Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#NoticiaInternacionales

HAY OTROS estadounidenses presos en Venezuela: Analistas aseguran que viene el CANJE POR ALEX SAAB

Al menos otros cuatro estadounidenses permanecen detenidos en Venezuela, incluidos dos exboinas verdes, Luke Denman y Airan Berry, involucrados en un intento improvisado de derrocar a Maduro en 2019. Los otros dos son Jerrel Kenemore y Eyvin Hernández, publicó AP News.

De acuerdo a las informaciones, Luke Denman y Airan Berry fueron identificados como empleados de la contratista militar Silvercop. Se les condenó a 20 años de prisión en Venezuela tras ser acusados de participar en una incursión ilegal en costas venezolanas, reseñó AP.

«Admitieron haber cometido delitos de conspiración, asociación, tráfico ilícito de armas de guerra y terrorismo, tipificados en el Código Penal, por lo que fueron condenados a la pena de prisión de 20 años», escribió Tarek William Saab.

Por su parte, Eyvin Hernández, abogado estadounidense, fue detenido el 31 de marzo de 2022 en la frontera entre Colombia y Venezuela, hacia la zona del estado Táchira. Se le acusa de haber ingresado de forma irregular al país.

Cuatro estadounidenses permanecen detenidos

Su familia dice que viajó desde la ciudad de Medellín al Puente Internacional Simón Bolívar junto con una amiga venezolana que necesitaba que le sellaran su pasaporte. Una vez allí cayeron en manos de una banda irregular y fueron llevados a territorio venezolano donde fue detenido por las autoridades.

Mientras que Jerrel Kenemore, es programador informático que tenía un año viviendo en Colombia con una mujer de nacionalidad venezolana. Fue detenido funcionarios migratorios en territorio venezolano.

Las autoridades aseguran que el estadounidense y su pareja ingresaron por vías irregulares al país, acompañados de un capitán de la armada, y que llevaban consigo tres computadoras.

A cambio de la liberación de Alex Saab, un empresario allegado al gobierno, y los sobrinos de la esposa de Maduro, el mandatario venezolano se mostró dispuesto a excarcelar a todos los estadounidenses, dijo a la AP un funcionario de Estados Unidos enterado de las comunicaciones.

ALEX SAAB, en la lista al bate por su libertad

Al final, Saab, al que Venezuela considera un diplomático y los fiscales de Estados Unidos catalogan como un facilitador de un régimen corrupto, jamás fue incluido seriamente en las negociaciones, según el funcionario estadounidense, que insistió en mantener el anonimato al discutir las negociaciones.

A diferencia de los sobrinos, arrestados en una operación encubierta y que estaban casi a la mitad de sus condenas de 18 años, Saab se opuso firmemente a su extradición hacia Estados Unidos desde Cabo Verde, donde fue detenido en 2020 durante una escala en un viaje a Irán.

Saab aguarda juicio en una corte federal en Miami acusado de desviar millones de dólares en contratos estatales.

Sin embargo, se desconoce si el canje de presos contribuirá a un mayor deshielo de las relaciones.

El gobierno de Biden se ha abstenido de asumir un mayor compromiso con Maduro, en especial en el estado de Florida, donde los electores latinos de familias que huyeron de los regímenes autoritarios en Cuba y Venezuela tienen un gran peso electoral.

Biden consolida precedente peligroso para estadounidenses

“Otra conciliación de Biden que resultará en que más dictadores anti-Estados Unidos tomen como rehenes a más estadounidenses inocentes en el futuro”, dijo el senador Marco Rubio, republicano de Florida, en un Twitter sobre el canje efectuado el sábado.

Aunque Estados Unidos ha concertado acuerdos similares en los últimos seis meses con Rusia, y en fechas más recientes con el Talibán, altos funcionarios del gobierno de Biden minimizaron cualquier insinuación de que estaba cediendo ante secuestradores, y señaló que esos canjes continúan siendo “extraordinariamente inusuales”.

El funcionario, que solicito el anonimato a los reporteros en conformidad con las normas del gobierno, también mencionó una orden ejecutiva de este verano para castigar aún más a los países que encarcelen a estadounidenses sin justificación alguna.

Por su parte, muchos partidarios de Maduro mantienen la desconfianza hacia lo que describen como el “Imperio” estadounidense y recordaron la decisión del gobierno de Trump de sancionar a un gobernador venezolano que había negociado la libertad de otro estadounidense, Joshua Holt, en 2018.

Sin embargo, algunos analistas venezolanos dicen confiar en que esta vez será diferente.

Evaluación del canje hecho

La visita que Juan Gonzalez, el principal asesor del Consejo de Seguridad Nacional sobre América Latina, hizo en marzo a Caracas fue en sí un notable gesto hacia un gobernante al que Estados Unidos considera ilegítimo y al que ha imputado cargos de narcoterrorismo.

El gobierno de Biden también se ha comprometido a revisar las sanciones si Maduro propicia un avance en las conversaciones con la oposición realizadas en México a fin de crear condiciones más justas para los comicios presidenciales de 2024.

“El presidente Biden hizo lo correcto”, dijo Caleb McCarry, exasesor republicano que se reunió en fecha reciente con Maduro en un intento para liberar a los estadounidenses y mejorar las relaciones bilaterales.

“Esto es diplomacia seria y puede contribuir a la reanudación de las negociaciones en México. Es una victoria para las familias, para el pueblo estadounidense y para el pueblo venezolano”.

Goodman informó desde Miami para Los Ángeles Times

Otros analistas incluso estiman que el próximo liberado por EEUU podría ser Alex Saab

Analistas políticos consultados coinciden en que es necesario esperar el desarrollo de los acontecimientos, pero ven a la oposición “debilitada” en su posición de cara a un eventual proceso de diálogo, mientras el gobierno tiene un canal directo con EEUU como ha evidenciado el canje de prisioneros.

El gobierno venezolano resulta “fortalecido” y la oposición “debilitada” ante un eventual proceso de diálogo, dijeron expertos consultados, un día después de que se concretara un intercambio de prisioneros con Estados Unidos que condujo a la liberación de siete ciudadanos estadounidenses “injustamente” encarcelados en Venezuela y de dos sobrinos de la esposa del presidente Nicolás Maduro, detenidos en EEUU por delitos de narcotráfico.

La medida ha alegrado a las familias y la oposición venezolana ha recibido con beneplácito que estén de vuelta a sus hogares, sin embargo algunos se han desmarcado de la decisión «soberana» de EEUU de pactar con Maduro.

José Vicente Carrasquero, politólogo y consultor en Opinión Pública y Campañas Electorales en América Latina basado en Keiser University en Florida, dijo a la Voz de América que considera que se trata de una situación que genera controversia debido a que, por un lado, se encuentra la alegría de los sectores familiares y por el otro subyace un entramado “delicado”, donde queda en evidencia que “un Estado puede someter a otro” por la vía de “comportamientos indebidos”.

“Para la justicia y el modo de hacer justicia esta es una mala noticia” y, sin precisar su nombre, sugiere que más adelante pudiese darse el caso de que se intercambie por otro grupo de personas al empresario colombiano, Alex Saab, a quien el gobierno de Maduro reconoce como diplomático y es procesado en EEUU por conspiración para blanquear capitales.

A juicio de Carrasquero se “pierde la verticalidad de la justicia por transar con gobiernos que no respetan el estado de Derecho y los DDHH”.

“De primera me parece que el gobierno de Maduro sale fortalecido de esto porque impuso su ley. Básicamente lo que están diciendo es que no importa que cometas atropellos, al final te puedes salir con la tuya”, manifiesta el experto en estrategia política.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo a reporteros el sábado, tras las liberaciones, que el caso de Saab está en manos de la justicia estadounidense. Al ser consultado acerca de si se podría esperar también la liberación de Saab, dijo: «Está en juicio, por lo que lo derivarían [la pregunta] al Departamento de Justicia».

¿Qué podría ocurrir en adelante?

El politólogo y periodista con estudios en American University en Washington, José De Bastos, considera que la acción del sábado evidencia que la política de EEUU hacia Venezuela “está cambiando” y estima que, desde ahora, se podrían ver nuevas maneras de “lidiar” con el gobierno venezolano.

“Lo que veremos, supongo yo, son más gestos en ese sentido. Obviamente si ambos lados siguen acordando, este cambio de política con relación a la de [el expresidente Donald] Trump ha tomado tiempo, ningún lado quiere ceder mucho”, afirma.

Aunque destaca que no se ha evidenciado un levantamiento masivo de sanciones por parte de EEUU y tampoco un cambio significativo por parte del gobierno de Maduro, De Bastos opina que detrás del acuerdo se han registrado diversas conversaciones y encuentros, algunos de conocimiento público.

El politólogo considera que, en el marco de la nueva política de EEUU, podrían continuar negociaciones desde el punto de vista energético.

Lea la nota íntegra en VOA

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: