OpiniónRegiones

La Consulta Popular: Un mensaje a la Comunidad Internacional, Por José Toro Hardy



Entre el 6 y el 12 de diciembre tendrá lugar la Consulta Popular convocada por la Asamblea Nacional. Tal Consulta es perfectamente Constitucional porque como lo establece el Art. 5 de nuestra Carta Magna: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley”.

Se trata de consultar al pueblo conforme a los mecanismos previstos en el Art 70 de la misma Constitución, que estipula que la Consulta Popular es un mecanismos de “participación y protagonismo del pueblo en el ejercicio de su soberanía”. La decisión del pueblo, en el ejercicio de su soberanía, es vinculante.

Existen sólidos argumentos, muchas veces expuestos, de por qué debemos participar en la Consulta. Queremos en esta oportunidad insistir en uno solo. Como todos sabemos, EEUU está saliendo de una disputada elección presidencial. Se han presentado objeciones a los resultados, pero pareciera mantenerse la diferencia de 306 votos contra 230 electorales. Por ahora los tribunales y el recuento favorecen a Biden.



En todo caso con respecto a Venezuela existe una sólida posición bipartidista en favor del restablecimiento de la democracia. Ahora bien, a no dudarlo puede haber una diferencia de tácticas y de acento con respecto a la forma de abordar el problema.

El apoyo de los EEUU, al igual que el del resto de la comunidad internacional, es vital para el logro de una salida en Venezuela y enviará un claro mensaje a los partidarios del régimen. Un apoyo decidido a una salida, crearía fracturas internas en el régimen.

Nuevos elementos pueden contribuir a esa fractura. La declaración de la saliente fiscal de la Corte Penal Internacional -Fatou Bensouda- de que las acusaciones presentadas contra las autoridades venezolanas por parte de seis presidentes latinoamericanos caen dentro de la jurisdicción de la Corte de la Haya, representa una espada de Damocles a la que muchos no querrán exponer su cuello. Es bien sabido que la fiscal, que ahora entrega el cargo, representó un obstáculo para el avance de esas investigaciones.

En todo caso y, a no dudarlo, el régimen intentará presentar resultados abultados en las elecciones parlamentarias que ha convocado para el 6 de diciembre, a fin de construir una imagen ficticia de un supuesto apoyo popular. Eso es lo que Maduro quiere presentarle tanto a quien resulte ganador en los EEUU como a la Unión Europea. Si llegase a alcanzar una participación importante de votantes, a favor o en contra, intentaría argumentar ante la comunidad internacional que los venezolanos siguen confiando en los resultados que arrojen las elecciones parlamentarias.

La Consulta Popular es el antídoto contra ese veneno. Una consulta que será verificada por la OEA y por muchos otros países con representación diplomática en Venezuela, servirá no sólo para que el soberano manifieste su opinión con respecto a las preguntas, sino también para contraponer sus verdaderos resultados frente a las cifras que el régimen ofrecerá.



Es importante la posición que asuma un nuevo gobierno en los EEUU. Por ahora se sabe que Biden ha propuesto como Secretario de Estado a Antony Blinken, defensor del multilateralismo. Participó como número dos de ese Departamento en el diseño de las sanciones que EEUU la aplicó a Rusia a raíz de la invasión de la Península de Crimea y ha sido partidario de acoger a los refugiados. De ser ratificado por el Senado, cabe esperar que el tema de los DDHH adquiera mayor importancia, lo cual podría tener relevancia a la hora de fijar una posición frente a Venezuela. Además, apoyó las sanciones que se le aplicaron al régimen de Maduro.

Se percibe en algunos sectores de la población venezolana una suerte de desesperanza hábilmente alimentada por el régimen. Por en contrario, las circunstancias planteadas pudieran más bien constituir un punto de quiebre del régimen para que se produzca un cambio. No es momento de desaliento ni abatimiento, por el contrario es una ocasión para aprovechar las oportunidades que se nos presentan. La Consulta Popular es fundamental en esta lucha que se está librando para recuperar la democracia en Venezuela.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: