lado hay una nómina faraónica, por el otro abundan del mismo personaje las deudas inmobiliarias y de arrendamiento, deudas con proveedores y con algunos profesionales.

Más allá de todo, la pregunta que muchos se siguen haciendo es si parte de las inversiones realizadas en el canal han salido del apoyo brindado por la USAID, pues la venta de publicidad del canal se ha ido en picada, en la misma medida en la que ha perdido clientes.

Tampoco favorecen mucho la baja sintonía, la mala programación y la difusión de fake news, que los cada vez más escasos televidentes vienen notando desde hace tiempo. La programación sigue albergando todavía a su poca audiencia las esperanzas de la «tierra prometida» por el interinato a sus seguidores, esperanzas que nunca se ven concretadas.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: