#Noticia

¿La Desigualdad Social es un Problema o Una Oportunidad? por José Jauregui

El ser humano es un ser desigual y egoísta por naturaleza, con una capacidad innata de producir y crear, donde -durante ese proceso- siempre buscará su propio beneficio e indirectamente el del resto de la sociedad. Por lo tanto, suponer que todos seríamos mejores y viviríamos en un mundo mejor si no existiera la desigualdad, ¿será verdad o mentira?

La desigualdad se puede dar de diferentes maneras

Económicas, mentales o físicas, donde la más castigada siempre será la económica, pero esta deriva de las otras dos. Porque una persona que posea una alta autoestima, cree en sí misma y sobre todo piense que su bienestar está primero que el sacrificio por los demás, tendrá claro que la única manera para mejorar su posición y satisfacer sus necesidades materiales y espirituales, será a través del trabajo y el esfuerzo.

Pero muchos de los que no han logrado ese nivel de satisfacción, culpan a quienes tuvieron éxito, llegando a decir que si no fuera por ellos “él o ella sería igual de exitoso y rico”. Sobre esa base, reclama a la sociedad una parte de la riqueza que el exitoso ha creado, para ser repartida entre los demás que “no pudieron tener la oportunidad porque les fue arrebatada por ese exitoso personaje que llamaremos capitalista”.

Reclaman que es la desigualdad la culpable de todas las desgracias que hoy en día viven muchas personas, confundiéndola y mezclándola con la pobreza para, de esta forma, llamar la atención y ganar adeptos que tienen ese mismo sentimiento infundado entre la ignorancia y el resentimiento del cual el único culpable es él mismo, por no ser responsable de sus acciones y pensar en el corto plazo.

La propaganda actual culpa a pocos por tener altas riquezas, dicen: “No es posible que un 5% de la población mundial posea en 90% de la riqueza mundial, mientras el 95% solo posee el 10% de la riqueza restante”, pero estas declaraciones solo denotan una total desconexión e ignorancia sobre cómo se crea la riqueza y su función dentro del crecimiento y bienestar de todos los individuos. 

Solo resaltan una acumulación excesiva en dinero, pero sin hablar de la riqueza verdadera generada en factores de producción como el capital humano y el aumento de la producción real, cuando la verdad es que la riqueza monetaria es una catapulta para esos individuos con una mejor perspicacia e innovación empresarial que -dispuestos a satisfacer necesidades para la obtención de un beneficio propios- carecen de medios monetarios para emprender sus proyectos. Es aquí donde esos que hoy desprestigian por una gran acumulación, viene al rescate e impulso requerido para esos aventureros.

uraleza, con una capacidad innata de producir y crear, donde -durante ese proceso- siempre buscará su propio beneficio e indirectamente el del resto de la sociedad. Por lo tanto, suponer que todos seríamos mejores y viviríamos en un mundo mejor si no existiera la desigualdad, ¿será verdad o mentira?


La desigualdad se puede dar de diferentes maneras

Económicas, mentales o físicas, donde la más castigada siempre será la económica, pero esta deriva de las otras dos. Porque una persona que posea una alta autoestima, cree en sí misma y sobre todo piense que su bienestar está primero que el sacrificio por los demás, tendrá claro que la única manera para mejorar su posición y satisfacer sus necesidades materiales y espirituales, será a través del trabajo y el esfuerzo.

Pero muchos de los que no han logrado ese nivel de satisfacción, culpan a quienes tuvieron éxito, llegando a decir que si no fuera por ellos “él o ella sería igual de exitoso y rico”. Sobre esa base, reclama a la sociedad una parte de la riqueza que el exitoso ha creado, para ser repartida entre los demás que “no pudieron tener la oportunidad porque les fue arrebatada por ese exitoso personaje que llamaremos capitalista”.

Reclaman que es la desigualdad la culpable de todas las desgracias que hoy en día viven muchas personas, confundiéndola y mezclándola con la pobreza para, de esta forma, llamar la atención y ganar adeptos que tienen ese mismo sentimiento infundado entre la ignorancia y el resentimiento del cual el único culpable es él mismo, por no ser responsable de sus acciones y pensar en el corto plazo.

La propaganda actual culpa a pocos por tener altas riquezas, dicen: No es posible que un 5% de la población mundial posea en 90% de la riqueza mundial, mientras el 95% solo posee el 10% de la riqueza restante”, pero estas declaraciones solo denotan una total desconexión e ignorancia sobre cómo se crea la riqueza y su función dentro del crecimiento y bienestar de todos los individuos. 

Solo resaltan una acumulación excesiva en dinero, pero sin hablar de la riqueza verdadera generada en factores de producción como el capital humano y el aumento de la producción real, cuando la verdad es que la riqueza monetaria es una catapulta para esos individuos con una mejor perspicacia e innovación empresarial que -dispuestos a satisfacer necesidades para la obtención de un beneficio propios- carecen de medios monetarios para emprender sus proyectos. Es aquí donde esos que hoy desprestigian por una gran acumulación, viene al rescate e impulso requerido para esos aventureros.

José Jauregui
Venezolano, estudiante de Economía, creyente del liberalismo, las ideas de libertad y la Economía Austriaca. Soy responsable de mis acciones e ideas


Comment here

A %d blogueros les gusta esto: